Buscar
Usuario

Televisión

Eurovisión 2021 contará finalmente con público local dentro del Rotterdam Ahoy

Un máximo de 3.500 personas podrán acceder a las gradas del pabellón en mayo, durante las semifinales y la gran final del concurso.

Eurovisión 2021 contará finalmente con público local dentro del Rotterdam Ahoy Eurovisión 2021 contará finalmente con público local dentro del Rotterdam Ahoy

Foto: Andrés Putting (Eurovision.tv)

Eurovisión 2021 no podía estar exento de todo tipo de incertidumbres tras haber sufrido en sus propias carnes la desafortunada e inevitable pandemia del coronavirus. La cancelación del evento musical más importante del mundo en mayo del año pasado hizo mella, tanto en los acérrimos seguidores del certamen como en la crítica especializada que esperaba con ansia viajar a Róterdam un año más. Probablemente no puedan volver a hacerlo hasta al menos el próximo año. Sin embargo, la organización del concurso, el tándem formado por la Unión Europea de Radiodifusión (UER) y los entes públicos de radiofusión AVROTROS, NOS y NPO, han dado finalmente la vuelta a la tortilla y darán la bienvenida a público en directo en las gradas del recinto Rotterdam Ahoy, donde el evento tendrá lugar los próximos 18, 20 y 22 de mayo.

Dicen que no hay mal que por bien no venga, aunque realmente no podamos catalogarlo como tal. En una eterna espera en el regreso a la normalidad, si algo han conseguido los organizadores del festival, además de lidiar con firmeza y rigidez ante las polémicas generadas por algunos de los países, como Bielorrusia, cuyo grupo Galasy ZMesta pretendía continuar sobre el escenario con el discurso propagandista de su presidente, Alexandr Lukashenko, ha sido el de finalmente no pasar por alto el fervor que la audiencia en directo otorga cada año a la emisión televisiva. Una transmisión en vivo y en directo que suele reunir frente al televisor y las pequeñas pantallas, en su conjunto, a unos 200 millones de personas. Una cantidad colosal que cualquier organismo de radiodifusión aspiraría por tener en su parrilla. Claro, que el producto también hay saber cuidarlo y mimarlo, pero ese es otro asunto.

Las medidas de seguridad y los protocolos frente al riesgo de contagio por COVID-19 han obligado a los neerlandeses a permanecer en sus hogares desde hace semanas, únicamente pudiendo desplazarse y salir al exterior por motivos de fuerza mayor o cubrir primeras necesidades. No obstante, el Gobierno del país está dispuesto a dar un paso más allá y permitir la entrada de la audiencia al interior del pabellón que acogerá las tres noches eurovisivas, así como las decenas de ensayos previos, tanto individuales como generales.

Eurofans españoles y alemanes a la entrada del Pabellón 2 del Centro Internacional de Convenciones de Tel Aviv, en 2019. Créditos: Andres Putting "Eurofans españoles y alemanes a la entrada del Pabellón 2 del Centro Internacional de Convenciones de Tel Aviv, en 2019. Créditos: Andres Putting"

Acceso restringido a locales con test negativo

Según ha informado el conocido medio local De Telegraaf a primera hora de este Jueves Santo, el Festival de Eurovisión 2021 será un evento de prueba. Una prueba de fuego para intentar retomar el acceso a la cultura y a los eventos masivos, que desde el año pasado han visto reducir sus ingresos de forma drástica. No obstante, cualquiera que quiera presenciar en directo una de las galas del certamen tendrá que acreditar su negativo en COVID-19. Además, solo podrán hacerlo aquellos locales, residentes en el país, a causa de las restricciones de movilidad actualmente imperantes. Por tanto, la letra pequeña, que sí han querido difundir en mayúscula en su anuncio, limita el acceso a cualquier seguidor europeo, que por tanto, tendrán que permanecer un año más en sus hogares para disfrutar del concurso.

La noticia ha sido recibida positivamente en Twitter tras meses de indecisión y el lanzamiento de un pensado plan que incluía cuatro posibles escenarios, del que finalmente, hace aproximadamente un mes, descartaron el que incluía la presencialidad de la totalidad del máximo público posible dentro del Ahoy. Sietse Bakker, productor ejecutivo del Eurovisión 2021 en Róterdam, se siente agradecido al Gobierno y a la organizadora de eventos FieldLab, encargada de levantar el evento en esta nueva modalidad, en el ejercicio de investigar cómo llevar a cabo grandes eventos de forma segura y responsable, ante la latente amenaza del virus. Algo parecido, quizá menos arriesgado, a lo que hace algunos días ocurrió en el Palau Sant Jordi de Barcelona con el grupo pop-indie Love of Lesbian.

En el Róterdam Ahoy podrán estar presentes al mismo tiempo unas 3.500 personas, distribuidas por todo el graderío, dividido en dos pisos, en su interior. El diseñador y creador del escenario, Florian Wieder, que verá su boceto hacerse realidad, ha tenido que readaptar el set y, junto al equipo artístico y visual, reorganizar a su vez el espacio que ocupará en la pista del pabellón, sobre la que se extenderá toda la Green Room, sin la presencia de público en pie sobre ella. Además, según confirmaron hace algunos meses, esta nueva distribución abre un nuevo abanico de posibilidades creativas a la hora de llevar a cabo la ejecución de las tres galas.

Un abarrotado MEO Arena, durante la gran final de Eurovisiñon 2018 en Lisboa. Créditos: Andres Putting "Un abarrotado MEO Arena, durante la gran final de Eurovisiñon 2018 en Lisboa. Créditos: Andres Putting"

"Soñábamos con la oportunidad de que el guión para el Festival de Eurovisión 2021 estuviera escrito teniendo en cuenta la presencia de público en directo", reconoce Bakker. "Estamos muy agradecidos con el Gobierno y Fieldlab Events por la confianza que han depositado en nosotros", confesó tras el anuncio. No obstante, también ha querido defender y poner por delante la importancia de preservar y garantizar la salud de los artistas, el equipo y la audiencia asistente. De cualquier forma, el Gobierno neerlandés reevaluará la situación a finales de abril, cuando las obras en la construcción del escenario se encuentren a pleno rendimiento, para finalmente considerar toda esta posibilidad, en un entorno cada día más cambiante e inquietante. Primera lección que el COVID-19 nos enseñó a todos.

Un centro de prensa digital como novedad

Desde hace algunas semanas, Países Bajos ha estado barajando la posibilidad de propiciar el regreso progresivo de la audiencia en directo a los eventos masivos. Ejemplo de ello fue el partido clasificatorio previo del mundial de Qatar, que tendrá lugar en 2022, celebrado hace algunos días en el estadio Johan Cruyff entre Países Bajos y Letonia, que no obstante, algunas voces pusieron en entredicho por la presencia en vivo de 5.000 espectadores.

Durante los últimos meses, Bakker y su equipo, junto al Ayuntamiento de Róterdam y los propietarios del Ahoy, se mostraron optimistas en este aspecto y quisieron dejar atrás la prohibición total del contar con público en directo, únicamente como último recurso a tomar. FInalmente no ha hecho falta, por lo que en los próximos días esperan poder dar más noticias sobre cómo adquirir las entradas que sacarán a la venta a través de varias distribuidoras, que no solo permitirán acceder a las galas en directo, sino también a los ensayos generales de cada gala, el día anterior a su celebración, en el mismo horario y donde el jurado de cada país emitirá su veredicto; así como a otro ensayo que tendrá lugar el mismo día de cada espectáculo, pocas horas antes del show real en directo. En este sentido, la cuantía de cada una de las entradas vendidas en la temporada 2020, que previsiblemente podrían haber tenido valor para este año, ya fue reembolsada a cada comprador en vista de los acontecimientos venideros.

Por otro lado, los medios de comunicación podrán acceder al interior del Róterdam Ahoy si así lo permiten las circunstancias que contemplan los protocolos de acreditación debidamente elaborados. Unos 500 profesionales tendrán la oportunidad de trabajar desde la sala de prensa contigua al pabellón, que contará con test rápidos a los que someterse de forma continua, además de la máxima protección (distancia de seguridad entre espacios, mamparas, etc.) para evitar los contagios, entre los periodistas, el staff, y también las delegaciones, en el momento en el que visiten la sala para ruedas de prensa y entrevistas.

Por primera vez en la historia, Eurovisión también ha querido disponer de una plataforma virtual, además de su web y canal oficial en YouTube, para aquellos comunicadores que no puedan desplazarse a Países Bajos y no tengan así que renunciar a seguir y difundir contenido sobre el desarrollo del concurso durante las dos semanas en las que todos los pases, ruedas de prensa y eventos tendrán lugar en Róterdam. Pionero en este tipo de soluciones fue también el Melodifestivalen sueco, que durante sus seis semanas de duración, nos permitió conocer todos y cada uno de los detalles acerca de los artistas, sus canciones, puestas en escena y el contenido de todas las galas.

Pese al posible de riesgo de contagio, los artistas de Eurovisión 2021 y sus delegaciones han querido hacer todo lo posible por pisar el Róterdam Ahoy y lo han dejado muy claro en todo momento, en cada entrevista y en cada actuación. No obstante, durante las últimas semanas todos los equipos han tenido que grabar sus actuaciones en directo "on-tape", que se emitirán finalmente, por primera vez, bajo el paragüas del Eurovision Song Celebration, el próximo 29 de mayo, en directo a través del canal de YouTube oficial de Eurovisión. Siempre y cuando alguno de ellos no haya tenido que usarla previamente como performance oficial del festival, por no haber podido acudir finalmente a la ciudad neerlandesa.

Nosotros también nos mostramos cautos, pero confiamos ciegamente en que todos ellos se reunirán en Países Bajos y durante esas fechas todos podamos ver un ápice de la nueva normalidad cultural, cuyo regreso esperamos con muchas ganas. Por el momento, Malta y su 'Je Me Casse', interpretado por la joven Destiny, ganadora de Eurovisión Junior 2015, lidera la clasificación de las casas de apuestas para hacerse con el micrófono de cristal; seguida de Gjon's Tears y 'Tout l'Universe', por Suiza; y la francesa Barbara Pravi con 'Voilà'.

Artículos recomendados

Comentarios