Aquella vez que Godzilla jugó al baloncesto

Aquella vez que Godzilla jugó al baloncesto

Corría 1992, y Charles Barkley se enfrentó a Godzilla en un partido de baloncesto en Tokyo. ¿Cómo llegó a ocurrir algo así?

Televisión Miguel Ramos Fernández Miguel Ramos Fernández 31 Marzo 2016 18:31

Los 90 fueron una época tan extraña como divertida. Fue el momento en la que las secuelas directas a vídeo florecían en las estanterías de los videoclubs, la moda pasó por un momento en que las riñoneras eran aceptables y las compañías estaban dispuestos a hacer cientos de experimentos con sus marcas, desde sacar Sprin Go, "el primer refresco con una pizca de alcohol" hasta anunciar zapatillas Nike con un anuncio protagonizado por el mismísimo Godzilla. ¿En serio? ¿Cómo fue esto posible?

Cómo se hizo

Pillaron muy bien el espíritu de Godzilla "Pillaron muy bien el espíritu de Godzilla"

Volvamos atrás en el tiempo, a hace 24 años. En 1992, la agencia publicitaria Wieden & Kennedy, que llevaba una década de éxitos (entre otros, crearon el "Just do it" de Nike, basándose en las últimas palabras del asesino Gary Gilmore), decidió realizar un anuncio de Nike perfecto para la audiencia japonesa: Godzilla es retado a un partido de baloncesto por una estrella de la NBA. Una idea sencilla para una pieza de treinta segundos, pero difícil de llevar a cabo: Se tardaron ocho días en rodar estos treinta segundos, y cuatro semanas para que la edición quedara perfecta. ¿Estáis pensando que fue demasiado tiempo? Esperad a ver quién estuvo metido ahí dentro...

Y es que, para dar el mayor realismo posible a este anuncio, Wieden & Kennedy contactó ni más ni menos que con Industrial Light & Magic (ILM), los autores de los efectos visuales de películas como 'Terminator 2', 'Regreso al futuro', 'Indiana Jones' o la saga 'Star wars'. Aunque en 1992 la empresa ya coqueteaba con los personajes realizados por ordenador (hizo el T-1000 de 'Terminator 2' y reprodujo la piel humana en 'La muerte os sienta tan bien'), para este caso se decidió utilizar una técnica antigua y resultona: El suitmation.

Godzilla y Charles Barkley

Amigos para siempre "Amigos para siempre"

La técnica del suitmation, que aún se usa en las películas japonesas de Godzilla, consiste en que un actor, vestido con el traje del monstruo en cuestión, se mueve por un decorado hecho a medida para parecer más grande, y un marionetista dirige las partes a control remoto de su cara (para que os hagáis una idea, algo similar a lo que se hacía en la serie 'Dinosaurios'). Creado con látex y medido hasta el último detalle (por ejemplo, los dientes de Godzilla se mancharon un poco para hacer ver que estaban quemados del fuego que lanza), el traje de Godzilla fue creado de cero para el anuncio. Y, para las expresiones faciales, se construyeron ojos, boca y cejas a control remoto, accionadas por cuatro personas fuera de cámara, dando una imagen de modernidad sin dejar de lado el clasicismo de Godzilla. Ahora solo faltaba hacer pasar a la estrella del baloncesto que se enfrentara a él.

En 1992, una de las grandes estrellas del baloncesto era Charles Barkley: Acababa de ganar la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Barcelona junto a jugadores de la talla de Patrick Ewing, Michael Jordan, Scottie Pippen o Magic Johnson, y parecía ideal para el papel. Posteriormente, Barkley grabaría más anuncios para Nike e incluso sacaría una línea de zapatillas de deporte propias. Así pues, ya teníamos el enfrentamiento del siglo en un anuncio que ocuparía mes y medio de producción y se vería solo en Japón.

El lanzamiento

El cartel promocionando el anuncio. Todo un evento "El cartel promocionando el anuncio. Todo un evento"

Todo se intentó cuidar hasta el más mínimo detalle. Por ejemplo, el aliento de Godzilla fue dibujado a mano encima de los fotogramas, como en las películas, fotograma a fotograma, y el uso de la pantalla azul y el croma fue sorprendente para la época. De hecho, todo fue tan artesanal que algunas miniaturas de la ciudad, reutilizadas de la película 'Cazafantasmas', quedaron totalmente destrozadas después de que Godzilla cayera encima de ellas, y se tiraron a la basura. Era tan impresionante que, cuando la filial americana de Nike vio el anuncio, decidió no solo emitirlo en Estados Unidos, sino convertirlo en todo un evento.

El 9 de septiembre de 1992, en una pausa publicitaria de los Premios MTV, Nike estrenaría su anuncio... Y se convertiría en un éxito inmediato. ¿Y qué es lo que pudo ver la gente? A Godzilla tratando de destrozar Tokyo, y parando para enfrentarse  a un Charles Barkley gigante en un partido de baloncesto que, por supuesto, Barkley ganaba. Al final, el jugador le decía a Godzilla que "los Lakers están buscando a un tío grande". Todo esto planteaba muchas dudas a un espectador mínimamente curioso, así que decidieron dar el siguiente paso en la mercadotecnia: El cómic oficial del anuncio, publicado por Dark Horse en 1993, donde darían explicación a todas las dudas. Más o menos.

El cómic

Vamos a hacer como que lo que sale de la boca de Godzilla es un rayo "Vamos a hacer como que lo que sale de la boca de Godzilla es un rayo"

Mike Baron, guionista de cómic reconocido, que había realizado tebeos de Superman, Flash o Punisher, se enfrentaría en 1992 al mayor reto de su vida: Crear una trama con sentido de un anuncio como este. Baron no quedaría contento, lógicamente, con el resultado final y terminó firmando la trama (que no el guión) como "Alan Smithee", el pseudónimo utilizado por todos los autores que reniegan de sus obras (de hecho, fue el primero en utilizarlo en el mundo del cómic. Hasta 1995 no aparecería otro autor que renegara de su obra, en este caso D. G. Chichester y su 'Daredevil'). ¡Vamos a ver si es tan horrible como promete ser!

Nos situamos en la costa de California (porque, ya sabéis, ¿para qué ser fieles a un material original de 30 segundos?), donde un niño corre por la playa, deseoso de ver a Charles Barkley, que está ahí grabando un anuncio para televisión. Claro está, no puede acceder y su abuelo le promete que algún día será "un gran guerrero", como Barkley. Para ayudarle, le da un dólar de plata mágico que le ayudará con sus problemas (y sí, exacto, esta es la excusa argumental). Pero la felicidad dura poco: ¡Un marinero japonés está agonizando en la playa por culpa de que Godzilla ha roto su barco por la mitad... Y ahora se dirige a la costa!

Skreonk "Skreonk"

Dicho y hecho, con un timing perfecto, Godzilla aparece en la playa aterrorizando a todo el mundo. El niño está convencido de que puede utilizar el dólar de plata mágico para parar a Godzilla, por lo que roba un patinete y se dirige a hablar con el "mejor guerrero de la Tierra": Charles Barkley. Tras convencerle de que luche contra un monstruo gigante y asesino con dos frases ("¡Tienes que parar a Godzilla! Coge este dólar. Tienes que parar a Godzilla porque eres el mejor guerrero de la Tierra"), se ponen a jugar al baloncesto en una cancha, porque no es como si un horrible monstruo estuviera destrozando la ciudad, y, al contacto con el dólar, Charles se vuelve gigantesco.

Whoa! "Whoa!"

¿Y qué haces cuando eres gigantesco y tienes que enfrentarte a un monstruo igualmente gigantesco? Jugar un partido de baloncesto con él, claro. Y es que, como Barkley dice en el cómic, "Es un dato poco conocido, pero Godzilla es un fan del baloncesto". Y tan poco conocido, Charles. Al final ambos se enfrentan en una base aérea a las afueras, utilizando un radar gigante como canasta. Después de que, cómo no, Barkley gane, Godzilla funde la bola con su aliento y Charles le dice que, si sigue entrenando, puede llegar a intentar jugar con los Bulls o uno de esos equipos de segunda, obligándole a lanzar un millón de tiros a canasta y regalándole unas zapatillas Nike tamaño Godzilla que aparecen de absolutamente ningún sitio. Charles Barkley, ya de tamaño humano de nuevo (tampoco sabemos muy bien cómo), le devuelve su dólar al niño, que mete una canasta. Y fin.

Probablemente la mejor viñeta de la historia del cómic "Probablemente la mejor viñeta de la historia del cómic"

El epílogo

Quizá esto os sorprenda, pero el cómic ha pasado a la historia como una de las peores historias de Godzilla jamás contadas, y el anuncio es ahora una pieza que nos recuerda que los 90 fueron terriblemente raros. Al final, eso sí, todo tuvo un final feliz: Michael Owens, el director del anuncio, sigue trabajando como supervisor de efectos especiales en películas como 'El francotirador' o 'Gran torino' y Mike Baron dejó los cómics en 2004, cuando realizó 'Detonator', y desde 2012 escribe novelas. Godzilla ha protagonizado dos películas americanas (en 1998 y 2014) y diez japonesas; Charles Barkley, por su parte, se hizo famoso con su siguiente anuncio para Nike, en el que afirmaba que no era realmente un modelo de conducta, y en el 2000 se retiró del baloncesto para siempre, trabajando desde entonces como analista de la NBA.

Nunca ha luchado contra Godzilla.

Comentarios