Frase del día

<< >>

"No quiero una Cataluña independiente; otros harían lo mismo"

Jean-Claude JunckerJean-Claude Juncker Presidente de la Comisión Europea

Viernes, 13 de Octubre de 2017

¿Por qué es la frase del día?

Europa sigue apostando por apoyar la postura del Gobierno de Mariano Rajoy frente al desafío independentista al orden constitucional español. Pese a las críticas por la actuación del Ejecutivo central durante la jornada de celebración del referéndum ilegal con la dura respuesta policial a los votantes, la UE mantiene una postura unánime y hace un llamamiento al diálogo.

Una vez más, Jean-Claude Juncker, el presidente de la Comisión Europea, ha tendido la mano a Rajoy. "Si Cataluña se independiza, otros harían lo mismo. Y no quiero una UE de 98 Estados", aseguraba tajantemente en una conferencia en Luxemburgo. Juncker asegura sentirse "muy preocupado" por el conflicto que se está desarrollando en España y niega la posibilidad de que la UE interceda como mediadora: solo lo hará si así lo solicita el Gobierno español, pese a las presiones que dice haber recibido para que se inmiscuya en el enfrentamiento.

Sin embargo, pese al apoyo explícito que muestra dar públicamente a Rajoy y a sus decisiones, también ha querido lanzar una leve crítica hacia la actuación del mismo. "Desde hace días le pido a Rajoy que tome medidas para que la situación no se descontrole. Se han hecho cosas, pero queda mucho por hacer", aseveraba en un tono crítico. Juncker ha querido dejar claro que luchará hasta el final por mantener la UE tal cual está. "Ya es difícil con 28, con 27 (tras el Brexit de Reino Unido), no será fácil, pero con 98 sería imposible". Con esta frase hace referencia a la multitud de aspiraciones independentistas que recorren la UE y a las que una posible independencia de Cataluña daría alas.

Juncker apela a la responsabilidad de todas las partes y pide a Cataluña que respete la legalidad y vuelva al orden constitucional. Asimismo, alude a la doctrina Prodi, la cual establece que la independencia de un Estado le abocaría a salir de la UE y a tener que solicitar su reingreso, con la posibilidad de no poder entrar ya que se necesita unanimidad para entrar al club comunitario y España podría ejercer su derecho a veto al no reconocer el nuevo Estado catalán.

Comentarios