Buscar
Usuario

Noticias

Brutal agresión homófoba en Galicia: "Me preguntaron si era gay y me pegaron puñetazos en el ojo y la cabeza"

"Sufrí una agresión de un grupo de 4 chavales que me pegaron 4 o 5 puñetazos en el ojo derecho y la cabeza", denuncia.

Brutal agresión homófoba en Galicia: "Me preguntaron si era gay y me pegaron puñetazos en el ojo y la cabeza" Brutal agresión homófoba en Galicia: "Me preguntaron si era gay y me pegaron puñetazos en el ojo y la cabeza"

Foto: Instagram

Una agresión de corte homófobo. Esa es la situación que denuncia haber vivido un joven en la localidad pontevedresa de Vilagarcia de Arousa, en las inmediaciones del edificio de la Autoridad Portuaria.

El joven ha denunciado los hechos a través de Instagram: "Sufrí una agresión homófoba por parte de un grupo de 4 chavales que me pegaron 4 o 5 puñetazos en el ojo derecho y en la parte lateral de la cabeza".

Los hechos ocurrieron "mientras daba un paso con un chico con un chico y se acercó una pandilla a pedirle pipas". Aunque asegura que "de manera inofensiva y sin intención de crear ningún problema (a modo de broma, evidentemente)- le eché coca-cola en las manos a uno de los que se acercaron", a renglón seguido añade: "Me empezó a insultar llamándome "MARICÓN". Unos insultos que luego continuarían.

El joven abandonó el lugar con su compañero, hasta que se encontró con una de las chicas que componían el grupo. Según el relato del denunciante, ella "apartó al chico que me acompañaba porque le dijo que le tenía que contar algo personal y que yo no podía estar delante".

"Me preguntaron si era gay y empezaron a pegarme 3 o 4 puñetazos en el ojo y en la cabeza mientras me dejaban ciego"

Fue en ese momento cuando, asegura, "el chico que me empezó a insultar anteriormente se presentó delante mía con su pandilla y me empezaron a insultar de manera muy homófoba, yo no pude reaccionar ya que estaba muy nervioso". En ese momento, "uno de los chicos de la propia pandilla me preguntó si era gay, a lo que yo respondí que sí".

Fue precisamente en ese momento, cuando comenzó la paliza. "Seguidamente, uno por uno, me empezaron a pegar 3 o 4 puñetazos en el ojo y en la cabeza mientras me dejaban ciego durante unos segundos. Antes de que me dieran el último puñetazo, les intenté pedir perdón, pero no me dieron tiempo y me pegaron el último".

El joven añade que entiende que el motivo de la agresión se encuentra en su orientación sexual, no por el simple hecho de lo sucedido, sino "por los insultos y por el puñetazo, después de declararme gay delante de ellos".

Finalmente, especifica que "cuando puse la denuncia, no pudieron llevar el caso directamente al juzgado porque no hay una ley que implique este tipo de agresiones homófobas".

Artículos recomendados

Comentarios