ISIS contra el patrimonio cultural: los monumentos destruidos por el Estado Islámico

ISIS contra el patrimonio cultural: los monumentos destruidos por el Estado Islámico

El terror de Daesh afecta a todos los ámbitos, incluso al arte y a la cultura. Repasamos todos los monumentos que han destruido en los últimos años.

Noticias Carlos de Antonio Carlos de Antonio 10 Marzo 2016 13:24

Esta semana han salido a la luz, a través del diario sueco Expressen, las imágenes que demuestran cómo de devastada ha quedado la antigua ciudad de Palmira tras el paso del Estado Islámico (o Daesh, como se nos recomienda nombrarlo). Es posible conocer la barbarie perpetrada por el grupo terrorista gracias a una cámara oculta instalada en un autocar que visitaba la zona. La grabación retrata un escenario dantesco, donde las torres, los templos y los arcos milenarios han sucumbido a las explosiones, aún incluso cuando al tomar la ciudad Daesh prometió no hacerlo, en mayo del año pasado.

Incumplió el grupo su palabra al no encontrar en agosto un supuesto cargamento de oro enterrado; entonces, se dejaron llevar por la frustración y demolieron sin piedad gran parte del complejo. Tristemente, el caso de Palmira ni es el único, ni está aislado, ya que el caos y la destrucción sistemática del patrimonio de diversas épocas se extiende por todo el territorio de Irak y Siria.

Pero, ¿por qué se está efectuando este genocidio cultural que no solo alcanza una dimensión local, sino universal por la trascendencia de los monumentos? No hay respuesta clara, al menos de momento. Aunque Daesh manifiesta que lo hace por reivindicación religiosa, aka "la supremacía del Islam sobre cualquier otra cultura e iconografía religiosa", muchos especialistas apuntan a que la destrucción es una tapadera para ocultar los saqueos que llevan a cabo. La venta a particulares de estos expolios es una de sus mayores herramientas de financiación, junto al petróleo y el sistema de impuestos.

Creemos que es necesario hacer un repaso a las construcciones y los monumentos destruidos para, en la medida que sea posible, reivindicar el daño causado. En algunos casos comprobaréis que los bombardeos del Ejército sirio y sus opositores también han destruido emplazamientos espectaculares, no solo Daesh.

1 Palmira y el monasterio Mar Elián (Siria)

ISIS en el Monasterio Mar Elián "ISIS en el Monasterio Mar Elián"

En pie al nordeste de Damasco desde el segundo milenio a.C., este genuino oasis en el desierto (declarado Patrimonio Mundial por la UNESCO) acogió a distintas culturas, dejando huella en ella especialmente los griegos y los romanos y, después, los persas. Daesh ha arrasado el Templo de Baalshamin, el Templo de Bel y el Arco de Triunfo, todos ellos puntos de referencia ineludibles del turismo del país. La ONU confirmó la destrucción de los templos por imágenes vía satélite, al compararlas con otras anteriores que se tenían de la ciudad.

Cerca de Palmira se encuentra al-Qaryatain (gobernación de Homs), donde hasta el año pasado se encontraba el monasterio Mar Elián (siglo V), lugar histórico de peregrinación para los cristianos sirios. También el pasado mes de agosto utilizaron excavadoras para demoler sus muros.

2 Alepo (Siria)

La Gran Mezquita en la actualidad "La Gran Mezquita en la actualidad"

Enclave estratégico para todas las civilizaciones que han dominado el nexo entre Occidente y Oriente, en la actualidad se encuentra en ruinas debido a la guerra civil de 2013. Tanto los túneles de su zoco como su ciudadela (fortaleza que había resistido cuatro milenios) han sido devastados como consecuencia de encarnizadas batallas. Pero quizás es la Gran Mezquita (también Patrimonio cultural), construida en 715, la mayor pérdida de la urbe y, dada su relevancia, también de la humanidad.

3 Castillos, mosaicos romanos y las norias de Hama (Siria)

El castillo medieval Krak des Chevaliers en ruinas "El castillo medieval Krak des Chevaliers en ruinas"

Los castillos considerados Patrimonio Mundial de Krak des Chevaliers y Qal'at Salah Al Din (siglo XII) fueron víctimas del enésimo combate de artillería y bombadeo aéreo entre el régimen de Bashar al-Ásad y sus opositores. Ambos frentes tomaron estos lugares, antaño sedes de las cruzadas, como bases para sus operaciones. 

La ciudad de Apamea (actual Qal'at al-Madhïq), próxima a estos castillos, también ha sido saqueada constantemente por Daesh. El grupo terrorista ha robado, mediante excavaciones, mosaicos romanos desconocidos hasta el momento para venderlos después. Se refuerza así la teoría del expolio como método de ingreso económico fácil y rápido. 

Otro caso es la ciudad de Hama que, tras resistir años de represión y escaramuzas, asistió en 2014 a la quema de sus famosas Norias (siglo V).

4 Dura-Europos y Mari (Siria)

Dura-Europos en 2011 y en 2014 "Dura-Europos en 2011 y en 2014"

Según las imágenes por satélite, los investigadores consideran que más del 70% de la antigua ciudad grecorromana de Dura-Europos está arrasada tras la guerra civil. Coyuntura que han aprovechado las fuerzas de Daesh para cavar cráteres y robar todo lo que han podido del lugar. Las imágenes hablan por sí solas.

También en el este de Siria, la ciudad de Mari recibe incesantemente la visita de desvalijadores que buscan con qué arramplar en los yacimientos, los cuales, por cierto, fueron descubiertos hace relativamente poco, en 1933. Lejos quedan los tiempos de esplendor de Mari, hace cuatro mil años.

5 Hatra (Irak)

Pasamos al país vecino, Irak, con otra de las ciudades damnificadas por el salvajismo de Daesh: Hatra. Nombrada en 1985 como Patrimonio Mundial por la UNESCO, reunía motivos griegos y romanos con iconografía oriental. Tras tomarla en 2014, el grupo terrorista difundió un vídeo un año después en el que se podía asistir a su proceder bárbaro: derribaron y asolaron numerosos conjuntos escultóricos del palacio, el templo y la muralla interna. Además, el grupo utilizó la ciudad como campo de entrenamiento y sustrajo elementos arqueológicos de gran valor.

No obstante, algunos especialistas consideran que, al igual que en Mosul, los destrozos causados no son sobre piezas originales, sino sobre las réplicas de yeso que adornaban los monumentos. La información, como en muchos asuntos de este conflicto, es incompleta.

6 Mosul y Nínive (Irak)

En febrero de 2015 el grupo terrorista echó mano de su poder en Internet para publicar otro vídeo, esta vez en Mosul, donde repetían los ataques a figuras artísticas milenarias. El máximo responsable de patrimonio en Irak coincidió con el caso anterior, y declaró que no se trataba de figuras originales, sino copias de esculturas que están en el Museo Nacional de Irak.

En este frenesí devastador, la dirección de Daesh ordenó asimismo destruir todas las iglesias de la ciudad: realizó explosiones en julio de 2014 en la iglesia de la Virgen María y en julio de 2015 en otra iglesia, 'Madre de Ayuda', que contaba con miles de años de antiguedad.

No se frenaron aquí, asolaron todos los museos, bibliotecas y universidades de Mosul. La perdida de bienes como libros y manuscritos de cientos de años es incalculable. 

La mezquita del profeta Jonás (Yunus) fue reventada el 24 de julio de 2015 por los extremistas islámicos, que reniegan de las figuras de los profetas. Esta mezquita se construyó a partir de una iglesia, que se levantó a su vez sobre unas de las ruinas de Nínive. Estas ruinas se encuentran a las afueras de Mosul, donde se demolieron las conocidas figuras protectoras del lugar, los 'lamassu', que daban la bienvenida a los visitantes que cruzaban la Puerta de Nirgal.

7 Nimrod (Irak)

Una de las áreas iraquís donde el Estado Islámico ha estado excavando sin descanso para intentar encontrar tesoros artísticos asirios con los que comercializar. Hace justo un año, llevaban vehículos pesados (buldóceres) para arrasar la localización, cuya extensión es descomunal, más de 300 hectareas.

Entre los tesoros perdidos se encuentran bajorrelieves, estatuas y motivos de los templos y palacio de Nimrod. Según la presidenta del comité de Turismo y Antigüedades de Nínive, Balqis Taha, Daesh ha destruido más de la mitad de las ruinas asirias de Nimrod durante el ataque.

8 Jorsabad (Irak)

Reconstrucción del palacio del rey Senaquerib "Reconstrucción del palacio del rey Senaquerib"

Llegaron noticias el año pasado de que el palacio del rey asirio Senaquerib, en la localidad de Dur Sharrakin (Jorsabad en la actualidad), había sido saqueado igualmente durante el conflicto. La estancia construida por Sargón II todavía contaba con pinturas de la época, así como estatuas y relieves de diversa índole. De esta ciudad se tienen menos noticias y fotografías, así que todavía se desconoce el alcance exacto de los perjuicios causados.

9 La Gran Mezquita de Samarra, la más grande de su época (Irak)

Interior del Mausoleo Imam-al Dur antes del ataque "Interior del Mausoleo Imam-al Dur antes del ataque"

Terminamos este truculento repaso, que hubieramos preferido no tener que hacer, con la urbe de Samarra. A la pérdida en 2005 de la Gran Mezquita de Samarra (la más grande del mundo en el momento de su construcción) por un ataque rebelde contra la ONU, hay que sumar la del Mausoleo de Imam-al Dur. Con una arquitectura y decoración características del arte islámico, fue explosionado en octubre de 2014.

Comentarios