¿Por qué se nos pone la piel de gallina o podemos mover las orejas?

¿Por qué se nos pone la piel de gallina o podemos mover las orejas?

Nuestro cuerpo está repleto de respuestas y elementos que a día de hoy son totalmente inútiles. Pero ya conocemos la razón por la que siguen presentes, siendo huellas de la evolución humana.

Ciencia Álex Pareja Álex Pareja 23 Marzo 2016 11:58

Probablemente algún conocido ha presumido delante de ti (o has sido tú mismo el que lo has hecho) ante su espectacular capacidad para mover las orejas. ¿Y eso de qué te sirve? Pensarán muchos, no sin razón. Nuestro cuerpo está repleto de respuestas y de secretos que, realmente, no sirven para mucho a día de hoy pero que son una muestra evidente de nuestra evolución como especie. Por ejemplo, ¿no os habéis preguntado alguna vez para qué sirve lo que llamamos "piel de gallina"?

El medio Vox ha lanzado un interesante vídeo en el que se hablan de algunas de estas características que algunos seres humanos siguen teniendo pero que a día de hoy no sirven de mucho por la propia evolución de nuestra especie. Por ejemplo, mover las orejas es una respuesta animal lógica que podemos ver de forma sencilla en nuestras mascotas, y que les sirve para captar la fuente del sonido que están escuchando. A nosotros a día de hoy no nos hace falta porque hemos evolucionado lo suficiente nuestros músculos para poder captar el origen del sonido, aunque lo más importante es que ya no nos hace tanta falta para escapar de potenciales peligros.

Los músculos que nos permiten mover las orejas "Los músculos que nos permiten mover las orejas"

Lo mismo ocurre con un curioso músculo que poseen a día de hoy solo algunas personas, que podemos comprobarlo de forma rápida. Extended ahora mismo uno de vuestros dos brazos, juntad el pulgar con el meñique y comprobad si en la muñeca aparece un tendón o no. Si aparece es porque sois poseedores del músculo más innecesario de todo el cuerpo humano, llamado Palmaris Longus, que sí que siguen teniendo varias clases de primates y que resulta de ayuda para trepar a los árboles. Fijaos si no tiene importancia que suele ser el músculo que suelen quitar primero los cirujanos para realizar sus operaciones de reconstrucción o de cosmética.

La persona de la izquierda lo tiene, la de la derecha, no "La persona de la izquierda lo tiene, la de la derecha, no"

También hay una lógica explicación a nuestra piel de gallina, que generalmente se activa cuando tenemos frío. Y ahí es donde tenemos la respuesta: si observamos de nuevo a los animales nos daremos cuenta de que esta respuesta también es típica de sus cuerpos, haciendo que su pelaje o sus plumas ocupen más parte de su cuerpo para mantenerlo caliente. Es fácil de comprobar en las palomas de nuestras ciudades, por ejemplo, observando cómo en invierno suelen mostrarse más "hinchadas" de lo normal debido a este hecho. Nosotros, obviamente, ya no necesitamos ese pelo para guarecernos de las temperaturas, aunque mantenemos esa respuesta primitiva. También sucede en algunas situaciones de estrés o peligro y, de nuevo, es una respuesta animal. 

La "La "piel de gallina""

La cola también es una muestra de nuestra evolución

Puede que no todos los sepáis, pero también se sabe que todos los embriones humanos tienen una cola visible al final de la que será la columna vertebral en sus primeras semanas de gestación, aunque después desaparece. En otros animales permanece intacta hasta el nacimiento, pero de nuevo se trata de una cuestión de evolución: nosotros ya no la necesitamos para nada, mientras que algunos animales sí, para mantener el equilibrio y para otras funciones importantes relativas a su supervivencia.

La prueba con distintos tipos de embriones. A la izquierda el humano "La prueba con distintos tipos de embriones. A la izquierda el humano"

Quién iba a decirnos que nuestro cuerpo, en pleno siglo XXI, era una evidente muestra de la evolución humana que hemos vivido a lo largo de miles de años. Ya no miraremos nuestro músculo de la muñeca de la misma manera, ni tendremos la piel de gallina sin reconocer la razón, ni moveremos las orejas sin saber que eso, inútil hoy en día, nos ayudaba en el pasado a sobrevivir.

Comentarios