Varios deportistas se unen para acabar con la imposición de la masculinidad

Varios deportistas se unen para acabar con la imposición de la masculinidad

¿Quién tiene que decir cómo ha de ser un hombre por ser un hombre? Con esta cuestión, varias personalidades han querido proponer la ternura, el acercamiento o la compasión como valores universales.

Vida Adrián Parrondo Adrián Parrondo 09 Febrero 2017 17:27

#MeTachoDeMacho. Con este hashtag, un grupo de deportistas y varias personalidades han querido promocionar para poner fin a los estereotipos sobre los hombres que aún perviven en la sociedad: "Si ser muy macho es no llorar, tener huevos, competir y competir, atreverse siempre, imponerse sobre otras personas, si ser un macho significa todo eso, me tacho de macho".

En la campaña han participado cuatro deportistas: el exjugador rojillo Patxi Puñal, el actual del Osasuna Roberto Torres, el jugador de fútbol sala Javier Eseverri y el levantador de piedras Migueltxo Saralegi 

"Somos diversos, tenlo claro", reza la campaña, en la que además aparecen seis personalidades más de diversos ámbitos como la cultura o el deporte, con el fin de participar en la "construcción de una sociedad igualitaria y cuestionar los estererotipos que tradicionalmente han definido lo que es ser un hombre".

La campaña, ha sido impulsada por al plataforma 'Acción contra la Trata', y tiene como fin "hacer sensibilización sobre la trata de personas con findes de explotación sexual pero también sobre otro tipo de masculinidades que pueden contribuir a una sociedad más igualitaria", según ha asegurado Alicia Jiménez, representante de la asociación a Diario de Navarra.

Para alcanzar una sociedad más igualitaria, Jiménez ha apostado por "un modelo de masculinidad que desmonte los valores de consumo, inmediatez, superioridad, competitividad y agresividad que nos son vendidos". Con ella, ha conculcado también el coordinador de la Federación de Asociaciones Gitanas de Navarra, Ricardo Hernández, que ha pedido que el "hombre se replantee" su posición en la sociedad, puesto que "el modelo que hasta ahora hemos impuesto a la población" es el referente.

Por ello, apuestan por cambiar las cosas en el sistema educativo, puesto que consideran que las campañas de este tipo solo pueden alertar del problema, pero no tienen la capacidad de solucionarlo. Por todo ello, piden una reflexión en la sociedad.

Homofobia interiorizada

La campaña considera que hay que cambiar el sistema educativo para terminar con la imposición de los roles de género "La campaña considera que hay que cambiar el sistema educativo para terminar con la imposición de los roles de género"

Los actuales roles de género impuestos han alcanzado todos los sectores de la sociedad. Muestra de ello, es que la mitad de los hombre homosexuales que cumplen con estas líneas rechaza a aquellos que no lo hacen. Según Fernando López, experto en Historia LGTB, esto se debe a que "siempre se ha caricaturizado a aquellos hombres que no cumplían con estas normas como afeminados y por ello, como más débiles". Es decir, homofobia y machismo van de la mano.

Frente a todo ello, cabe la reflexión de esta campaña, tal y como ha recordado el director del Planetario de Pamplona, Javier Armentia: "lo que hay que cuestionar es que no, que los valores de la masculinidad pueden ser la ternura, el acercamiento o la compasión". Porque, "¿quién tiene que decir cómo ha de ser un hombre por ser un hombre?".

Comentarios