Tordesillas presenta el festejo que sustituirá al Toro de la Vega

Tordesillas presenta el festejo que sustituirá al Toro de la Vega

El Toro de la Peña será el nuevo festejo que se celebrará en Tordesillas en lugar del Toro de la Vega, prohibido por una normativa de Castilla y León que impide que los animales sean sacrificados en público.

Noticias David Carro David Carro 28 Julio 2016 16:16

El Ayuntamiento de Tordesillas ha anunciado el festejo que sustituirá al criticado Toro de la Vega, después de que este fuera prohibido expresamente por no adaptarse a la nueva normativa de Castilla y León. En su lugar, el 13 de septiembre se celebrará en el municipio vallisoletano el Toro de la Peña que, aunque seguirá utilizando al animal para el entretenimiento popular, este no será lanceado ni el evento finalizará con su muerte.

De este modo, se satisfacen parcialmente las exigencias de los animalistas, pues el toro no será sacrificado. No obstante, el hecho de utilizarlo como divertimento, con el estrés que conlleva, sigue siendo blanco de quienes luchan por que, algún día, una festividad popular no implique la utilización de un ser vivo. El próximo 15 de agosto el consistorio dará a conocer la nueva normativa de manera oficial.

El marco regulador de Castilla y León que entró en vigor el pasado 20 de mayo impedía que el Toro de la Vega se siguiera organizando tal y como lo conocíamos hasta ahora. La nueva normativa impedía "dar muerte a las reses de lidia en presencia del público de espectáculos taurinos populares y tradicionales" y el objetivo de la tradición de Tordesillas era perseguir al toro a través de un recorrido durante el que se le hería y lanceaba hasta darlo por muerto.

Una festividad medieval siempre polémica

El Toro de la Peña no podrá ser sacrificado "El Toro de la Peña no podrá ser sacrificado"

En los últimos años las protestas contra el Toro de la Vega se iban haciendo más sonoras y ganaban adeptos a pasos agigantados, cada vez más mediáticos. Mientras tanto, los organizadores y partidarios lo defendían bajo el argumento de que era una tradición originaria del siglo XVI.

Este clima de tensión añadía un grado de agresividad al ambiente de la celebración. El año pasado, sin ir más lejos, el Toro de la Vega fue lanceado hasta la muerte a pesar de que había llegado vivo al final del recorrido, momento en el que tendría que ser perdonado según el reglamento y declarado ganador frente al hombre. Este año, si todo transcurre según lo previsto, sera el primero en que la vida del animal no corra peligro en ningún momento.

Comentarios