'Gran Youtuber': La polémica llega a la tercera edición del 'reality show' de youtubers

'Gran Youtuber': La polémica llega a la tercera edición del 'reality show' de youtubers

Desde que se confirmara su tercera edición, las redes sociales han estallado. Detractores y defensores del formato han hecho trending topic el hashtag #GranYoutuber2016.

Tecnología Dany Blázquez Dany Blázquez 14 Julio 2016 09:27

Hace tan solo unos días se anunciaba la esperada llegada de la tercera edición de 'Gran Youtuber', el espacio de YouTube que 'parodia' al programa de televisión 'Gran Hermano'. Sus dos anteriores ediciones han gozado de una popularidad, aunque moderada, muy respetable. Sin embargo, la temporada que está por llegar promete convertirse en un antes y un después para los chicos y chicas que componen el proyecto.

El pasado 11 de julio se divulgó, a través del canal oficial del espacio, un vídeo que mostraba al grupo de concursantes que participarán en el programa. Y con el anuncio se desató una auténtica guerra en Twitter entre detractores y defensores convirtiendo el hashtag #GranYoutuber2016 en trending topic durante varias horas.

Aunque el nombre invita a imaginarlo, resulta necesario indagar un poco para conocer exactamente en qué consiste el concurso. El elemento común que comparte con el programa de televisión del que se deriva su nombre es muy básico: se trata de una convivencia entre varios jóvenes (este año serán 22). La particularidad del formato es que estos chicos y chicas son youtubers y que utilizarán esta convivencia como excusa para generar contenido divertido, ameno y blanco en YouTube.

No se trata de un reality show, puesto que la finalidad del espacio no es la de mostrar el desarrollo de las relaciones interpersonales entre los concursantes. Tampoco existen conflictos, discusiones, polémicas o relaciones de amor. No porque se omitan o porque no las haya (lo desconocemos), sino porque no es el objetivo principal del concurso.

'Gran Youtuber' no es exactamente un reality show "'Gran Youtuber' no es exactamente un reality show"

'Gran Youtuber' deriva de unas vacaciones entre amigos que comparten un mismo hobbie: subir vídeos en YouTube. Organizan un encuentro de diez días al que introducen ciertas particularidades para que la experiencia sea mucho más divertida. Y nos lo cuentan. Porque ese es su pasatiempo favorito y, en algunos casos, su forma de vida y su trabajo: generar contenido audiovisual con el objetivo de entretener a su audiencia.

El funcionamiento, al menos el de las pasadas ediciones, es muy sencillo. Aunque la convivencia real dura alrededor de diez días, el canal de YouTube ofrece contenido diario durante varias semanas consecutivas. El equipo de 'Gran YouTuber' dosifica las grabaciones de manera que un día completo de convivencia se emite dividido en tres días.

Los concursantes se nominan entre sí y el youtuber más votado sufre, al día siguiente, una inocente novatada cargada de mucho gamberrismo y humor. Para evitar este castigo, los habitantes de la casa (una casa de campo con piscina y situada en un lugar indeterminado de nuestro país) se juegan la inmunidad realizando diversos juegos al más puro estilo 'Supervivientes' versión low cost.

Además de generar continuo contenido para el canal oficial de 'Gran Youtuber', los participantes cuentan con una oportunidad de oro para grabar colaboraciones con sus compañeros. Una excusa perfecta para captar audiencia de otros canales y retroalimentarse mutuamente.

Entre los concursantes de este año se encuentran viejas glorias de pasadas ediciones así como caras nuevas y, a su vez, muy conocidas en YouTube. El grupo de 'los de siempre' lo conforman Chim (al que entrevistamos en Los Replicantes tras el éxito de su vídeo 'La generación perdida'), Dani Luján, Doble A, Jeiko Blu, Mr. Jungla y Yol, que se han encargado cada año de organizar la aventura. Por otro lado, las incorporaciones de 2015 que repiten experiencia este año son Albanta, María como las galletas, Nach y SrPavlog.

Zeus es el concursante más popular de esta nueva edición "Zeus es el concursante más popular de esta nueva edición"

Se ha logrado rescatar a Kevin Qué Bien y a Cande Crush de la primera edición (echamos de menos a Fizpireta y EMCEUS), mientras que entre las novedades se encuentran Alberto TM, Ángela Henche, Conis Beauty, Madame Tibisay, Pats, Paulara, Stone y Zeus. Este último cuenta con más de 160.000 suscriptores y su popularidad es innegable. Incluso su vida privada es comentada y cuestionada con pasión en las redes sociales.

Entre todos suman más de 664.000 seguidores (sí, he pasado un rato haciendo la suma). Así se comprende que el hashtag #GranYoutuber2016 se mantuviera varias horas en la lista de trending topics en España, por encima de temas como la corrupción del PP en Valencia (cosa que, por otro lado, ya poco nos sorprende).

Lo que no se esperaban los protagonistas de este formato es que youtubers de la talla de 8cho (casi 2 millones de suscriptores) o Jordi Wild (con más de 4,5 millones de suscriptores) encabezarían una guerra sin cuartel contra el espacio cuya tercera edición todavía no ha comenzado.

Las críticas recibidas se han centrado, mayoritariamente, en el traspaso de un formato como 'Gran Hermano' a YouTube, creyendo que 'Gran Youtuber' se trata de un reality con todos sus ingredientes. Unas críticas que no se entienden, pues el formato "reality show" lleva ya muchos años integrado en YouTube a base de lo que se conoce como 'daily', vídeos donde los youtubers muestran su día a día y a lo que dedican su tiempo libre. Una especie de reality de sus propias vidas con cámara en mano, a lo Samanta Villar en '21 días'.

Aquello de 'prostituir la vida privada' que, según bajo el prisma de quien mire, se entiende lícito. Parece que haya que dejar juzgar a esos youtubers que muestran cierta superioridad moral para desacreditar el contenido de sus otros colegas. Como si ellos no hicieran prácticamente lo mismo. Aunque, ¿no será mejor dejar que la audiencia elija libremente qué consumir?

Comentarios