Buscar
Usuario

Televisión

Australia no viajará a Róterdam para Eurovisión 2021: competirá con una actuación pregrabada

Las restricciones impuestas por el coronavirus en el país impiden a Montaigne abandonar sus fronteras y competir en la cita europea del mes de mayo.

Australia no viajará a Róterdam para Eurovisión 2021: competirá con una actuación pregrabada Australia no viajará a Róterdam para Eurovisión 2021: competirá con una actuación pregrabada

Foto: Jess Gleeson | UER

Australia no podrá competir en Eurovisión 2021, al menos como venía haciéndolo hasta ahora. Ya sabemos que el Festival de Eurovisión 2021 dejará huella como la edición más atípica del certamen en sus 65 años de historia. No obstante, quien ha vuelto a hacer historia es Montaigne, la representante de la tierra de los canguros y los koalas, pues además de ser la única artista australiana que ha estado involucrada en el concurso de forma consecutiva, será la primera en realizar su actuación desde casa, con 'Technicolour'. No obstante, la celebérrima cita anual, que tendrá lugar los próximos 18, 20 y 22 de mayo, aún espera ver a los 38 concursantes restantes sobre su escenario.

Como excepción ante la situación actual de la pandemia, y así garantizar su celebración, la organización del Festival de Eurovisión 2021, con un comité encabezado por Martin Österdahl, supervisor ejecutivo de la Unión Europea de Radiodifusión (UER), y el Grupo de Referencia, encargado de determinar y modificar las reglas del formato; así como los equipos de los entes públicos AVROTROS, NOS y NPO que ya se encuentran inmersos en pleno proceso de preproducción en Róterdam, han autorizado a todos los países participantes a grabar una actuación back-up, de reserva, en caso de darse la temida circunstancia de tener que permanecer dentro de las fronteras el país a causa del coronavirus y los estrictos protocolos en regla que algunos países mantienen.

El hecho de que Australia haya tenido que cambiar su hoja de ruta para el festival no ha pillado por sorpresa. El productor ejecutivo de Eurovisión 2021, Sietse Bakker, se mostraba incierto hace algunos días ante la más que probable coyuntura de prescindir de Montaigne y su 'Technicolour' sobre el escenario del Rotterdam Ahoy, que ya se encuentra en una fase muy avanzada de construcción. A principios de la segunda semana de abril, Bakker confirmaba ante el medio local neerlandés AD que la cantante, su equipo y el conjunto de la delegación patria podrían tener problemas para abondonar las fronteras australianas, pues el Gobierno habría dictaminado poder hacerlo únicamente por motivos laborales o de interés nacional. Podría considerarse de tal índole, pero lo cierto es que la representación del país en Eurovisión podría no haber sido suficiente para el Ministerio de Educación, Cultura y Ciencia, que previamente habría permitido las entradas y salidas del país en el sector cultural, en un intento de no frenar la creatividad de todos aquellos que pertenecen a él.

Las SBS australiana y Montaigne lamentan lo ocurrido

La SBS, en palabras de John Martin, editor comisionado y jefe de delegación en Eurovisión, ha hecho balance y explicado el papel que el ente público australiano tendrá que tomar a partir de ahora, durante los días que restan hasta la llegada de Eurovisión 2021. "Australia ha abrazado el espíritu de Eurovisión durante más de 35 años en SBS, y nuestro afecto y entusiasmo por el concurso ha seguido creciendo desde que competimos por primera vez en Viena en 2015", afirma en el comunicado emitido, en el que apunta a la "exhaustiva evaluación" llevada a cabo en la difícil tarea de determinar si la delegación podría viajar a Róterdam, además de todos los factores involucrados en el viaje.

Por otro lado, Martin ha querido felicitar a la UER y a los entes AVROTROS, NOS y NPO por el "excelente trabajo que se está realizando". "Estamos trabajando con ellos para ayudarlos a crear una transmisión memorable y exitosa", explica. "Montaigne seguirá compitiendo con el verdadero espíritu australiano con su edificante y poderoso 'Technicolour', que sorprenderá y deleitará a Europa, demostrando que estamos dispuestos a ganar el concurso".

Montaigne, por su parte, lamenta no poder subirse al escenario eurovisivo en directo una vez más y asegura que tenía planeado "refugiarse entre videojuegos", entre ensayo y ensayo, en caso de haber podido viajar a los Países Bajos. "Sigue siendo un inmenso privilegio poder participar y competir en Eurovisión, en su fandom y sus procesos, a lo largo de dos años consecutivos. He podido enviar dos canciones de las que estoy orgullosa y que han significado cosas importantes para la gente. ¡Aún me siento realmente emocionada de poder presentar Technicolor, sea como sea la forma en la que se materialice mi actuación final con ella! Es una fiesta tan hermosa y ni siquiera una pandemia puede acabar con el proyecto. Eurovisión vivirá para siempre", ha sentenciado, tras hacerse pública la noticia.

'Technicolour', viaje a través del empoderamiento y las emociones

Australia se presentará en la primera semifinal del 18 de mayo con 'Technicolour', compuesto por la propia Montaigne y Dave Hammer. El tema se enmarca dentro del género hyperpop y fue seleccionado internamente por la SBS, emisora australiana encargada de Eurovisión. Será la sexta vez que este país de Oceanía defienda musicalmente sus colores ante europa, siguiendo la estela de Guy Sebastian, Dami Im, Isaiah, Jessica Mauboy y Kate Miller-Heidke. A lo largo de sus cinco participaciones previas, tras el comienzo de su andadura en 2015, Australia ha conseguido estar entre los 10 mejores en cuatro ocasiones, quedándose a las puertas de la victoria en 2016 con el tema 'Sound of Silence'.

Tras la cancelación de Eurovisión 2020, Montaigne esperaba con ganas volver a ser la candidata patria para la edición de este año. Su tema 'Don't Break Me' se alzó con la victoria en el programa musical 'Australia Decides' en febrero de 2020 y desde entonces, Jessica Cerro, nombre de pila de la artista, no ha parado de soñar con su actuación sobre el palco escénico europeo. Será "divertida, adorable, alocada y mordaz", define, añadiendo que rozará lo "irónico", pero no lo cínico, jugando con una línea visual inspirada en la serie manga Sailor Moon y el videojuego FInal Fantasy 10.

Pese a que Montaigne ha prometido dar un espectáculo de mucha luz y color, de la misma forma que hizo en su presentación durante el evento Sydney Mardi Gras, que tuvo lugar en el estadio Cricket Ground a principios del pasado marzo, las casas de apuestas se muestran poco receptivas ante la posibilidad de ver a Australia triunfadora. El micrófono de cristal este año parece que no será para Montaigne, pues colocan a la cantante en el puesto vigesimocuarto. Eso sí, en caso de cumplirse dicho pronóstico, le valdría para estar en la gran final del 22 de mayo.

'Technicolour' quiere transmitir un mensaje de empoderamiento ante la discriminación, lanzando un mensaje de esperanza, valor y coraje a todos aquellos que se sienten vulnerables, pues a través de la diversidad y la unión de todos, "la humanidad es más fuerte". El sonido tan característico guía al oyente a través de las emociones de un viaje que la propia cantante espera que haga al público "llorar, bailar y asumir un poder corporativo maligno".

El certamen se resiste al coronavirus

Mientras que Eurovisión 2021 última sus preparativos con la puesta a punto de toda la logística requerida para su celebración en el complejo Ahoy de Róterdam, los representantes de los 39 países participantes se encuentran inmersos en jornadas intempestivas de ensayos, entrevistas y grabaciones de material promocional. Es el ejemplo del suizo Gjon's Tears o la francesa Barbara Pravi, quienes han aprovechado para dar a conocer sus temas en España a través de 'Rocio, contar la verdad para seguir viva', la docuserie de Mediaset. Un movimiento muy inteligente por parte de la privada, aunque también de los respectivos equipos de los cantantes, quienes ahora, con total seguridad, confian en arañar unos cuantos puntos del televoto español. Ambos se encuentran en lo más alto de las casas de apuestas, aunque desde hace días no consiguen desbancar a Destiny Chukunyere, la representante de Malta, que lidera la lista como gran favorita para hacerse con la victoria con su divertido y pegadizo 'Je me casse'.

Continúa la construcción del escenario dentro del Ahoy de Róterdam (Países Bajos). Créditos: Nathan Reinds/NPO/NOS/AVROTROS "Continúa la construcción del escenario dentro del Ahoy de Róterdam (Países Bajos). Créditos: Nathan Reinds/NPO/NOS/AVROTROS"

La crisis sanitaria no ha dejado títere sin cabeza, aunque el tsunami provocado por la COVID-19 no ha podido con Eurovisión, al menos no este año. La audiencia europea, que tuvo que conformarse con 'Europe Shine A Light' en 2020, no podrá viajar a Róterdam, aunque sí disfrutará de un espectáculo sin precedentes, del que se han rescatado la mayoría de elemetnos que no pudieron ver la luz en 2020, entre ellos el escenario o el concepto de las postales introductorias a la actuación de cada país. No obstante, el Gobierno neerlandés ha confirmado que 3.500 personas podrán ver el show en directo, gracias a la empresa de eventos Fieldlab, a modo de prueba en el desarrollo de este tipo de reuniones culturales masivas. Las cadenas de televisión estatales, anteriormente citadas, han diseñado mecanismos y protocolos que exigen la seguridad de todos los artistas y así no tener que recurrir a las actuaciones pregrabadas. Además, todos ellos, junto al resto de miembros de la delegación, deberán permanecer el mayor tiempo posible en sus hoteles. En esta línea, al menos 500 periodistas de todo el mundo podrán hacer uso de las instalaciones del centro de prensa, entre los que se encuentra el equipo de Los Replicantes.

Artículos recomendados

Comentarios