Buscar
Usuario

Noticias

El fundador de McAfee vuelve a desafiar al coronavirus lamiendo carros de la compra y zapatillas

El multimillonario empresario ya fue detenido por llevar un tango en vez de la mascarilla en el aeropuerto.

El fundador de McAfee vuelve a desafiar al coronavirus lamiendo carros de la compra y zapatillas

John McAfee, el empresario multimillonario fundador de la conocida marca de antivirus informático que lleva su apellido, está dispuesto a seguir desafiando al coronavirus a golpe de polémica. A través de las redes sociales ha compartido fotografías y un mensaje en los que asegura que lame los manillares de los carritos de la compra y las suelas de sus propios zapatos para ponerse a prueba.

"A pesar de mis esfuerzos (lamiendo los manillares de los carritos de la compra, la suela de mis zapatos, etc), no puedo lograr que el coronavirus me desafíe. Los test continuamente muestran una prueba válida (línea de control) y ni anticuerpos activos (M) ni infección pasada (G). Quizás porque las estadísticas de la OMS son correctas", ironiza en su mensaje.

Adjunta además dos test de Covid, que supuestamente se habría realizado y cuyo resultado es negativo. Asimismo, en una segunda fotografía, el multimillonario aparece lamiendo la suela de una zapatilla deportiva.

Ante estas declaraciones, muchos usuarios de Twitter pusieron en duda el atrevimiento de McAfee aseguando que habría desinfectado la zapatilla antes de lamerla. Así, el hombre de 75 años, para deshacer cualquier tipo de duda, compartió un vídeo en el que se paseaba por un edificio en obras antes quitarse la deportava y lamer la suela.

"Mi sistema inmunológico está hecho de acero porque hago cosas como esta", ha expresado. Para McAfee, este tipo de actos "fortalecen el sistema inmunológico". "He estado haciéndolo toda mi vida. Por eso nunca me resfrié, ni tengo gripe ni enfermedades de ningún tipo", ha asegurado.

Polémica tanga-mascarilla

El programador informático saltó a la polémica después de su detención en el aeropuerto de Noruega por llevar un tanga a modo de mascarilla y negarse a sustituir la prenda por una mascarilla homologada. Según su versión, fue retenido durante 14 horas y acabó con un ojo morado.

John McAfee  se negó a cambiar la prenda de lencería femenina que llevaba "por el bien de mi salud". "Insisto en que  es lo más seguro que tengo disponible y me niego a usar cualquier otra cosa", aseguró, compartiendo la teoría conspiranoica de que con las mascarillas habituales uno respira su propio CO2

Artículos recomendados

Comentarios