Crónica de un fracaso anunciado: Pedro Sánchez no logra la mayoría en la primera votación

Crónica de un fracaso anunciado: Pedro Sánchez no logra la mayoría en la primera votación

Tal y como estaba previsto, Pedro Sánchez no ha logrado la investidura en una primera votación repleta de bochornosos percances.

Política David Carro David Carro 02 Marzo 2016 19:17

Aunque estaba previsto para las 21:00 horas, Patxi López ha conseguido adelantar casi dos horas la primera votación de investidura de Pedro Sánchez. Como era de esperar, el resultado no ha otorgado la mayoría absoluta al candidato socialista, que solo ha obtenido 130 votos de 'sí' (PSOE + Cs), frente a los 219 de 'no' y la única abstención de Coalición Canaria.

Con esa única abstención se ha esfumado el sueño que tenían Sánchez y Albert Rivera de lograr que PP y Podemos se abstuviesen en la investidura socialista, ante la inviabilidad de que votasen a favor. El líder del PSOE necesitaba una mayoría absoluta de 'síes', esto es, el respaldo de 176 diputados, y ahora tendrá que esperar 48 horas a una nueva oportunidad. En esa segunda votación será suficiente con una mayoría simple de más votos positivos que negativos, si bien es muy improbable que en apenas dos días las negociaciones logren lo que no han logrado estas últimas semanas.

Eso sí, a la salida del Congreso Pablo Iglesias ha anunciado que "a partir del viernes estaremos disponibles", tendiendo la mano una vez más al PSOE si rompe su pacto con Ciudadanos.

Pablo Iglesias votando 'no' a Pedro Sánchez "Pablo Iglesias votando 'no' a Pedro Sánchez"

El día ha transcurrido entre aplausos, abucheos y un espectáculo que, por momentos, parecía un programa de 'Sálvame Deluxe'. Como ya viene siendo habitual, Rajoy, Sánchez, Rivera e Iglesias han intercambiado descalificaciones que han interrumpido en repetidas ocasiones el debate; algo que no ha ocurrido por la tarde, en parte, por la ausencia de la bancada del PP durante gran parte de la misma. Han debido de considerar que la intervención de los partidos independentistas no merecía siquiera su escucha.

Una anécdota más pintoresca ha sido el beso que se han dado Pablo Iglesias y Xavier Domènech tras su intervención, y que ha provocado que a De Guindos se le agríe la cara. El líder de Podemos ha explicado después que el gesto ha sido espontáneo porque en su partido son "una fábrica de amor", además de ofrecerse a darle dos besos al diputado del PP la próxima vez que lo vea.

Comentarios