"Busco a una mujer que me use y me envuelva en periódicos": La parafilia de moda

"Busco a una mujer que me use y me envuelva en periódicos": La parafilia de moda

Parece ser que en los foros de Internet hay una nueva afición sexual que está de moda: envolverse en hojas de periódico para provocar placer y excitación.

Vida María Pérez García María Pérez García 10 Noviembre 2016 14:24

Creíamos que ya conocíamos casi todos los aspectos del mundo del fetiche. Desde la última película de Paco León, 'Kiki: El amor se hace', parecía que poco a poco íbamos descubriendo que en cuestión de gustos no hay nada escrito. Cada vez estamos más acostumbrados a oír hablar de gustos como la podofilia, fetichismo por los pies; masoquismo, placer con el dolor o su variante la asfioxiofilia, gusto al ser ahogado; o la urofilia, capacidad de excitarse con la orina. Aunque peculiares, este tipo de gustos son conocidos en la sociedad. 

Sin embargo, la última parafilia de la que tenemos constacia es bastante "novedosa". Se trata del placer que despierta en algunas personas el tacto u olor de las hojas de periódico

Playground recoge varios testimonios de foros como Experience Project o Lush Stories, donde los usuarios confiesan en al anonimato su afición: 

Cuando era joven, solía masturbarme con las chicas 'pin-up' de los periódicos. Creo que fue ahí cuando empecé a masturbarme con sus hojas. Una de mis ex me envolvía con ellas jugando... ¡Me encantaba! Adoro la sensación de los periódicos en mi polla y en mis pelotas 
Empecé cuando iba al colegio. Me gustaba desnudarme, sentarme en el sofá y empezar a leer. Cuando daba la vuelta a las páginas, estas acariciaban mi piel desnuda y una sensación increíble me recorría el cuerpo. En ese momento, envolvía mi prepucio con una hoja y la carga no tardaba en desparramarse por todos sitios. Pero a veces, la excitación era tan fuerte que podía terminar sin apenas haberme tocado el pene

Aún no se tiene constancia de una explicación científica al fenómeno, aunque las primeras investigaciones apuntan a que puede ser un fallo en las conexiones del cerebro, que anula la capacidad de distinguir un estímulo sexual y no sexual

Del origen sabemos algo más. Este fetiche proviene de la época en la que la prensa del corazón acumulaba gran cantidad de imágenes de topless en sus páginas. Sin embargo, se ha producido una evolución del fenómeno y ya no es relevante el contenido de las hojas, ya que es su olor o tacto lo que excita a las personas. 

Justin Lehmiller, educador sexual y psicólogo de la Universidad de Harvard declara que las personas que poseen este tipo de gustos "están excitadas por algo que no está despertado sexualmente en la mayoría de las personas", por lo que esconden su fetiche y lo publican tan solo en el anonimato. 

Sin embargo, sí que se han registrado casos de personas que no están dispuestas a esconder su afición. Es el caso de Andrew/Sally Brett que publicó en su cuenta de Twitter un mensaje que rezaba: "Me gustaría encontrar una mujer que me use y me envuelva en periódico". 

Comentarios