Buscar
Usuario

Política

El Gobierno de Trump lleva a niños migrantes ante el juez sin sus padres y sin abogados

La política de "tolerancia cero" de Donald Trump está enfrentando a menores a procesos de inmigración en completo desamparo.

El Gobierno estadounidense de Donald Trump está despertando una gran polémica con todas las decisiones que está tomando respecto a los inmigrantes. Comenzó separando a los niños y a las niñas de sus padres y madres en el momento en el que estos cruzaban la frontera. Especialmente doloroso fue ver a los pequeños encerrados en jaulas, lo que provocó tal indignación a nivel internacional que Trump no tuvo más remedio que revocar esta ley. Pero eso no le ha impedido seguir tomando medidas que podrían considerarse igual de perjudiciales: está llevando a menores de edad a los juzgados, niños tan pequeños que ni siquiera saben qué es un abogado.

Esta es precisamente la última situación que vivió en su propia piel el juez de inmigraciónWilliam Snouffer, que cuando tiene ante sí a un niño migrante lo primero que le pregunta es "¿sabes lo que es un abogado?". Normalmente, la respuesta que obtiene de los niños, que suelen ser menores de cinco años, es "no sé" o "no". A fin de cuentas, estamos hablando de niños muy pequeños que se han visto separados de sus padres, que no saben qué deben responder ni dónde están, y que pueden tener incluso miedo. Estos niños no suelen tener abogados, y acaban declarando sin la presencia de uno. Además, al provenir la mayoría de ellos de centroamérica, zona hispanohablante, ni si quiera entienden el inglés.

2.000 niños separados de sus familias

Lindsay Toczylowski es la actual directora ejectuvia de Inmigrant Defender Law, y en una entrevista que a ha concedido al medio The Independent ha señalado que "hace poco, estábamos representando a un niño de tres años que había estado separado de los padres. Y el niño, en medio de la audiencia, comenzó a trepar a la mesa. Realmente es un ejemplo de lo absurdo de esto que estamos haciendo con los niños".

Según los datos oficiales del Gobierno, desde que comenzó esta nueva política de "tolerancia cero", casi dos mil niños han sido separados de sus familias. Toczylowsky ha señalado al respecto que "el padre puede ser el único que sabe por qué huyeron del país de origen, y el niño está en una posición desventajosa para defenderse". Por regla general, los migrantes suelen llegar de países como Guatemala, El Salvador y Honduras, tres de los países con las tasas de violencia callejera más alta del mundo. 

Artículos recomendados

Comentarios