Buscar
Usuario

Noticias

Agresión homófoba en una playa de Málaga: le da cabezazo al grito de "maricón"

La víctima ha denunciado los hechos y apunta a un delito por homofobia: "Tenía la cara inyectada en odio".

Agresión homófoba en una playa de Málaga: le da cabezazo al grito de "maricón" Agresión homófoba en una playa de Málaga: le da cabezazo al grito de "maricón"

Foto: Redes sociales

Jaime, un hombre de 35 años, ha denunciado haber sido víctima de un ataque homófobo en la playa para perros del Guadalhorce, en Málaga. Los hechos ocurrieron el pasado domingo 18 de julio sobe las 17:20 horas, cuando la víctima estaba con tres amigos disfrutado de una tarde de playa.

El grupo estaba con los dos perros de su amiga, por lo que se encontraban en la zona habilitada para estar con las mascotas. Según ha relatado Jaime, los animales se acercaron en varias ocasiones al lugar en el que se encontraban dos parejas a unos 150 metros. "Llamamos a los perros para que no los molestaran, pero son muy sociables y volvían", relata.

Finalmente uno de los hombres del otro grupo se les acercó para recriminarles lo de los perros. "¿Vais a hacer algo con los perros de una puta vez?", a lo que Jaime contestó: "Perdona, pero estamos en una playa para perros". "El simple hecho de que yo le contestara le dio mucha rabia y se puso a un palmo de mi cara. Volvió a decirme que o hacíamos algo con los perros o íbamos a tener problemas. Le pedí que lo entendieran y justo en ese momento me soltó un cabezazo en la cara y me dijo maricón", recuerda Jame.

"Tenía la cara inyectada en odio"

Ante la agresión, los amigos de la víctima decidieron grabarlo todo con el móvil. Jaime, asustado, cogió un ladrillo que había por si tenía que defenderse de nuevas agresiones físicas, pero el otro hombre agarró una piedra más grande continuando con los insultos homófobos.

"Cuando vio que no me acobardé y que estábamos llamando a la policía, recogieron y se fueron", continúa. Jaime y sus amigos decidieron seguirlos sin dejar de grabar para poder coger la matrícula de su coche. Durante el recorrido los insultos homófobos se sucedieron e incluso las amenazas. Uno de ellos le advirtió que le clavaría la sombrilla de la playa.

Tras acudir al centro de salud para que le curaran la brecha sufrida en la nariz por el cabezazo, fue a la comisaría para denunciar los hechos. En la denuncia, según publica Sur, reseñó que se sintió "vejado y amenazado" por los insultos homófobos. "Allí había más perros, pero solo le molestaban los de tres mariquitas en mini bañador. El hecho de que yo le contestara, que me atreviera, fue el detonante. Tenía la cara inyectada en odio", señala.

Artículos recomendados

Comentarios