Fobia a los culos, a las mujeres guapas... ¿Cuáles son los miedos más desconocidos?

Fobia a los culos, a las mujeres guapas... ¿Cuáles son los miedos más desconocidos?

La fobia es un trastorno psicológico más extendido y común de lo que se cree: una de cada veinte personas lo sufre.

Padecer una fobia, ese trastorno psicológico que se caracteriza por un miedo intenso y desproporcionado ante un objeto o situación, es más común de lo que se cree; de hecho, la estadística dice que una de cada veinte personas lo sufre. Uno de los temores más comunes es a los propios arácnidos o a las alturas, por citar dos ejemplos.

Fernando Marquínez, psiquiatra de la Academia de Ciencias Médicas de Bilbao, afirma que es un problema sanitario bastante extendido dado que la fobia es un trastorno derivado de la ansiedad, una de las enfermedades mentales más frecuentes. De hecho, la aracnofobia se refleja en más de la mitad de las mujeres y en casi un 10% de los hombres; o, por ejemplo, la sociofobia, pánico a ser juzgado en público de manera negativa y, la aerofobia, terror a volar que afecta a más del 5% de los usuarios en la actualidad. También la coulrofobia, el miedo a los payasos, es de las fobias más extendidas. Estas cuatro son las más conocidas, pero, hay algunas más cuanto menos curiosas y poco comunes.

Coulrofobia, el conocido miedo a los payasos "Coulrofobia, el conocido miedo a los payasos"

La extraña fobia de tener miedo al propio miedo

Sí, se puede tener miedo al miedo. Hay personas que viven con una fobia poco conocida y es la idea de tener miedo al propio miedo. Este pensamiento les llega a paralizar siendo víctimas de su propia prevención. También encontramos otras raras como: la bogifobia, el terror irracional a lo sobrenatural y a las leyendas urbanas; la caliginefobia, fobia a las mujeres hermosas; la dutchfobia, el rechazo a todo lo alemán y holandés; la cipridofobia, pánico a las prostitutas; la optofobia, miedo abrir los ojos; la rectofobia, temor al culo; e, incluso, la Samhainofobia, rechazo u odio a la fiesta de Halloween.

El psiquiatra experto en fobias, Andoni Candina, cita en ABC que "todos tenemos dentro de nuestras habitaciones del alma una para los miedos. En general, la tenemos bien cerrada, pero a veces se abre y se enciende la luz roja". Cada persona es un mundo y somos capaces de sentir admiración o miedo por las cosas más dispares y extrañas; de hecho, hay personas que les encantan los insectos y, otros, que por el contrario les da pánico, padeciendo la entomofobia.

La cipridofobia es el pánico a las prostitutas "La cipridofobia es el pánico a las prostitutas"

Las fobias escapan al dominio del sujeto

El filólogo y experto en relaciones humanas, José María Romera, añade: "Debido a su carácter irracional y desproporcionado las fobias escapan al dominio del sujeto. Un miedo puede llegar a vencerse por medio de la voluntad, la reflexión o el esfuerzo personal. Las fobias, en cambio, se presentan como barreras infranqueables ante las que no valen las categorías de valiente y cobarde".

Al final, solo con voluntad, entereza y ayuda se puede salir de una de estas fobias sea de la naturaleza que sea.

1.- Lo más importante: es muy distinto padecer una fobia que sentir miedo, es decir, la primera consigue hacerse con el control de la persona con las consecuencias negativas que ello conlleva.

2.- Una fobia no es algo pasajero que desaparece con el paso de los días. Ya que, como cita Andoni Candina, "cuando ese miedo se apropia de uno y toma vida propia se convierte en fobia."

3.- Más de un 5% de la población padece algún tipo de fobia. Algunos expertos concluyen que o bien puede ser por factores genéticos o por factores ligados a la propia vida de las personas por culpa de una experiencia traumática en la infancia o adolescencia.

4.- La fobia es algo completamente subjetivo e inherente a la propia persona, es decir, cada uno percibe como peligroso realidades muy diferentes.

La optofobia es el miedo a abrir los ojos "La optofobia es el miedo a abrir los ojos"

5.- Gran parte de los miedos infantiles desaparecen a lo largo de la adolescencia y, otros, a lo largo de la vida. Sin embargo, el verdadero problema aparece cuando estos se convierten en algo permanente.

6.- Según los expertos hay dos tipos de fobias: las específicas, referidas a un objeto, situación o fenómeno concreto; las sociales, ligadas a acontecimientos vinculados a las relaciones humanas. También podría establecer otra categoría con la fobia a los animales.

7.- Tener una personalidad tímida no conlleva ningún tipo de problema; sin embargo, cuando se le unen otros factores como por ejemplo la incomodidad permanente en reuniones familiares, se puede tratar de una fobia social.

8.- La creencia popular de la efectividad de las terapias de choque, es decir, exponer al paciente de golpe y sin cortapisa ante sus propios temores para ayudar a superarlos, es un grave error. Es algo más complejo que eso.

9.- El primer paso para superar una fobia es reconocerla para afrontar una solución efectiva a través de ayuda profesional.

10.- Las terapias de ayuda se suelen combinar el apoyo familiar y psicológico con el tratamiento farmacológico con medicamentos contra la depresión y la ansiedad. Esto último siempre en función de la gravedad del caso.

Comentarios