Buscar
Usuario

Noticias

Ikea indemniza con 41 millones de euros a los padres de un niño que murió aplastado por una de sus cómodas

Jozef Dudek tenía solo dos años cuando murió aplastado por una cómoda de la conocida multinacional sueca.

Ikea indemniza con 41 millones de euros a los padres de un niño que murió aplastado por una de sus cómodas

Ikea ha llegado a un acuerdo con el que indemnizará con 46 millones de dólares (más de 41 millones de euros) a los padres de Jozef Dudek, que tenía solo dos años cuando murió asfixiado después de que le aplastara una cómoda.

Todo ocurrió en mayo de 2017, en Estados Unidos, cuando el niño se subió a uno de los cajones del modelo Malm y el mueble, que pesa alrededor de 32 kilogramos, venció por el peso del menor, que quedó aplastado y falleció.

Asimismo, la BBC también ha confirmado que ha sido el mayor acuerdo de muerte por negligencia infantil en toda la historia de Estados Unidos. Asimismo, han mostrado su solidaridad con la familia y han agradecido que se haya llegado a un acuerdo. "Seguimos comprometidos a trabajar para abordar este importante problema de seguridad en el hogar", añadió uno de los portavoces de Ikea.

Cómoda peligrosa

El pequeño murió a los dos años "El pequeño murió a los dos años"

Los padres del pequeño, por su parte, añadieron que contaron la historia para avisar a otras familias y alegaron que de los 46 millones de dólares que recibirían, donarían uno de ellos a grupos que trabajan para proteger a niños de productos peligrosos. "Lo echamos tanto de menos... Cumpliría cinco años este abril. Nunca pensamos que un niño de dos años pudiera hacer que un tocador de solo 30 pulgadas de alto se volcara y lo asfixiara. Más tarde nos enteramos de que esta cómoda era inestable por diseño y no cumplía con los estándares de seguridad, y que esto les había sucedido a otros niños pequeños", alegaron sus padres en The New York Times.

Y es que no es la primera vida que se llevan las cómodas Malm, ya que otros tres niños murieron por la misma causa: Camden Ellis, de dos años, Curren Collas, de otros dos y Ted McGee, de 23 meses. 

En 2017 retiraron millones de estas cómodas alrededor de América del Norte y advirtieron a los clientes de que usaran soportes de pared. En aquella ocasión Ikea acordó pagar 50 millones de dólares en un acuerdo combinado a las familias de los tres pequeños. 

Actualmente, dicha cómoda aun puede adquirirse todavía en España, aunque en el proceso de compra la página web indica que es peligrosa. "¡Atención! Riesgo de vuelco. Los muebles sin fijar pueden volcar. Este mueble se debe fijar a la pared con el dispositivo antivuelco que incluye, para evitar que vuelque".

Artículos recomendados

Comentarios