Buscar
Usuario

Economía

Huelga de tres días en Correos: trabajadores y sindicatos desafían a la empresa en medio de un clima de tensión

CCOO y UGT denuncian que Correos está al borde de la "quiebra técnica", con más de 500 millones de euros en pérdidas en estos últimos tres años.

Huelga de tres días en Correos: trabajadores y sindicatos desafían a la empresa en medio de un clima de tensión Huelga de tres días en Correos: trabajadores y sindicatos desafían a la empresa en medio de un clima de tensión

Apenas ha comenzado la huelga convocada en Correos y los sindicatos de Comisiones Obreras y UGT la han calificado de un "éxito rotundo". Y no es para menos, ya que se calcula que aproximadamente el 70% de los trabajadores de la empresa han decidido apoyar este parón de tres días. Tras cuatro años de lucha y negociaciones entre el presidente de Correos (y ex jefe del gabinete de Pedro Sánchez), Juan Manuel Serrano y los sindicatos, esto últimos consideran que ha "desmantelado la empresa" y denuncian "el fracaso" de la gestión del servicio postal público.

Está previsto que estas jornadas de protesta culminen con la manifestación de este miércoles convocada en la plaza de Callao, que desencadenará en un acto reivindicativo con la lectura de cuatro manifiestos de trabajadores de Correos sobre "las consecuencias que creen que este desmantelamiento está provocando en sus condiciones laborales". Correos registra actualmente 500 millones de euros en pérdidas, 400 millones de déficit estructural y prestamos por un montante de 1.000 millones de euros para el pago de nóminas.

Correos "al borde de la quiebra técnica"

Durante los últimos tres años, las huelgas en Correos se han sucedido una tras otra. Sin embargo, parece que esta será la guinda del pastel para un clima de tensión entre la dirección y sus trabajadores. "El amplio seguimiento de la huelga en el turno de noche ha provocado que se paralizaran o suspendieran casi en su totalidad las rutas del transporte del correo hacia los principales centros de distribución postal", han informado los sindicatos. Esta protesta está motivada por lo que consideran un "desguace del correo público, golpe de ventas de activos, recortes de plantilla y precariedad en el empleo".

CCOO y UGT consideran que la nueva dirección de Juan Manuel Serrano ha impulsado a Correos hacia el "desmantelamiento del servicio postal". Asimismo, acusan a la empresa de cometer "maniobras tramposas" para tratar de desmovilizar a los trabajadores entre las que mencionan la convocatoria de asambleas improvisadas por parte de los jefes de sector para vender el plan estratégico de la Dirección de Correos.

Y es que, mientras Correos se jacta de sus éxitos y capacidades de mejora, parece que los sindicatos no están tan de acuerdo. Es el caso, por ejemplo, de las nuevas conexiones con la España rural, la cual consideran que no se está llevando "la conexión y cohesión" necesarias, según afirman los sindicatos. En su mensaje de convocatoria a la huelga, ambos grupos sindicales acusan al presidente de Correos de una "caótica gestión e incapacidad manifiesta" y afirman que "fue nombrado a dedo por el PSOE hace tres años para ejecutar estas políticas".

Correos responde

Desde la empresa insisten en que la transición de la compañía de un negocio postal tradicional hacia nuevos negocios es una necesidad. Según han comunicado, el plan de Correos es convertirse en un operador logístico integral, capaz de prestar toda una gama de servicios físicos y digitales a sus clientes como hacen otros servicios postales internacionales como La Poste o DHL.

En relación a las acusaciones de los sindicatos sobre su disminución en la calidad, aseguran que ellos "garantizan la calidad del servicio postal" y rechazan que exista un plan para privatizarla o para destruir empleo. También han desmentido que se vaya a producir un trasvase de su actividad a su filial Correos Express y aseguran que no se está cerrando ninguna oficina o centro de distribución sino que, además, se está ampliando el servicio rural.

Cartel de protesta en una oficina de Correos Cartel de protesta en una oficina de Correos, imagen de sustitución
Cartel de protesta en una oficina de Correos Twitter

"Correos, como compañía pública, tiene la obligación de fortalecer su apertura a otros sectores y de diversificar su negocio. No se está realizando ningún proceso de despidos y sigue trabajando por el empleo estable y de calidad", comunican desde la empresa. La brecha entre la empresa y sus trabajadores parece cada vez mayor y, pese a las medidas tomadas hace quince días como una oferta pública de 7.757 plazas o la concesión de ocho días de asuntos propios, la huelga sigue convocada y parece que está siendo más apoyada que nunca.

Artículos recomendados

Comentarios