Ponen a la venta la casa de Harry Potter y no es tan cara como podríamos esperar

Ponen a la venta la casa de Harry Potter y no es tan cara como podríamos esperar

La casa en la que vivía Harry con los antipáticos Dursley sale al mercado por una importante cantidad de dinero que, sin embargo, resulta bastante razonable si la comparamos con todo lo que han llegado a pagar los fans en merchandising.

Cine María Pérez García María Pérez García 20 Septiembre 2016 09:23

Todos sabemos que el mercado inmoviliario atraviesa una mala racha, pero ni siquiera la crisis es una barrera para un buen fan y menos si estamos hablando de un fan de la saga de 'Harry Potter'. La casa del número 4 de Privet Drive, aquella que criara al famoso mago, acaba de salir al mercado. ¿Ha llegado por fin el momento de romper el cerdito de tu infancia?

La casa que alberga la alacena bajo la escalera más conocida del mundo ha salido a la venta por 475.000 libras (unos 552.000 euros), una cifra bastante moderada considerando las desporporcionadas cantidades que algunos fans han llegado a gastar en objetos de merchandising de la saga. Hablamos de objetos tan míticos como una Nimbus 2000, la famosa escoba voladora del mago, por la que se ha llegado a desembolsar más de 600 euros, con la pequeña diferencia de que esta escoba no volaba. O, sin ir más lejos, las entradas para la obra de teatro 'El niño maldito', que en reventa superan los 1.000 euros.

La verdadera casa, situada en realidad en la calle Picket Post Close, en Martins Heron, aparece tan solo en la primera y quinta películas de la saga, 'La Piedra Filosofal' y 'La Orden del Fénix', ya que los vecinos fueron reclamando mayores compensaciones económicas por filmar en su urbanización y Warner Bros decidió recrear el exterior en un estudio. 

La casa no guarda rastro de la ambientación de la película "La casa no guarda rastro de la ambientación de la película"

Esta no es la única diferencia que la realidad guarda con la ficción, ya que la casa tampoco está situada en el condado de Surrey, como figura en la novela, si no que se encuentra en un condado limítrofe, Berkshire. Además, y como era de esperar, el interior de la vivienda no guarda ningún parecido con lo que se ve en las películas. En la oferta que se puede consultar en Internet puede observarse que, aunque realmente debe ser un hogar muy agradable, alguien ha debido llamar a los obreros para remodelar la casa de los antipáticos Dursley.

Gracias a sus tres dormitorios no será necesario que nadie duerma debajo de la escalera y, además, como se presupone que serán muggles los que habiten la vivienda, viene incluido un completísimo sistema de alarma y un garaje para aparcar los mundanos coches.

Los propietarios van a organizar una jornada de puertas abiertas para ver el interior de la casa "Los propietarios van a organizar una jornada de puertas abiertas para ver el interior de la casa"

Sea como fuere, el fenómeno fan de la saga es innegable, y no es de extrañar que alguien esté dispuesto a afrontar esa cantidad para poder dormir en ese acogedor hueco de debajo de la escalera. Los dueños advierten en el anuncio que, debido a la gran demanda, van a organizar el 24 de septiembre una jornada de puertas abiertas para enseñar la casa.

Una familia gasta 15.600 euros en imitar el salón comedor de Hogwarts

No es la primera vez que alguien intenta vivir como el mismísimo Harry Potter. Una mujer de 31 años, Charlotte Kyriakou, decidió remodelar el salón de su casa, situada en Shrewsbury, una ciudad al oeste de Inglaterra, para que fuera igual que el comedor de Hogwarts

Charlotte gastó la friolera de 15.600 euros en conseguir que el salón de su casa fuera una imitación del internado. La familia realizó la reforma a mano y fue recopilando antigüedades que imitaban el atrezzo de la película, incluso consiguieron dos piezas originales de esta.

A pesar de su intento, el comedor acabó alejándose del majestuoso salón de Hogwarts y terminó pareciéndose al salón de La Madriguera, la casa de Ron Weasley, pero lo que es innegable es que la familia puede disfrutar ahora de verdaderas comidas de película. 

Comentarios