El cantante ruso Zelimkhan Bakev, torturado y asesinado por "sospecha de homosexualidad"

El cantante ruso Zelimkhan Bakev, torturado y asesinado por "sospecha de homosexualidad"

Activistas LGTBI aseguran que ha sido asesinado en un campo de concentración para homosexuales.

Noticias Víctor Mopez Víctor Mopez 24 Octubre 2017 11:23

Homofobia en estado puro en Rusia, concretamente en la república de Chechenia, que podría haberse cobrado una víctima mortal por "sospecha de homosexualidad". Desde el pasado 8 de agosto, el cantante pop checheno Zelimkhan Bakaev se encuentra en paradero desconocido, lo que podría haber desembocado en un final fatal. Activistas LGTBI han denunciado que el joven de 26 años habría sido torturado y asesinado en el marco de las purgas gays que lleva a cabo la república que forma parte de la Federación Rusa.

Bakaev residía en Moscú pero se trasladó hasta Crozny, capital de su Chechenia natal, para acudir a la boda de su hermana. Horas después de pisar el país, desapareció. Se le vio por última vez el 8 de agosto, aunque su familia no denunció su desaparición hasta nueve días más tarde.

Familiares del cantante llegaron a recibir un mensaje de WahtsApp procedente de su teléfono asegurando que había tenido que viajar al extranjero. No recibieron ningún mensaje más y desde entonces su teléfono está inoperativo y sus redes sociales no han registrado ningún movimiento.  Se cree que el mensaje podría haberlo escrito otra persona.

El cantante Zelimkhan Bakaev "El cantante Zelimkhan Bakaev"

Durate las primeras semanas de su desaparición reinó la confusión mientras comenzaban a surgir los primeros rumores que situaban a Bakaev en un campo de concentración para homosexuales. Al tratarse de un personaje público, el caso ha adquirido especial relevancia social, lo que ha obligado al ministro de Gobierno checheno a desmentir que hubiese sido detenido. Para refrozar esta teoría, un medio controlado por el Gobierno se hacía eco de un vídeo de Youtube en el que aparece un joven muy parecido a Zelimkhan Bakaev asegurando encontrarse en Alemania, donde la gente "es más amable". La falsedad del vídeo pronto se hizo evidente al ver que sobre la mesa había bebidas energéticas de marcas rusas que no se comercializan en Alemania. 

Semanas después del polémico vídeo y sin que la familia ni amigos recibiesen nigún nuevo mensaje sobre el estado del cantante, desde Russian LGTBI Network, organización que ha denunciado la persecución del colectivo en Chechenia, se ha asegurado que efectivamente Zelimkhan Bakaev fue detenido tras pisar suelo checheno por "sospecha de homosexualidad". Otras fuentes del activismo LGTBI en el país han confirmado a NewNowNext que Bakaev habría fallecido tras ser tortuado durante horas tras su detención.

La persecución contra los homosexuales en Chechenia

El país caucásico caza a los homosexuales ante la pasividad de Putin "El país caucásico caza a los homosexuales ante la pasividad de Putin"

Durante la pasada primavera, dos periodistas del diario ruso Novaya Gazeta denunciaron públicamente el acoso y las torturas a las que estaba sometiendo el gobierno de Chechenia a la comunidad LGTBI. La publicación acreditó la existencia de campos de concentración donde eran encarcelados y toturados los homosexuales desde el pasado mes de febrero. Desde entonces, los informadores han recibido amenazas por parte del gobierno y de sectores de la sociedad musulmana.

El gobierno liderado por Ramzán Kadýrov desmintió las informaciones asegurando que en la república "no existían gais" y que, en caso de haber alguno, su propia familia se encargaría de llevarles a un lugar del que jamás regresarían. Unas declaraciones que dejan en evidencia el rechazo existente en el propio seno familiar. Sin embargo, los periodistas que denunciaron este caso han confirmado a través del testimonio de varias víctimas que se está llevando a cabo una limpieza en el país.

Las organizaciones LGTBI afirman que decenas de personas homosexuales han tenido que ser evacuadas y que hay víctimas mortales como consecuencia de estas torturas. Human Rights Watch acusa a las autoridades chechenas de cometer estos crímenes y basan su argumento en la fiabilidad de las fuentes de las que disponen sobre el terreno.

Comentarios