Buscar
Usuario

Política

Los informes contra Cristina Cifuentes: le hacía vudú a Esperanza Aguirre

Un expolicía habría advertido a la expresidenta de la Comunidad de que le habían encargado investigarla a cambio de 100.000 euros.

En su disurso de dimisión como presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes recordó que durante los últimos años ha sido víctima de chantajes y espionajes para acabar con su carrera política o acallarla. Todo ello fraguado por exdirigentes de su propio partido. 

El primer escándalo que tuvo que tapar fue en 2013. En aquel momento ella e Ignacio González se disputaban la presidencia del PP madrileño, que Mariano Rajoy dejaría en las manos de Cifuentes. Fue ese año cuando comenzó el juego sucio de González contra la que fuese su compañera de partido. Este estaba envuelto en el escándalo de su ático en Estepona y empezaban a acusarle de formar parte del Caso Púnica, es decir, de la financiación ilegal del PP, pero también se empezaba a relacionar a Cifuentes con esta trama ya que formaba parte de la cúpula. 

En una información dada por El Periódico se asegura que un expolicía nacional acudió a Cifuentes para contarle que le habían encargado realizar investigaciones contra ella para acabar con su carrera política. Este exagente tenía como cometido hacerse pasar por un periodista, recopilar toda la información posible y publicarla en un medio digital de la capital. Si lo conseguía se haría con 100.000 euros. Cuando Cifuentes supo los planes de sus enemigos acudió a la Comisaría de Información de la Policía Nacional, que registró su despacho en busca de sistemas de espionaje e investigó su móvil. Tras este hecho, Rajoy se quedó con Cifuentes como presidenta del PP en la Comunidad de Madrid y dio de lado a González. 

Cristina Cifuentes asegura que ha sido perseguida por haber "Cristina Cifuentes asegura que ha sido perseguida por haber "perseguido la corrupción""

Los informes que se habrían realizado sobre Cifuentes aseguraban que esta era cleptómana, que había mantenido relaciones sexuales con Ignacio González y que también le habría hecho vudú a este y a Esperanza Aguirre. El primero de los puntos tiene que ver con la información en la que varias alumnas del colegio mayor Antonio Caro aseguran que Cifuentes les robó mientras dirigía el centro en 1999. También se recogía en los informes el robo de dos cremas en un supermercado de Vallecas. 

Enemigos directos: Ignacio González y Esperanza Aguirre

El segundo punto de los dosieres, el sexo, jugó un papel muy importante en la guerra contra Cifuentes, ya que en estos se aseguraba que esta mantuvo una relación sentimental con Ignacio González mientras ambos tenían pareja. Las informaciones recogidas en los documentos hablaban de un hotel y de un piso en Madrid, en donde ambos mantenían encuentros. Además, también habría aparecido una tercera persona que enviaba mensajes anónimos a la mujer de González advirtiéndole del supuesto romance con su compañera Cifuentes. Aunque el entorno de González cree que esas notas eran del puño y letra de la expresideta madrileña. 

Mientras se especulaba sobre la autoría de las notas de la supuesta infidelidad de González, en un registro de la operación Púnica realizado por la Guardia Civil al despacho de Ildefonso de Miguel, gerente del Canal de Isabel II, encontraron escritos sobre esos anónimos y sobre Cifuentes. Sin embargo, la supuesta relación cobró más fuerza cuando Francisco Granados, exdirigente del PP de Madrid y acusado por corrupción y enemigo directo de Cifuentes y González, dijo ante el juez que ambos políticos habían mantenido una relación sentiemental. 

Cristina Cifuentes, Esperanza Aguirre e Ignacio González "Cristina Cifuentes, Esperanza Aguirre e Ignacio González"

El tercer punto de las investigaciones contra la política es el menos conocido pero el más extraño, ya que aseguran que Cifuentes habría realizado vudú a sus enemigos en la Comunidad de Madrid, de nuevo Ignacio González y Esperanza Aguirre. Las informaciones las habrían dado a conocer miembros del PP de Madrid en 2015 y justo cunado Cifuentes dimitió apuntaron que podrían existir pruebas de estas prácticas de magia negra. 

Todas estas acusaciones, las cuales siguen sin probarse, circulaban por las redacciones de los periódicos madrileños, pero no fue hasta el pasado 25 de abril cuando el único punto que está confirmado, el robo en el supermercado, salió a la luz y fue la puntilla que hizo dimitir a Cristina Cifuentes de su cargo como presidenta de la Comunidad de Madrid. 

Artículos recomendados

Comentarios