Buscar
Usuario

Política

El Gobierno cambiará el nombre del Valle de los Caídos, que pasará a ser de Cuelgamuros

El cambio de nombre se produce el mismo día en que el Ejecutivo abre la puerta a juzgar los crímenes del franquismo por lesa humanidad.

El Gobierno cambiará el nombre del Valle de los Caídos, que pasará a ser de Cuelgamuros El Gobierno cambiará el nombre del Valle de los Caídos, que pasará a ser de Cuelgamuros

Foto: CordonPress

El Valle de los Caídos, en San Lorenzo de El Escorial, pasará a llamarse Valle de Cuelgamuros, según consta en una de las enmiendas pactadas por el PSOE y Unidas Podemos en la Ley de Memoria Democrática. Además, se insta a reubicar los restos del fundador de Falange Española, José Antonio Primo de Rivera, que ahora ocupan un lugar privilegiado en el interior del monumento.

El cambio de nombre tiene intención, según indica la enmienda, de convertir el espacio en un "lugar de memoria democrática" para dar a "conocer, a través de planes y mecanismos de investigación y difusión, las circunstancias de su construcción, el período histórico en el que se inserta y su significado, con el fin de fortalecer los valores constitucionales y democráticos".

En este lugar "solo podrán yacer los restos mortales de las personas fallecidas a consecuencia de la guerra, como lugar de reconocimiento, conmemoración, recuerdo y homenaje a las víctimas allí inhumadas", señala el texto. Además, explicita que se reubicará "cualquier resto mortal que ocupe un lugar preeminente en el recinto". La única persona con ese privilegio, actualmente, es José Antonio primo de Rivera.

El real decreto establecerá el nuevo marco jurídico que se aplicará al Valle de Cuelgamuros, "que determine la organización, funcionamiento y régimen patrimonial del enclave", dependiente de la Fundación Santa Cruz del Valle de los Caídos, pero que administra temporalmente Patrimonio Nacional.

También se tendrán en cuenta las peticiones de los familiares que busquen exhumar y recibir los restos de las víctimas de la guerra y la represión franquista que se encuentran inhumadas en el conjunto. "Para el caso de imposibilidad técnica de exhumación, se acordarán medidas de reparación de carácter simbólico y moral", añade la enmienda.

Se calcula que en el Valle de Cuelgamuros hay 33.000 personas enterradas, de los que más de 10.000 serían combatientes republicanos. Sin embargo, los únicos restos que cuentan con tumbas individuales son los de José Antonio Primo de Rivera y, hasta octubre de 2019, los del dictador, Francisco Franco.

Los restos mortales inhumados en este lugar están en cajas de madera anónimas amontonadas dentro de las criptas. Muchas de ellas se han deteriorado y los huesos de las personas enterradas se han acabado mezclando con el paso del tiempo.

Investigar los crímenes de la dictadura y otra serie de medidas

El Gobierno también se abre a juzgar los crímenes del franquismo por lesa humanidad. Para ello, busca una fórmula que supere la Ley de Amnistía sin derogarla: "Todas las leyes del Estado español, incluida la Ley 46/1977, de 15 de octubre, de Amnistía, se interpretarán y aplicarán de conformidad con el Derecho internacional convencional y consuetudinario y, en particular, con el Derecho Internacional Humanitario, según el cual los crímenes de guerra, de lesa humanidad, genocidio y tortura tienen la consideración de imprescriptibles y no amnistiables".

PSOE y Unidas Podemos también han pactado crear un fiscal de sala que investigue los hechos "que constituyan violaciones de derecho internacional de derechos humanos y del humanitario, incluyendo los que tuvieron lugar con ocasión del golpe de estado, la guerra y la dictadura".

Dicho fiscal de sala impulsará "los procesos de búsqueda de las víctimas de los hechos investigados, en coordinación con los órganos de las distintas administraciones con competencias sobre esta materia, para lograr su debida identificación y localización".

Junto a ello, otra enmienda indica que "los archivos y documentación del Gobierno de la dictadura, en particular la del jefe del Estado, que estén en poder de entidades privadas o personas físicas", se incorporarán una vez superados los trámites legales al Centro Documental de la Memoria Histórica "o al archivo del organismo público que se determine de manera motivada".

Se creará también una oficina de víctimas "para el apoyo técnico de las mismas y recogida de testimonios de las personas que padecieron persecución y de sus familiares, así como realizar labores de divulgación y sensibilización sobre los padecimientos y luchas que protagonizaron las víctimas de la guerra y la dictadura".

Por otro lado, PSOE y Unidas Podemos también han pactado eliminar cualquier tipo de visibilidad a los retratos u otras manifestaciones artísticas de militares y ministros relacionados con la dictadura o la sublevación militar. Asimismo, piden publicar anualmente un catálogo con los símbolos y elementos contrarios a la memoria democrática.

Artículos recomendados

Comentarios