Buscar
Usuario

Vida

Una reponedora se graba cantando en el súper, se viraliza y ahora firma un contrato internacional

La afortunada es Karina Ramage, empleada de una famosa cadena de supermercados británica, que cautivó con su voz y guitarra al productor Dan Glatman.

Una reponedora se graba cantando en el súper, se viraliza y ahora firma un contrato internacional

Ni el metro, ni un talent show, ni Eurovisión. Nada de esto le ha hecho falta a Karina Ramage para conseguir un hueco en la industria musical, tan solo una guitarra y acudir, como cada día, a su puesto de trabajo en Walterose, una conocida cadena de supermercados en Reino Unido.

Desde luego, Ramage no sabía que ese día se iba a encontrar en su lugar de trabajo con uno de los mánagers y productores más exitosos de la historia de la música pop del país: Dan Glatman. El célebre cazatalentos creó y llevó al éxito a la boyband Blue, líderes en ventas en el país durante la década pasada, representantes de Reino Unido en el Festival de Eurovisión 2011 y ganadores de varios premios Brit. La banda ha vendido nada menos que 15 millones de discos.

Como toda historia, tiene un principio y un final, aunque en este caso fue Glatman el encargado de que la vida de que esta chica escocesa diera un vuelco radical, pues ha conseguido, nada más y nada menos, que un contrato musical con el productor.

Todo ocurrió en cuestión de minutos, ya que el talento de Ramage hizo el resto. La chica de 25 años acudió al supermercado donde trabaja dos veces por semana, con su guitarra, como hace habitualmente. Karina, que actualmente vive en Londres, no puede esconder su pasión por la música, ya que lleva la guitarra al trabajo cada día porque al acabar su jornada, pues suele tocar en estaciones de tren cercanas y a veces, es requerida para algún que otro bolo

Una guitarra y una voz

Lo que también fue una casualidad para Daniel Glatman fue encontrarse con una voz tan delicada, pero a la vez cálida como la de Karina, cuando simplemente acudía en busca de galletas y harina. Todo comenzó cuando Glatman entró al establecimiento, ubicado en West Hampstead, al noroeste de Londres, y se dio cuenta de que Ramage llevaba consigo su guitarra. Sin embargo, su búsqueda de harina le llevó a descubrir algo más que este ingrediente culinario, ya que dio con su talento y le preguntó el por qué de su guitarra en el trabajo.

Karina Ramage le explicó lo que hacía y el mánager de la conocida banda británica, como quien no quiere la cosa, le instó a tocar uno de sus temas, justo en el pasillo de las galletas, ante la mirada de otros clientes, que atónitos, filmaban con sus smartphones el momento. 

La dependienta de Walterose accedió a cantar uno de sus temas, 'Wasteland', tras lo que Daniel quedó más que impresionado y no solo le prometió que cumpliría su promesa de llevarle hacia el éxito, sino que la realidad apunta a que va firmar un contrato de representación con él, además se encargará de buscar un sello discográfico que publique sus temas a la cantante. La canción trata sobre el daño que está causando el hombre al medioambiente, lo cual enamoró al productor: "Es el tipo de musica que el mundo necesita hoy en día". 

El empresario reconoció al Daily Mail que lo hizo porque le vio mucho futuro, digna de un hueco en la difícil industria musical británica: "Entré a por un paquete de galletas y una bolsa de harina y salí con una estrella". 

Artículos recomendados

Comentarios