Compra un bote de mermelada y encuentra dentro un condón

Compra un bote de mermelada y encuentra dentro un condón

Un cliente de Co-op Food denunciaba a través de las redes sociales haber encontrado un condón usado dentro de un tarro de mermelada de su marca.

Noticias María Pérez García María Pérez García 13 Febrero 2017 10:31

El mundo de los regalos promocionales ha llegado al punto de pasarse de 'original'. Desde que algunos clientes denunciaran encontrar dentro de productos 'regalos' tan peculiares como un cuarto de kilo de cocaína, las empresas se han puesto las pilas para superar el nivel del mercado. No obstante, el regalo que escogió la empresa Co-op Food no ha despertado la simpatía de sus clientes, ya que la cooperativa eligió nada más y nada menos que un condón usado, o al menos eso pensó el afortunado que descubrió la sorpresa. 

La alarma saltaba cuando Troy Hawkins, el usuario que había comprado el bote de mermelada, escribía en la cuenta de Facebook de la cadena alimentaria un comentario donde destapaba el asunto: "... Y usted piensa que un cupón de veinte libras me va a mantener en silencio". Además, junto con la publicación, incorporaba una foto del tarro del producto, donde se apreciaba un objeto que parecía un condón usado. 

Foto publicada por Troy Hawkins en su cuenta de Facebook "Foto publicada por Troy Hawkins en su cuenta de Facebook"

Los usuarios de la red comenzaron a contestar a la publicación. Muchos de ellos no dudaban en mostrar su indignación, y otros esperaban cautelosos a una respuesta del supermercado para esclarecer el asunto. Finalmente, la contestación de estos no se hizo esperar. Desde Co-op Food negaron rotundamente que fuera un condón, aportando además una explicación lógica del asunto:

En la inspección de la mermelada suministrada se ha descubiero que la sustancia era una espuma blanca solidificada, que a menudo se forma al hervir fruta en una solución con alto contenido de azúcar (como mermeladas y jaleas)

El comunicado proseguía con la explicación: "Esta formación de espuma se suele controlar mediante un agente antiespumante  que se añade al producto durante la fabricación, y en esta ocasión parece que el agente antiespumante no controlaba adecuadamente la espuma. A medida que el frasco pasaba a lo largo de la línea de producción, el frasco rodaba, doblando la capa de espuma de una manera que se asemejaba a un condón". 

Así mismo, la empresa afirmaba en su comunicado haber llamado a Hawkins para pedirle perdón. Debe ser que este se quedó conforme con las disculpas, ya que más tarde bromeaba en su perfil de Facebook comentando: "Fue un poco masticable". 

Comentarios