Una pareja de lesbianas son 'invitadas a irse' de un McDonald tras darse un beso en la mejilla

Una pareja de lesbianas son 'invitadas a irse' de un McDonald tras darse un beso en la mejilla

Las chicas se vieron obligadas a abandonar el McDonald por darse un beso en la mejilla.

Noticias Maribel Baena Maribel Baena 14 Febrero 2017 13:17

Leyendo simplemente el titular, probablemente creáis que estamos hablando de una noticia antigua, de algo que sucedió hace, por lo menos, diez años. Pero no. Estamos hablando de algo que sucedió esta semana pasada en Bolton, Inglaterra. Las protagonistas de la noticia son dos jóvenes de unos dieciséis años, que estaban comiendo en un restaurante de McDonald acompañadas de más personas.

La comida transcurría con tranquilidad y Kristeen Ferenczi y su novia no habían tenido ningún tipo de problema. Como cualquier otra pareja adolescente, hubo un momento en el que Kristeen le dio un beso en la mejilla a su novia. Fue entonces cuando una mujer del restaurante, al parecer una limpiadora, les indicó que eso que estaban haciendo no era apropiado. "Me di cuenta de que esta mujer simplemente estaba deambulando a nuestro alrededor, y cuando besé a mi novia en la mejilla ella vino y nos dijo que no era apropiado, dando a entender que teníamos que irnos", ha contado Kristeen a Metro.

Kristeen, la protagonista de todo el asunto "Kristeen, la protagonista de todo el asunto"

La situación no podía haberse vuelto más incómoda. Kristeen comenta que ella no supo cómo reaccionar, y no pudo más que darse la vuelta y decirle a la mujer que su comentario estaba siendo homófobo. No obstante, la limpiadora se limitó a no responder. Tal y como la protagonista ha señalado en las entrevistas que ha concedido, se ven cosas mucho peores en un McDonald (o en cualquier restaurante). Lo único que ella hizo fue darle un beso en la mejilla a su novia, sin más; nada de índole sexual, nada que pudiera resultar molesto para cualquier persona que se encontrara comiendo.

Kristeen ha comentado que tanto ella como su pareja se sintieron muy presionadas, y se vieron prácticamente obligadas a salir del restaurante. No sin antes acudir a la gestión a quejarse por lo que la empleada del local había hecho, para dejar constancia de lo sucedido. La respuesta que le dieron fue que hablarían con la limpiadora, para ver qué había sucedido, pero a la pareja no le pareció suficiente. "No vamos a volver", increpó Kristeen, dejando claras sus intenciones. Probablemente no serán las únicas que harán boicot a este McDonald en concreto tras haberse conocido la noticia. Se ha dado la dirección exacta del lugar, con lo cual en las redes sociales ya se habla de no entrar nunca más a este restaurante hasta que se solucione el tema.

Discriminación sin consecuencias

"Hemos tenido que soportar que la gente nos diga cosas en el pasado, pero nunca se nos han acercado y nos han echado de un establecimiento", ha explicado Kristeen. Tanto ella como su novia se mostraron muy dolidas por el trato recibido. "Nos hizo sentir fatal, estábamos yéndonos y no sabíamos qué hacer, así que solo pudimos llorar. Es todo lo que sentimos que podíamos hacer", explica Kristeen, mostrando así la impotencia de la situación que tuvieron que vivir.

La pareja lleva junta desde hace casi un año, asisten al mismo instituto y solían acudir cada cierto tiempo a ese McDonald para comer, ya fuera solas o con amigas. Al ver la respuesta que les dieron desde el local, no pueden encontrarse más dispuestas a no regresar jamás. Y es que lo único que supieron decirles es que, si volvía a suceder, hablarían con la limpiadora para remediarlo.

El portavoz del McDonald ha declarado que se encuentran consternados ante la situación, y que sí que han tomado la queja muy en serio. Kristeen ha señalado que, efectivamente, recibieron una llamada hace un par de días "diciendo que iban a estar en contacto con la limpiadora para hablar con ella". Pero eso sigue pareciéndole insuficiente. Quieren una disculpa formal por parte de la limpiadora. Por su parte, el portavoz ha señalado que está en marcha una investigación interna. "Nos gustaría dejar claro que las discriminaciones de este tipo nos parecen totalmente inaceptables, y no las vamos a tolerar desde McDonald", ha declarado.

Ahora solo queda por ver cómo finaliza realmente el asunto, qué es lo que sucede y si desde McDonald toman medidas reales para subsanar este error de una de sus empleadas. Se mire desde el punto de vista que se mire, estamos hablando de una discriminación total hacia una pareja de chicas que lo único que hicieron fue darse un beso en la mejilla.

Comentarios