Buscar
Usuario

Noticias

Llama a la Guardia Civil en plena borrachera para ser despedido y cobrar hasta jubilarse

El hombre manifestó ante los agentes que buscaba su despido, enlazar la indemnización con la jubilación y no volver a trabajar en el resto de su vida.

Llama a la Guardia Civil en plena borrachera para ser despedido y cobrar hasta jubilarse

Un camionero de 56 años, vecino de Terrassa (Barcelona), ha sido detenido tras llamar a la Guardia Civil y confesar que estaba en un área de descanso de la AP-68, cvompletamente borracho, junto a un vehículo articulado de mercancías peligrosas.

El conductor afirmó en la llamada que, en el caso de no acudir una patrulla para detenerle inmediatamente, continuaría con su viaje bajo el riesgo de causar un accidente de importantes consecuencias.

Los hechos ocurrieron el pasado miércoles 2 de septiembre en un área de descanso junto a la localidad riojana de Haro. El hombre, completamente ebrio, contactó con el Centro Operativo de Tráfico de la Guardia Civil en La Rioja para confesar los hechos: en la prueba, quintuplicó la tasa permitida.

El hombre manifestó a los agentes que se había emborrachado mientras conducía para provocar su detención, con el único objetivo de provocar el despido de su empresa, cobrar el paro y finalmente jubilarse.

El ambiente se caldeó en un momento dado, cuando durante la conversación con los guardias civiles amenazó con agredirles y lanzarse a la vía para ser atropellado si no practicaban su detención, ha informado la Guardia Civil en un comunicado.

Imputado

El camionero quintuplicaba la tasa de alcoholemia permitida cuando le hicieron la prueba "El camionero quintuplicaba la tasa de alcoholemia permitida cuando le hicieron la prueba"

Los motoristas del Sector de Tráfico y del Equipo de Atestados de la Guardia Civil acudieron al lugar, localizaron el camión y al conductor en su interior, con evidentes signos de encontrarse bajo los efectos del alcohol.

En ese momento se le practicó la prueba, que dio como resultado una tasa de 0,84 y 0,72 miligramos de alcohol por litro de aire espirado, una cantidad que casi quintuplicaba la tasa permitida para los conductores profesionales, fijada en 0,15.

El camionero, que conducía un vehículo especialmente delicado por ser articulado de mercancías peligrosas, finalmente ha terminado investigado como presunto autor de un delito contra la seguridad vial. Los agentes pudieron comprobar, además, que el ahora acusado ya contaba con un historial delictivo por varios delitos contra la seguridad vial.

Artículos recomendados

Comentarios