Buscar
Usuario

Vida

Las cuatro olas del feminismo: Evolución del movimiento que busca la igualdad

Sufragio, sexualidad y derechos reproductivos, son algunas de las reivindicaciones históricas de este movimiento.

Las cuatro olas del feminismo: Evolución del movimiento que busca la igualdad

La palabra feminismo y el movimiento feminista son el pan nuestro de cada día, pero no siempre ha sido así. Durante siglos la mujer ha tenido un papel inferior al del hombre y el concepto feminismo es realmente reciente. Aprovechando la celebración del Día Internacional de la Mujer nos adentramos en la historia de este movimiento y su desarrollo, centrándonos en las llamadas cuatro olas, que muestran cómo la lucha de las mujeres ha ido cambiando y adaptándose a su tiempo.

1 Primera Ola (Siglos XIX y primera mitad del XX)

Mary Wollstonecraft autora de la 'Vindicación de los derechos de la mujer' "Mary Wollstonecraft autora de la 'Vindicación de los derechos de la mujer'"

Si bien Platón destacaba que la mujer poseía "capacidades naturales" iguales para gobernar como las de cualquier hombre, durante siglos no se dudó ni por un segundo de la "inferioridad" las mujeres. No es hasta el siglo XVIII cuando se encuentran a las primeras autoras que podrían considerarse como precursoras del feminismo: Olympes de Gouge (1748-1791) y Mary Wollstonecraft (1759-1797). De hecho, en 1792 Wollstonecraft publicó una de las primeras obras de literatura feminista y base del feminismo moderno: 'Vindicación de los derechos de la mujer'. 

Sin embargo, no fue hasta finales del siglo XIX cuando se desarrolló este movimiento más ampliamente y comenzó la considerada como Primera Ola del feminismo, que tuvo lugar a finales del siglo XIX y principios del XX. De este periodo es la emblemática figura de las sufragistas que, en plena industrialización y auge de la políticas liberales y socialistas, buscaban más oportunidades, centrándose particularmente en el derecho a voto y a la propiedad

2 Segunda Ola (1960-1980)

Las calles se llenaron de mujeres que reivindicando sus derechos "Las calles se llenaron de mujeres que reivindicando sus derechos"

La década de los 60 fue convulsa en lo que respecta a los movimientos sociales: Mayo del 68, los movimientos pacifistas y la lucha por los derechos civiles fueron los protagonistas de esta época en la que obviamente el feminismo también entró a formar parte de la ecuación. Tras la Segunda Guerra Mundial, en los 50, las mujeres tuvieron que volver a su mero papel de amas de casa, lo que provocó que se levantasen contra su eliminación. De hecho, se dice que Simone de Beauvoir fue la encargada de poner las bases de este nuevo feminismo con su tratado 'El segundo sexo' —publicado en 1949—, mientas que en 1963 Betty Friedan siguió sus pasos escribiendo 'La mística de la feminidad'. En esta, Friedan exponía que la domesticidad obligatoria de las mujeres estaba acabando con su vida. 

Así, durante estas décadas, el discurso feminista se amplió paraincluir otros temas como la sexualidad, la familia, los derechos reproductivos, la violencia de género o las desigualdades legales y con respecto al trabajo. Un movimiento gracias al que se crearon los primeros centros de crisis por violaciones y de atención a las víctimas de violencia de género, además de cambios en las leyes del divorcio y custodia. 

3 Tercera Ola (1990-2010)

Los 90 y los 2000 fueron esos años en los que parecía que todos los debates sobre libertades y machismo parecían superados, pero realmente no era así. Los micromachismos, la hipersexualización de la mujer eran el pan nuestro de cada día de esa sociedad en la que la liberación de la mujer parecía más bien una mercantilización de su cuerpo. Estos son los años de la Tercera Ola feminista en el que el debate se centró más en estudios teóricos y revisión terminológica. Durante lustros el feminismo deja de mirar hacia las calles para explorar en profundidad lo que de verdad significaba ser mujer, el feminismo y adentrase en nuevas corrientes como la teoría queer y los feminismos decoloniales

4 Cuarta Ola (2010-...)

Detalle de una de pancarta en una de las últimas movilizaciones feministas "Detalle de una de pancarta en una de las últimas movilizaciones feministas"

La década de 2010 podría definirse como la del despertar social. Tras la gran crisis económica de 2007 y 2008 vinieron los años de la austeridad y la indignación. De repente, la gente empezaba a abrir los ojos y ver todas los fallos del sistema y se levantaba para luchar contra ellos. Esta fue la época de movimientos como la Primavera árabe, el 15M y Occupy Wall Street y, en todos ellos, las feministas eran parte de la gran amalgama de gente que luchaba por un mundo mejor. Y es que, si bien la anterior ola feminista pudo pecar de teórica e introspectiva, eso permitió queactualmente nos encontremos no ante la cuarta ola del feminismo, sino frente al "tsunami" feminista que hoy llena las plazas de todo el mundo. 

Por primera vez estamos ante un movimiento verdaderamente globalizado y masivo, sobre todo gracias a internet que ha permitido el desarrollo de un fuerte sentimiento de pertenencia a una lucha global, en la que se retoma el debate sobre temas históricos del feminismo como la violencia sexual o la desigualdad salarial. Ante todo hablamos de un movimiento que se enraíza en las luchas históricas por los derechos de los trabajadores y la justicia social, fruto de la explosión del neoliberalismo con la crisis del 2008 y la resucitación del fascismo. De hecho, una de las características de esta cuarta ola es esa: lalucha contra el fascismo y las políticas neoliberales que han convertido en negocio la sexualidad femenina a través de la industria del sexo y la de los vientres de alquiler

Un tsunami intergeneracional —empujado también por casos tan mediáticos como el del #Metoo y el juicio de 'La Manada' e impulsado por el fenómeno global de las Marchas de las mujeres de enero de 2017 en contra de la represión—que ha provocado la llegada masiva de jóvenes que se han sumado a los miembros históricos del movimiento. La consecuencia ha sido conseguir formar un caleidoscopio ideológico añadiendo nuevos puntos de vista y en el que también hay hueco para la reflexión sobre otros temas como la presión sobre las mujeres para ajustarse a los cánones de belleza, la misoginia en las instituciones y la empresa. En resumen, desigualdad de facto que las mujeres a día de hoy sufren día a día.

Todavía está por ver cuál será el futuro del feminismo, lo que sí está claro es que está en constante movimiento y continuará luchando que no se consiga un mundo más igualitario.

Artículos recomendados

Comentarios