Buscar
Usuario

Política

El pasado de Ángel Garrido: información ocultada en sus cuentas y tweets polémicos

Revisamos los antecedentes del próximo presidente de la Comunidad de Madrid.

Ángel Garrido, número dos de Cristina Cifuentes en la Asamblea de Madrid y actual presidente en funciones, ha sido elegido por su partido para suceder a la expresidenta. El hasta ahora número dos de Cifuentes se mantendrá en el cargo, al menos, hasta las elecciones de 2019, cuando previsiblemente se apostará por otro candidato. Ciudadanos ha anunciado que apoyará la investidura de Garrido, por lo que será nombrado presidente en los próximos días.

"Garrido era vicepresidente del Gobierno de Madrid, miembro de la Cámara y que, nosotros sepamos, no está implicado en ningún proceso penal ni ninguna trama de corrupción", apuntó Albert Rivera. Es hora, entonces, de echar la vista atrás y recuperar el pasado del futuro presidente de la Comunidad. ¿Tiene algo que esconder?

Unas cuentas con ausencia de información

Efectivamente, hasta la fecha no se tiene constancia de que Ángel Garrido esté implicado en cualquiera de los numerosos procesos penales que tiene abiertos el PP, o en cualquier caso de corrupción o trato a favor. No obstante, tiene cosas que aclarar, como la falta de información en torno a un préstamo hipotecario, descubierto por El Plural.

En la declaración de bienes y rentas de los diputados de la Asamblea de Madrid de 2015, podemos comprobar todos los datos de Garrido, como que cobra más de 95.000 euros por ser el presidente del Pleno del Ayuntamiento madrileño. Sin embargo, en el apartado de 'préstamos', la información brilla por su ausencia. 

Imagen de la declaración de bienes y rentas de la Asamblea, donde se oculta la información del préstamo "Imagen de la declaración de bienes y rentas de la Asamblea, donde se oculta la información del préstamo"

La única deuda del número 2 de Cifuentes pertenece a un préstamo hipotecario, del cual se desconoce su fecha de concesión, el banco y el importe total. Tan solo conocemos el saldo pendiente, de 237.457,82 €. En su declaración de bienes y rentas como miembro del Gobierno regional, muy similar al documento anterior, tampoco aporta datos sobre fecha y lugar de concesión e importe.

En 2017 modificó la declaración de bienes y rentas del Gobierno regional, incrementando el saldo pendiente del préstamo hasta los 348.000 euros. Pero, de nuevo, sin aclarar el resto de puntos. 

El Plural se ha puesto en contacto con su gabinete, que ha confirmado que el todavía presidente en funciones no rellenó todas las casillas ya que creía que "no era información relevante". Al parecer, Caja Madrid fue la entidad bancaria que le otorgó el crédito en 2008 por un valor de 310.000 euros

Pedro Sánchez, Rosa Díez, Rubalcaba y Willy Toledo en su punto de mira en Twitter

Ángel Garrido se hizo una cuenta de Twitter en 2009, y ha publicado unos 18.000 mensajes hasta la fecha. Como no podría ser de otra forma, algunos de ellos se han viralizado estos días, debido a sus contenidos o a las personas a las que iban dirigidas. 

En 2011 publicó un tweet muy del estilo del antiguo Pedro Sánchez, en el que reflexionaba sobre un artículo de El País que preguntaba si llevarse el albornoz de los hoteles es robar. Las bromas sobre su parentesco con las famosas cremas antiedad de Cifuentes no se han hecho esperar.

Garrido también ha mantenido varios enfrentamientos con Pedro Sánchez en sus redes sociales, cuando ambos estaban más alejados de los focos. En uno de ellos, el Sánchez de 2011, un tuitero experimentado, muestra su hartazgo:

Como vemos, 2011 fue el año en el que Garrido se metió en más charcos en Twitter. Sus principales objetivos eran los rivales políticos de Mariano Rajoy en esa época, Alfredo Pérez Rubalcaba y Rosa Díaz. 

En este último tweet entra en juego Willy Toledo, actor al que Garrido no parece tener en alta estima debido a sus ideas políticas. De hecho, recurre a él en varios tweets, la mayoría de veces de forma irónica.

Su mejor tweet, sin embargo, hace referencia a sus haters. Un Garrido inexperto en esto de Twitter decide mostrar a sus seguidores los mensajes de odio que recibe. El problema es que, al no retwittear ni poner la frase entre comillas, como se hacía antiguamente en la red social, da la impresión de que se lo dice a sí mismo, lo que ha deparado cientos de comentarios y memes al respecto. Bendita hemeroteca

Artículos recomendados

Comentarios