Buscar
Usuario

Vida

¿Qué se esconde detrás del grupo machista que ha acosado a Rocío Carrasco con pancartas de "Stop Feminazis"?

Detrás de los gritos contra Rocío Carrasco se esconde una asociación presidida por un hombre condenado por acoso y violencia de género.

¿Qué se esconde detrás del grupo machista que ha acosado a Rocío Carrasco con pancartas de "Stop Feminazis"?

Foto: 797/DAVID/CORDONPRESS / Cordon Press

En la mañana del 30 de abril, Rocío Carrasco ha acudido a declarar al juzgado número 3 de Alcobendas tras la nueva demanda de su exmarido, Antonio David Flores, que asegura que supuestamente no pagó la manutención de David Flores, el hijo de ambos. A su llegada al juzgado, la hija de Rocío Jurado ha sido recibida por un grupo de señores con pancartas en las que podía leerse "STOP FEMINAZIS".

Más allá de hacer valoraciones personales hacia personas que acosan a mujeres víctimas de la violencia machista, cabe hacer un análisis de quiénes son aquellos que han decidido pasarse a increpar a Rocío Carrasco. Se trata de la asociación machista Projustcia. Una de las personas que han acudido a hacer esta campaña de acoso es Francisco Zugasti, protagonista de algunos titulares a partir de los cuales se puede hacer un perfil de su persona.

Francisco Zugasti, condenado en múltiples ocasiones

¿Quién es Francisco Zugasti? Es el presidente de la asociación Projusticia, cuya relevancia e implicación social se pueden explicar con la primera frase que se puede leer en su página web: "Las leyes de género relegan al varón a la categoría de individuo sin derechos". Además de ser algo falso, otro dato a tener en cuenta es que Francisco Zugasti ha sido condenado por violencia de género contra su pareja en repetidas ocasiones.

De hecho, en la sentencia de violencia de género queda escrito que el juez le preguntó si alguna vez había amenazado a su mujer, a lo que contestó que "lo que quiero es meterla en un psiquiátrico". El juez le vuelve a preguntar y él, más ancho que largo, dice "mire, señoría, lo que tenía que haber hecho es matarla, pero me lo impiden mis principios y soy tonto del culo".

Su antifeminismo y oposición a la plena igualdad entre hombres y mujeres se extendió hasta el punto de odiar especialmente a Pablo Iglesias e Irene Montero, ex vicepresidente segundo del Gobierno y ministra de Igualdad. Zugasti es famoso por haber sido uno de los acosadores frente a las puertas del chalet dela pareja morada, además de haber sido condenado a siete meses de prisión por enfrentarse a un agente y golpearle.

No es la primera vez que este hombre empieza un altercado. Antes de una charla de VOX y Hazte Oír en la Universidad Complutense de Madrid, Zugasti dio un empujón a Ricardo Alonso, decano de la facultad de Derecho.

Pero este ser empezó a ser conocido cuando acusó a José Luis Rodríguez Zapatero y a su esposa de "maltrato doméstico" hacia sus hijas no solamente por visitar a Barack Obama, sino por consentir su "sobrepeso". También se hizo un lío y en lugar de decir que sus hijas eran góticas, dijo que practicaban "la necrofilia".

Projusticia tampoco anda bien encaminada

En cuanto a Projusticia, la asociación que preside este hombre, es famosa por ser la ultraderecha homófoba, ultracatólica y antiabortista más rancia, junto con el hedor de Hazte Oír, con quienes comparten muchas similitudes. En su página web, además de delirar que las leyes de género solo prejudican a los hombres, hacen un llamamiento: "¡Únete a nosotros contra el feminazismo!", aparte de asegurar que la mayoría de denuncias de maltrato son falsas (la única fuente que han consultado es la Cibeles).

En su página web exponen las formas en las que pueden apoyarles, ofreciendo su cuenta de PayPal. Para hacerse socio hace falta pagar 80 euros anuales, que les dará el privilegio de asistir a las múltiples actividades que ofrecen en su apretada agenda. Es decir, ninguna de momento. En los últimos seis años han publicado la friolera de ocho actividades (cinco manifestaciones y tres días del padre).

También llaman a sus seguidores a apoyarles vistiendo una toga y convirtiéndose "en juez de género". Además animan a hacer carteles donde ponga "'Stop feminazis' con una simple cartulina y un rotulador" (menos mal que lo ponen fácil). Pero aún hay más, también alientan a hacer pegatinas y camisetas utilizando un diseño que se puede descargar en una página web que ya no existe.

La lista de cosas que propone la asociación es interminable, porque también ofrece servicios como detectives o psicólogos. De todas formas, al igual que su presidente, Projusticia tampoco se libra de la justicia, irónicamente. En 2019 fue denunciada ante la Inspección de Trabajo y la Seguridad Social por incumplimientos laborales en la contratación temporal, los horarios y los descansos. Fueron infracciones graves.

Menos mal que no todo fue acoso para Rocío Carrasco cuando fue al Juzgado número 3 de Alcobendas en la mañana del 30 de abril. Una joven se acercó a ella a la salida con una camiseta en la que ponía "Rocío, yo sí te creo", mostrándole todo su apoyo, como así también lo hicieron varias mujeres que había en la calle ante el agradecimiento de la hija de 'La más grande'.

Artículos recomendados

Comentarios