Buscar
Usuario

Vida

La ciencia habla: el pene "demasiado grande" no existe

Un miembro de gran tamaño no debería suponer ningún problema a la hora de mantener relaciones sexuales.

Todos hemos oído en más de una ocasión aquello de que "no importa el tamaño, si no la forma en que se usa". Pero... ¿Qué sucede con aquellas personas que, literalmente, cuentan con la torre Agbar de 142 metros entre las piernas?

Pues, os respondemos rápido: que echan hacia atrás. El temor a que aquella anguila duela 'lo más grande' es crudo. Sin embargo, vosotras... podéis estar tranquilas... ¡el pene "demasiado grande" no existe! Chicos del mundo... para vosotros sí. Los sentimos.

Mala noticia

La respuesta a esta gran incógnita de las mujeres hetero o bisexuales llega de mano de la ginecobstetra y columnista de The New York Times, Jen Gunter. La especialista ha relatado cómo algunas 'amigas y conocidas' (saludos a Inés Ballester), se han quejado del suplicio que ha supuesto un miembro descomunal a la hora de mantener relaciones sexuales.

Ante estas confesiones tan íntimas, nuestra protagonista no dudó en empatizar con sus conocidas. "¿Es cómo si sintieses que chocase contra una pared?", les preguntó, ante lo que todas confirmaron afirmativamente.

Sin embargo, tras comprender lo que nuestras 'ya amigas' le confesaron... llega Gunter y nos rompe toda la historia. Al parecer, el problema en todo este caso, ¡tiene solución! Según afirma esta especialista, "la vagina se ha adaptado con precisión durante cientos de años de evolución para estirarse". Es decir, que en primera instancia, toda mujer debería encontrarse sin problema para mantener relaciones con estos miembros sobrehumanos.

¿Cuál es, entonces, la respuesta a este drama?

Tranquilas. Este drama tan del siglo XXI y del primer mundo tiene nombre y solución. Mujeres que sufren con los tamaños descomunales, saluden a la... dispaeurenia.

Dejando de lado las bromas, la dispaeurenia, ese nombre tan exótico, representa algo muy sencillo: sufrimos dolor cuando mantenemos relaciones sexuales con otra persona. Puede deberse a cierto tamaño del pene (lo que, repetimos, tiene solución) o, quizás, a otras circunstancias.

El trastorno principal de estos problemas se conoce con el nombre de vaginosis, que inflama las paredes de la vagina, contrae los músculos (vaginitis) y provoca malestar ya no solo durante el coito, sino incluso al usar tampones.

Los dolores durante las relaciones sexuales pueden tener una causa médica "Los dolores durante las relaciones sexuales pueden tener una causa médica"

Se trata de una incidencia más común de lo que pensamos y puede deberse a infecciones por hongos. Aunque, también, no se descartan otros problemas, como el desequilibrio del Ph de nuestra piel y el desarrollo de cándidiasis, que básicamente constituye la reproducción anómala de las levaduras de nuestra zona íntima.

Además, los dolores en mitad de una relación sexual también pueden llegar como consecuencia de la endometriosis, secuelas de partos, traumas como haber superado un cáncer; o factores hormonales, como el nivel de estrógenos. Precisamente, este último hecho provoca que hasta un 45% de las mujeres menopáusicas padezcan este problema. 

La psicología influye

Junto con los problemas físicos que pueda padecer la persona; algunos factores como iniciarse en el sexo a través del mundo de la pronografía preocupan. Por ejemplo, puede suponer que el individuo tema mantener relaciones sexuales cuando un hombre que posee cierto tamaño de pene.

Es lo que sucede con ellos y la situación tampoco es inocua. Las presiones y los complejos pueden desencadenar en disfunción eréctil. En este síntoma también pueden influir otros factores, como el espasmo muscular; o factores ambientales entre los que se incluye el consumo de alcohol o tabaco.

En el caso de ellas, también existen ciertos factores psicológicos que llevan a que la mujer contraiga los músculos de su vagina. En este caso, el problema tendrá una base mental y habrá que trabajar con terapia.

Comunicación y atención sanitaria

La comunicación en la pareja es fundamental a la hora de superar juntos este problema "La comunicación en la pareja es fundamental a la hora de superar juntos este problema"

En todos estos problemas, la solución pasa por mejorar la comunicación con la pareja y en acudir al médico para valorar el problema. Siempre tenemos que tener en cuenta que el dolor es real, no es algo que simplemente está en nuestra mente. Y, además, que otros factores como la lubricación son determinantes y no dependen del nivel de excitación de la mujer.

Por ello, el primer paso para poner fin a este problema tan incómodo, pasa por mejorar la comunicación con nuestra pareja y, después, conseguir una buena atención sanitaria que ayude a despedirnos de esos dolores tan molestos.

Artículos recomendados

Comentarios