Buscar
Usuario

Economía

Huelga de Ryanair: lo que debes saber sobre tus derechos y cómo reclamar

Los viajeros afectados por los vuelos cancelados podrán reclamar la devolución de los billetes y una compensación económica máxima de 600 euros.

Huelga de Ryanair: lo que debes saber sobre tus derechos y cómo reclamar Huelga de Ryanair: lo que debes saber sobre tus derechos y cómo reclamar

Foto: Unsplash

A pocos días del inicio de las vacaciones de verano y su consiguiente operación salida, EasyJet y Ryanair han anunciado que podrían producirse cancelaciones en algunos de sus vuelos debido a diferentes huelgas del personal.

Las jornadas de huelga que han convocado los tripulantes de cabina de pasajeros (TCP) están agendadas para los días 24, 25, 26 y 30 de junio y 1 y 2 de julio, coincidiendo con la primera operación salida de verano. Serán jornadas de 24 horas que coinciden con otras a nivel europeo en Bélgica, Portugal, Francia e Italia.

En total serán 2.700 empleados los que pueden faltar a su puesto de trabajo, por lo que está previsto incidencia en muchos vuelos que ocasionarán problemas a los viajeros, aunque éstos podrán reclamar sus derechos en todo momento.

El Prat en Barcelona y Barajas en Madrid son los aeropuertos que más se verán afectados por el paro parcial convocado por USO y Scitpla, al concentrarse en ellos la mayor parte de la oferta prevista para esos días.

El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana recuerda que la low cost irlandesa es "la compañía que más pasajeros transporta en el mercado español, con una oferta que superó las 650 rutas desde España en 2021".

¿Qué debo hacer si me cancelan un vuelo?

Transportes señala que la compañía aérea debe entregar siempre un impreso con todos los derechos que asisten a los pasajeros. En dicho impreso deben estar explicados los derechos de atención, de reembolso o transporte alternativo y de compensación.

Derecho de atención

La aerolínea está obligada a atender a sus pasajeros mientras esperan un vuelo de vuelta o alternativo y debe garantizar comida y bebida suficiente, la posibilidad de hacer dos llamadas o acceso al correo electrónico, alojamiento en hotel si es necesario pernoctar y el transporte entre el aeropuerto y el lugar de alojamiento.

Si la compañía no cumple con estas obligaciones el pasajero deberá guardar las facturas de los gastos ocasionados para poder reclamarlos posteriormente.

Derecho de reembolso

Los pasajeros tienen derecho a elegir entre tres opciones: el reembolso del coste del billete dentro de los siete días posteriores, un transporte alternativo a su destino final lo más rápidamente posible o un transporte alternativo en una fecha posterior que más le convenga.

Para reclamar la devolución y compensación económica, se deberá rellenar la hoja de reclamaciones de la propia compañía o realizar un escrito a AENA en el que se deberá adjuntar la copia de los documentos pertinentes como billetes, número de localizador, justificantes, facturas...

Derecho de compensación

El derecho de compensación garantiza que al pasajero su derecho a ser indemnizado con una compensación económica que puede variar entre los 250 y los 600 euros.

En concreto, las compensaciones van de 250 euros para vuelos de hasta 1.500 kilómetros de distancia, 400 euros para vuelos intracomunitarios, de 1.500 a 3.000 kilómetros, hasta los 600 euros para el resto de trayectos.

El porqué de la huelga

Según informa Telecinco, fuentes afirman que "la compañía actúa de la misma manera dentro y fuera de España: sin aplicar la legislación laboral de cada país a sus tripulantes; sin ejecutar las sentencias judiciales; buscando a sindicatos sin representación que avalen unas condiciones precarias para sus tripulaciones, y empleando la coacción y el miedo en la gestión de su personal".

Además, los trabajadores siguen sin tener derecho a los 22 días laborables de vacaciones anuales ni a los 14 festivos nacionales y ni siquiera se les proporciona agua en los aviones.

La aerolínea irlandesa no tiene convenios colectivos en ningún otro país en el que opera y sólo acuerdos pequeños como por ejemplo en Bélgica, Portugal o Italia que, de todas formas, no se cumplen o son pactos "superficiales", de acuerdo con los sindicatos.

Artículos recomendados

Comentarios