Buscar
Usuario

Noticias

Adhara, la niña mexicana con cociente superior a Einstein a la que no permiten estudiar astrofísica

Adhara Maite Pérez es una niña prodigo mexicana que ansía estudiar astrofísica y trabajar en la NASA, aunque no puede hacerlo por su corta edad.

Adhara, la niña mexicana con cociente superior a Einstein a la que no permiten estudiar astrofísica

Adhara es una niña mexicana de ocho años que ha atraído las miradas del mundo entero. Tiene un cociente intelectual de 162, mientras que el nivel medio se sitúa entre 90 y 109. Supera incluso a Einstein o Stephen Hawking. La revista Forbes la reconoció como una de las 100 mujeres más poderosas de México. Sin embargo, su vida no está siendo tan fácil como nos podría parecer.

Adhara Maite Pérez Sánchez fue diagnosticada con síndrome de Asperger y autismo con tres años debido a su alta inteligencia y, durante su época en el colegio fue víctima de Bullying por ello. A los dos años ya hacía cosas que no eran propias de su edad, y con 3 aprendió álgebra. Para su madre, su hija no era normal, y tuvo la suerte de encontrar a una psicóloga que ahondó más en Adhara, para saber que no era solo una niña con Asperger. Dicha psicóloga propuso hacerle pruebas para comprobar cuál era su cociente intelectual, y una vez confirmadas sus altas capacidades y ya calificada como niña prodigio ingresó en el Centro de Atención al Talento (CEDAT) de México, donde acabó el bachillerato.

Un camino lleno de piedras

Aunque la Declaración Universal de los Derechos Humanos contempla que "toda persona tiene derecho a la educación", sin establecer límites como la edad, Adhara no ha podido matricularse en la Universidad Nacional Autónoma de México por "su corta edad", aunque pudo asistir como oyente al centro.

Otro obstáculo ha sido el de la imposibilidad de poder cursar astrofísica en la Universidad de Arizona por falta de recursos económicos. Su madre ha expuesto en los medios que, a pesar de que la becaran los estudios, conseguir los papeles y mantenerse en Estados Unidos supondría un coste imposible de abarcar. Por ello, la pequeña ha tenido que buscar otras opciones: ahora estudia dos carreras a la vez, de forma online. Una de ellas es ingeniería industrial, con especialización en matemáticas, y la otra es ingeniería en sistemas. "Hace todos los deberes entre lunes y martes y ya tiene libre el esto de la semana", asegura su madre. Y, aunque en su tiempo libre todavía juega con sus muñecas astronautas, también está escribiendo un libro, titulado 'No te rindas' y dedicado a niños con Asperger, con el propósito de que continúen persiguiendo sus sueños. Pero eso no es todo: también está trabajando en una pulsera inteligente con la que podrán medirse las emociones, especialmente para las personas con autismo o pacientes en coma.

Ahora su familia solicita el apoyo del estado mexicano para que Adhara pueda convertirse en la niña más joven en estudiar astrofísica y así evitar que el mundo pierda su talento. Sin embargo, lo consigan o no, Adhara ya ha advertido de que piensa conseguir su sueño de ser astronauta y poder trabajar en la NASA.

Artículos recomendados

Comentarios