En Alemania se castró a prisioneros homosexuales hasta finales de los 60

En Alemania se castró a prisioneros homosexuales hasta finales de los 60

La homosexualidad estuvo castigada en Alemania hasta 1969 aunque hubo que esperar hasta 1994 para la despenalización real.

Vida Víctor Mopez Víctor Mopez 31 Enero 2017 11:43

Cuando hablamos de derechos LGTB parece que ya se ha alcanzado la igualdad y libertad absoluta olvidando así las agresiones homófobas que cada día tienen lugar entre nuestras calles. No hace falta irse muy lejos para encontrar estos casos pues en 2016, tan solo en la Comunidad de Madrid tuvieron lugar 239 agresiones al colectivo

En 1990, la Organización Mundial de la Salud eliminó la homosexualidad del catálogo de enfermedades mentales, pero eso no impide que hoy en día muchos países la condenen. 73 países penalizan la homosexualidad, diez de los cuales castigándola con la muerte. Históricamente la comunidad LGTB ha estado perseguida, pero, de nuevo, no hace falta irse tan lejos.

Durante una investigación llevada a cabo por el historiador Jens Kolata sobre los abusos y atrocidades que los nazis llevaron a cabo durante el III Reich, descubrió algo que le dejó sin palabras: Alemania continuó castrando a hombres gays hasta finales de los años 60 a cambio de reducirles las estancias en prisión. 

Por todos es sabido que la homosexualidad fue perseguida durante los años de Adolf Hitler, aunque la ley que penalizaba la homosexualidad en Alemania era anterior, concretamente se aprobó en 1871. Hubo de esperar hasta 1969 para su despenalización aunque no fue hasta 1994 cuando la ley se derogó por completo. Se calcula que se condenó a 55.000 personas por su orientacion sexual.

La homosexualidad, perseguida en Alemania "La homosexualidad, perseguida en Alemania"

Kilata descubrió que en la prisión de Hohenasperg (en el estado de Wurtemberg), se estuvo llevando a cabo la castración a hombres gays hasta 1969. En los documentos que encontró el historiador se habla de "castración voluntaria" aunque en realidad se trataba de un completo chantaje. En 1996, uno de los hombres gays que sufrieron la castración ofreció una entrevista detallando que los funcionarios de la prisión advertían que si no se castraban jamás volverían a ser libres. 

Los documentos encontrados son anotaciones que el psicólogo Nikolaus Heim tomó en aquella época quedando patente que este tipo de prácticas continuaron llevándose a cabo tras la caída de los nazis. La castración comtinuó realizándose en Alemania hasta 1978, años en el que se registraron 51 casos, 12 de los cuales eran hombres LGTB. Tal y como recoge Pink Neews, desde el Ministerio de Justicia alemán han aclarado que tienen la intención de investigar este descubrimiento.

Comentarios