Buscar
Usuario

Noticias

Obligaron a una niña de 11 años a casarse con el pederasta que la dejó embarazada

La propia familia actuó contra la voluntad de la menor. La Justicia estadounidense tenía pleno conocimiento de lo que sucedía y no actuó para evitarlo.

Una niña de 11 años fue obligada a casarse en Florida con el pederasta que la dejó embarazada para evitar "un complicado caso criminal". La propia familia de la menor actuó contra la voluntad de la pequeña y por ello perdió su infancia, asistencia al colegio y tuvo otros nueve hijos.

Ahora que ya se encuentra lejos todo ello, en su etapa adulta, la víctima ha reunido toda la valentía suficiente para contar su historia. Según afirma, el matrimonio fue organizado por la Iglesia y contó con validez legal.

En los registros oficiales aparece que la menor tenía 11 años cuando se casó con el joven de 20 que la había violado. Los funcionarios del Gobierno validaron el enlace sin imponer ningún tipo de traba a pesar de que la edad mínima legal en el país norteamericano para casarse se sitúa en los 16 años.

El matrimonio que mantuvo con el joven se alargo varios años y fruto de él, nacieron nueve hijos. Sin embargo, la joven no contaba con la madurez suficiente para saber lo que estaba haciendo: "Mi mamá me preguntó si quería casarme, y yo le contesté que no sabía, le dije que qué era el matrimonio, que cómo tenía que actuar como esposa", preguntó a su progenitora, que le respondió que su única salida era casarse.

Los padres de la niña la obligaron a casarse con el pederasta que la había dejado embarazada "Los padres de la niña la obligaron a casarse con el pederasta que la había dejado embarazada"

Sin embargo, la experiencia fue "terrible" y le arruinó por completo la vida: "Si a los 11 años no se puede conseguir un trabajo, no se puede obtener un coche, no se puede obtener una licencia, no se puede firmar un contrato de arrendamiento, ¿por qué se puede permitir que alguien se case cuando todavía es tan joven?" se ha cuestionado la víctima.

En Florida la edad mínima legal para casarse es de 16 años, pero la joven tenía cinco menos y no encontró ningún tipo de problemas. Además, si es menor de 18 años, el juez debe de decidir si confirma el matrimonio en el caso de que la pareja tenga un hijo o lo esté esperando. Sin embargo, ninguna autoridad recayó en la gravedad de esta situación y los controles fallaron estrepitosamente.

Ahora, la víctima quiere evitar que otras niñas se vean obligadas a pasar por su misma experiencia, y por ello ha decidido colaborar con la organización Unchained At Last, que se dedica a ayudar a las mujeres a escapar o a resistir en los casos de matrimonio forzado en Estados Unidos.

El problema está más extendido de lo que podría considerarse, ya que en los últimos años se han registrado un total de 250.000 matrimonio infantiles, de los que muchos de ellos pueden responder a estas características. Ahora esta joven quiere concienciar a la población relatando su experiencia.

Artículos recomendados

Comentarios