Buscar
Usuario

Noticias

El Daesh destroza una mezquita con más de ocho siglos de antigüedad

Este suceso se une a la larga lista de patrimonio destrozado por el grupo terrorista en Siria e Irak.

El enfrentamiento en Oriente Próximo se está recrudeciendo, después de que la Coalición Internacional liderada por EE.UU. haya conseguido arrebatar importantes plazas al grupo terrorista Estado Islámico.

Los yihadistas, que están asistiendo impotentes a la pérdida constante de territorios, han decidido elevar su ofensiva con el fin de recuperar ciudades de la talla de Mosul. Allí se encontraba hasta hace poco la Mezquita de al-Nuri, un templo con más de 800 años de historia, y que había superado grandes conflictos de la humanidad... hasta ahora.

El ansia de poder del grupo terrorista ha llevado a que destroce la que consideraban como uno de sus enclaves más importantes, ya que la mezquita había sido el lugar elegido por el líder del grupo, Abu Bakr al Baghdadi, para proclamar la fundación del califato en el año 2014.

El líder del Daesh, Abu Bakr al Baghdadi, en la mezquita ahora destruida "El líder del Daesh, Abu Bakr al Baghdadi, en la mezquita ahora destruida"

Un lugar que el grupo terrorista consideraba sagrado... y que ellos mismos han destrozado a base de mortero para poder recuperar la ciudad iraquí, que actualmente se encuentra bajo soberanía gubernamental.

Tal y como se evidencia en las fotografías captadas por el satélite, el Daesh ha destrozado en la explosión el minarete inclinado de Habda, toda una joya arquitectónica única, así como la histórica mezquita de al-Nuri de Mosul.

El teniente general del Ejército oficialista iraquí, Abdulamir Yarallah, ha condenado el suceso: "Daesh cometió otro crimen histórico al hacer explotar la mezquita de al-Nuri y el minarete de Hadba", ha afirmado en un comunicado.

La desaparición de este templo sucede cuando las fuerzas de seguridad se encontraban a tan sólo 50 metros del complejo islámico, en plena ofensiva para recuperar el último bastión del grupo terrorista, que estaba penetrando de nuevo en la ciudad. El ansia de controlar territorios ha llevado a que destrocen uno de sus templos más sagrados.

El gesto ha sido, para las Fuerzas de Seguridad, toda una muestra de la debilidad con la que ahora se encuentra el grupo terrorista, que está perdiendo territorios de manera continuada. 

El complejo de ocho siglos ha sido completamente destruido "El complejo de ocho siglos ha sido completamente destruido"

Los terroristas, mientras tanto, echan la pelota hacia sus enemigos, y afirman que fueron las fuerzas estadounidenses las que bombardearon por el aire el complejo hasta convertirlo en una maraña de escombros, algo que han negado tajantemente todos los miembros de la coalición internacional.

El Estado Islámico no quiere ver a sus enemigos ocupando físicamente la mezquita desde la que su líder proclamó el Califato en 2014, causa a la que apuntan la mayoría de expertos en esta materia.

Si se confirma la autoría del Daesh, este complejo de más de 800 años se unirá a la larga lista de patrimonio que los terroristas han destrozado en Siria e Irak con el fin de borrar cualquier evidencia de que los territorios no fueron musulmanes en un pasado.

El ejemplo más sonado ha sido el de la ciudad romana de Palmira, en Siria, un monumento milenario calificado como Patrimonio de la Humanidad y que ahora es toda una sombra de lo que era hace un lustro.

Artículos recomendados

Comentarios