Buscar
Usuario

Televisión

Montajes, difamaciones, miedo y guerra sucia: la tormentosa separación de Rocío Carrasco

Rocío Carrasco sigue liberándose de todas las verdades que ha estado guardándose durante veinte años, sobre el maltrato machista que sufrió.

Montajes, difamaciones, miedo y guerra sucia: la tormentosa separación de Rocío Carrasco

Foto: Mediaset España

El pasado 4 de abril se estrenaron el quinto y sexto episodio de 'Rocío, contar la verdad para seguir viva', la docuserie de La Fábrica de la Tele, emitida en Telecinco, donde Rocío Carrasco cuenta los años de violencia machista y acoso mediático que sufrió por culpa de Antonio David, su ex marido.

En este programa, se habla del proceso de separación de Rocío Carrasco y toda la campaña de acoso que le siguió por parte del padre de sus hijos, intentando controlarla constantemente y desplegando una campaña de difamación en contra de ella.

La noche comenzó respondiendo a las últimas informaciones publicadas por algunos medios que mencionaban que la hija de Rocío Jurado habría pedido una ingente cantidad de dinero por hacer la docuserie. Lo cierto es que, según la productora, ella jamás pidió dinero en ningún momento, fue el propio programa quien le ofreció una cantidad visto que ella no adelantaba ninguna cifra y, finalmente, ella aceptó esta cantidad sin negociar. Lo único que quería Rocío Carrasco es contar su verdad como parte del tratamiento psicológico que está llevando a cabo para recuperarse tras tantos años de sufrimiento.

Con un 25,4% de share, liderando la noche por tercera semana consecutiva, el programa ha dejado otros múltiples titulares muy importantes.

1 La noticia de la separación a las familias

Fue Rocío Carrasco la encargada de contarle tanto a sus padres como a la familia de Antonio David la noticia de la separación. En ambos casos se dieron situaciones muy hostiles para ella. Cuando se lo contó a Rocío Jurado y a Pedro Carrasco, Flores estaba presente. Nada más comenzó a contarlo, este empezó a llorar desconsoladamente, diciendo que ya no le quería, que había perdido interés. Rociito narra que por un momento su madre se compadeció, mientras que su padre le dijo, aparte, que lo hiciese, pero que lo hiciese más adelante porque sino Antonio David le haría mucho daño.

En cuanto a la familia de Antonio David, solo fue ella, sin él, a hablar con su madre y una de sus hermanas. Según su testimonio, no fue una noticia bien recibida, porque a ello le siguieron una serie de acusaciones y agresiones verbales. En un momento, la hermana de Antonio David se levantó para agredirla físicamente, pero Rociito, cuenta, tuvo que frenarla con "un repaso" para defenderse.

2 El negocio de Antonio David y El Calvo en la campaña contra Rociito

Una vez se separaron, Antonio David contrató a un paparazzi, Pablo González, más conocido como El Calvo, para intentar hacer fotografías constantes de Rocío con otros hombres, acusándola de infidelidad cuando en realidad eran solamente amigos. El objetivo era desacreditarla constantemente como mujer y como madre.

Además de toda esta campaña, se filtró una conversación hasta ahora inédita entre El Calvo y otro paparazzi, donde asegura que todas las fotos y exclusivas que sacaban formaba parte de un negocio de acoso constante a Rocío Carrasco. En la llamada asegura que se repartían los beneficios con un 70% para Antonio David y un 30% para El Calvo.

3 Antonio David utilizó contactos de la Guardia Civil para acosar a Rociito

En mitad de la campaña desplegada en contra de Rocío Carrasco, la máxima era relacionarla con múltiples hombres. Tal era el nivel de control sobre la madre de sus hijos, que llegó a saber de un coche aparcado en las puertas de su casa. Dado que Antonio David había trabajado durante cinco años en la Guardia Civil, llegó a reconocer en 'Tómbola' que habría hecho usos de sus contactos para saber de quién era ese coche. Es decir, utilizó a las autoridades para conseguir los datos del titular de un vehículo con el objetivo de acusar a Carrasco de infidelidad.

4 Violento episodio con fotógrafos

Al hilo de lo sucedido con el coche, Antonio David se trasladó a la casa de Rocío Jurado para acusar a Carrasco de infidelidad y buscar al supuesto amante. No lo hizo solo, y congregó a fotógrafos para que recogieran el momento. Aquella mañana, Rociito comenzó a escuchar el timbre de su puerta de manera constante. Cuando la trabajadora del hogar salió a abrir, Flores entro entre gritos: "¿¡Dónde está!?". Rociito explica que cuando bajó preguntando qué ocurría, él seguía gritándole la misma pregunta, buscando un hombre con el que supuestamente le estaba siendo infiel y que, en realidad, no estaba.

Acto seguido, mientras ella bajaba las escaleras, él le dio un empujón tan fuerte que se chocó contra una estatua de Rocío Jurado, una réplica de la que hay en Chipiona. Tras el golpe, se rompió uno de los dedos de la mano de estatua.

5 El terror de Rodríguez Menéndez

Antonio David contrató a un reputado abogado, Rodríguez Menéndez, para continuar con la constante campaña de acoso que había creado. "Era terrorífico y al padre impío le viene como anillo al dedo al utilizar al abogado para llevar a cabo lo que él quería". Según narra, el agresor pasó de infundir miedo a infundir terror por la protección que le daba tener a este abogado en su equipo, relacionado con las esferas más bajas y más altas de la sociedad.

Rocío Carrasco cuenta que de repente comenzó a recibir llamadas de todo tipo, de gente conocida y de desconocidos, para intentar buscar un escándalo que alimentase aún más el terror por el que pasaba la hija de la artista. "No dormía por las noches. Yo no sabía con lo que me iba a levantar a la mañana siguiente. Nosotros no sabíamos lo que nos podía pasar".

Este abogado, a través de 'Dígame', revista que lanza y en la que hace subdirector a Antonio David Flores, publico numerosos artículos para desprestigiar a Rocío Carrasco. Algunos, incluso, firmados por el propio Flores, que llega a asegurar que Rociito mandaba al colegio a sus hijos con fiebre porque ella se quedaba durmiendo tras una noche de "fiesta romana".

6 El grave accidente de coche que casi le cuesta la vida

Un día en el que Fidel, su actual marido, y Rocío Carrasco iban en coche por la carretera, tuvieron un gravísimo accidente de coche intentando esquivar a otro vehículo que conducía en sentido contrario. Tras varias vueltas de campana, Rociito fue hospitalizada de urgencia con un traumatismo craneoencefálico tras el accidente que podría haberla dejado sin vida.

Cuando los padres de Rocío Carrasco se enteraron del accidente, culparon a Fidel, a quien echaron de la casa, del hospital y no le permitieron asistir a verla. Más adelante le permitieron entrar porque ella quería verle, una vez despertó, pero este hecho distanció a Carrasco de su familia.

7 Las razones de su silencio: no hacer daño a sus hijos

La hija de Rocío Jurado explica que se la ha acusado durante años por su silencio ante las falsas acusaciones de infidelidad que inventaba Antonio David. Al igual que en la actualidad se la sigue acusando de ello, cuestionando su verdad porque siempre estuvo callada. Ella explica que, como madre, no quería que en un futuro sus hijos la señalasen por haber hablado mal de su padre en los medios.

Desde un principio, ella no quería dar ni un solo titular atacando a su ex marido para que sus hijos no sufriesen. En cambio, reflexiona sobre si aquella sobreprotección les pudo hacer más daño, como así le pregunta la entrevistadora. Rociito, emocionada, explica que "a lo mejor me he equivocado, pero ese no fue el fin que yo perseguía". Lamenta que todo lo que ha hecho se le ha vuelto en su contra, pero "prefiero pensar que yo no les he hecho daño, que con mi actitud he conseguido que sufrieran un poco menos".

8 Ignorada por el Defensor del Menor

Llegó un momento en el cual Rocío Carrasco escribió al Defensor del Menor, tras toda aquella campaña de Antonio David para construir una figura de buen padre. Según se explica en el documental, el agresor llamaba siempre a los fotógrafos para que lo vieran como un padrazo, pero el caso es que sus hijos, muy niños por aquel entonces, estuvieron sometidos a los flashes constantemente durante un tiempo.

Cuando Rocío contactó con Javier Urra, Defensor al Menor de aquel entonces, fue ignorada y se limitó a decirle cuáles eran las vías legales que ella ya conocía, sin darle ningún otro tipo de ayuda. "A mí no me auxilia nadie", lamenta.

9 Antonio David no perdió el trabajo por culpa de Rocío Carrasco

Durante mucho tiempo, Antonio David aseguraba que le despidieron de la inmobiliaria en la que trabajaba por culpa de Rocío Carrasco. Las pruebas una vez más hunden el argumento de Flores, quien fue despedido por no trabajar. En la carta que hizo la empresa explicando la verdad, redacta que "ha desatendido continua y reiteradamente sus obligaciones", además de los pagos atrasados, las facturas impagadas o "actitud de dejadez y completa despreocupación".

10 La formal carta mediante la cual Rocío Jurado echaba a Antonio David de su casa

Una vez más, Rocío Carrasco recalca que su madre temía a Antonio David, quien se quedó viviendo en la casa de su suegra durante meses una vez se separaron. Más adelante, la artista se fue con su marido fuera del país durante unos días y él se quedó ahí, ocupando la casa. "Mi madre no era capaz de ponerle las maletas para que se fuese".

El mismo día en el que Rocío Carrasco se fue, su madre le mandó una carta vía notarial. En la carta pone que "te reitero mi petición de que a partir del día en que recibas esta, abandones mi domicilio particular". Finalmente, se despidió con un educado y elegante "un saludo", seguido de su firma.

11 Rocío Jurado murió creyendo que pagaría una multa millonaria a Antonio David

Un día, Rocío Jurado fue a un programa de una televisión argentina y, en mitad de la publicidad y cuando la artista pensaba que no estaba siendo grabada, le contó a la presentadora que su hija sufría maltrato por parte de Antonio David. Esto llegó a España y "se forma la revolución". Flores le puso una demanda a Rocío Jurado de mil millones de pesetas (unos seis millones de euros).

Rocío Jurado murió sin saber que había ganado la sentencia, con el miedo de tener que pagarle esa cantidad desorbitada de dinero. "Mi madre se murió con esa pena y ese miedo", lamenta. Acto seguido, desde la rabia ante las mentiras que ha sufrido durante años, añade: "Y luego tengo que escuchar que la quería, que la amaba. Es mentira". Rocío Jurado temía a Antonio David, que la denunció por decir la verdad: "que me maltrataba, que me quería quitar a mis hijos y que era nefasto. Y se quedó corta".

Artículos recomendados

Comentarios