Buscar
Usuario

Noticias

El líder de la célula yihadista de los atentados de Barcelona había colaborado con el CNI

El imán de Ripoll estrechó relaciones con los servicios de inteligencia españoles durante su estancia en prisión por tráfico de drogas.

Su nombre era Abdelbaki Es Satty. Fue imán de Ripoll (Girona) y el líder de la célula yihadista que provocó uno de los atentatos terroristas más graves ocurridos en España desde el 11 de marzo de 2004. Barcelona se vio sumida en el caos el pasado 17 de agosto tras el atropello masivo por parte de un terrorista en Las Ramblas. La masacre provocó 16 personas fallecidas y 150 heridos. Su autor material fue abatido por los Mossos varios días después.

Desde entonces, las investigaciones ordenadas por el juez Fernando Andreu de la Audiencia Nacional se encuentran en secreto de sumario. Pero ahora, tres meses después de la matanza, se ha revelado que el impulsor e inspirador de estos atentados, el imán de Ripoll, había colaborado años atrás con el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) español durante su estancia en prisión.

Condenado por tráfico de drogas

La casa de Alcanar donde se produjo la explosión que acabó con la vida del imán de Ripoll "La casa de Alcanar donde se produjo la explosión que acabó con la vida del imán de Ripoll"

El autor intelectual del 17-A llegó a España en 2002. Tras los atentados del 11-M, su nombre apareció en la agenda de teléfono de uno de los detenidos. Desde entonces, se convirtió en alguien conocido por las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado.

Es Satty estuvo investigado por la Policía Nacional durante la 'Operación Chacal', un dispositivo desplegado tanto por los agentes nacionales como por la Guardia Civil para intentar desenmascarar un grupo de terroristas. Durante el desarrollo de las pesquisas, los nacionales pincharon el teléfono del imán sin obtener ninguna prueba concluyente.

En 2010, Es Satty ingresaba en prisión por un delito de tráfico de drogas. Había intentado introducir en España a través de la frontera de Ceuta 121 kilos de hachís en su coche, producidos en la zona del Rif, lugar de nacimiento del terrorista. Fue entonces cuando comenzó su colaboración con el CNI, aunque se desconoce cuándo se inició y cuándo acabó. El imán estuvo cuatro años encarcelado al cumplir su condena íntegra, ya que rechazó en varias ocasiones las reducciones por buen comportamiento.

La ola de solidaridad tras los atentados de Barcelona recorrió todo el planeta "La ola de solidaridad tras los atentados de Barcelona recorrió todo el planeta"

Fuentes de los servicios secretos del CNI confirman que, efectivamente, mantuvieron contactos con el líder de la célula yihadista que años más tarde provocaría el atentado de Barcelona. "Entran dentro de los protocolos habituales del organismo. Lo normal para obtener información para la lucha antiterrorista es contactar con quienes puedan tenerla y en las cárceles hay mucha gente que coopera", declaran dichas fuentes.

Sin embargo, pese a las aclaraciones del CNI, Es Satty no estaba acusado de ningún delito de terrorismo, sino que se encontraba en la cárcel por tráfico de drogas, por lo que los argumentos esgrimidos son contradictorios. Aunque bien es cierto que ya desde 2005 las investigaciones policiales pasaron "de puntillas" por las actuaciones del imán de Ripoll.

Es Satty salió de prisión en 2014 y ofreció sus servicios como imán en Vilvoorde (Bélgica). En dicho país, las autoridades sospecharon de él y solicitaron información a los Mossos d'Esquadra sobre sus antecedentes. No obstante, el cuerpo policial catalán no tenía fichado al líder yihadista, por lo que no pudieron corroborar las dudas sobre su persona. Desde 2015 comenzó su andadura como imán de Ripoll, pese a que no podía ejercer ese cargo con antecedentes penales, y se inició así el entramado terrorista que destruyó la vida de 16 familias y puso entre las cuerdas a todo un país.

Artículos recomendados

Comentarios