No todo es culpa del alcohol, las emociones también provocan resaca

No todo es culpa del alcohol, las emociones también provocan resaca

Un estudio científico de la Universidad de Nueva York ha demostrado que las 'resacas emocionales' son todo un hecho y que alteran nuestra forma de percibir los momentos.

Vida María Pérez García María Pérez García 02 Enero 2017 11:27

Si echamos la vista atrás en nuestra vida nos damos cuenta de que solemos recordar momentos clave donde o fuimos muy felices o lo pasamos realmente mal. Esto se debe a la resaca emocional. Según un estudio de la Universidad de Nueva York (Estados Unidos) las experiencias emocionales provocan una reacción fisiológica en el cerebro que influye en cómo recordamos diversos trances.

En palabras de la autora principal del estudio: "Cómo recordamos los eventos no es sólo una consecuencia del mundo externo que experimentamos, sino que también está fuertemente influenciado por nuestros estados internos, y estos estados internos pueden persistir y cambiar las experiencias futuras", explica Lila Davachi, profesora asociada en el Departamento de Psicología de la Universidad de Nueva York y del Centro de Ciencias Neurales, en la revista 'Nature Neuroscience'. 

Además, añade: 

Estos hallazgos ponen de manifiesto que nuestra cognición está muy influenciada por las experiencias anteriores y, específicamente, que los estados cerebrales emocionales pueden persistir durante largos periodos de tiempo.

Los resultados del trabajo de campo son claros

Los individuos demostraban mayor memoria después de sufrir una emoción "Los individuos demostraban mayor memoria después de sufrir una emoción"

Para obtener estas conclusiones, el estudio contó con la colaboración de una serie de individuos, los cuales se sometieron a un visonado de una serie de imágenes con contenido emocional y que estimulaban la excitación. Unos 10 minutos después, mostraron a los mismos sujetos otras ilustraciones, pero esta vez sin contenido emocional

Para contrastar los resultados, se realizó el mismo proceso con otros individuos invirtiendo el orden de las imágenes, es decir, primero fotografías no emocionales y después las emocionales. 

Los resultados mostraron que el primer grupo, aquel que había visionado las ilustraciones emocionales antes, tuvo un mejor recuerdo de las imágenes que había visto después, a diferencia del grupo contrario. Según Davachi, esto se debe a que los estados cerebrales asociados con experiencias emociales permanecen durante 20 o 30 minutos más, influyendo en la forma en la que los individuos recuerdan las experiencias futuras no emociales. 

Comentarios