De Dostoievski a Putin: así son los niños ricos de la nueva Rusia

De Dostoievski a Putin: así son los niños ricos de la nueva Rusia

La monarquía arruinada dio paso al comunismo y este convirtió a sus dirigentes en la nueva nobleza. Hoy, sus nietos se codean con Putin, conducen coches de oro y solo beben botellas de champán. Mientras tanto, el pueblo es tan pobre como antaño.

Economía Mateo Navarro Mateo Navarro 28 Marzo 2016 14:01

Rich Russian Kids no es solo una cuenta de la red social Instagram. Es una oda al lujo, al estatus económico, al espíritu ruso del exceso y, sobre todo, a las nuevas generaciones de ricos de Rusia. A pesar de que la economía rusa se contrae y registra un retroceso del 3,7%, dato que contrasta con el 0,7% que obtuvo de crecimiento en 2015, los millonarios rusos apenas alcanzan el 10% de la población de su país y controlan alrededor del 90% de sus recursos.

De pasar a ser la capital más representativa del comunismo europeo, Moscú es ahora la ciudad más cara del mundo por metro cuadrado. De hecho, también es la que más concentración tiene de millonarios. Por lo tanto, las grandes marcas como Rolls Royce, Lamborghini, Aston Martin, Ferrari o Porsche se han instalado en el corazón de la capital rusa.

Los niños ricos de Moscú se codean con Putin, viajan en lujosos automóviles y beben carísimas botellas de champán. Sacan a pasear a sus felinos exóticos, interactúan con teléfonos con cobertura de oro, presumen de tener decenas de tarjetas de crédito, visten ropa de etiqueta astronómica con complementos a juego. Ellos no son otros que los hijos y los nietos de exmiembros del ya disuelto Partido Comunista

La descripción de la propia cuenta de Instagram que documenta el estilo de vida del joven rico ruso reniega de su pasado como 'kolkhoz',que en ruso hace referencia a las cooperativas agrícolas durante el comunismo, con un emoji de una señal de prohibido precediendo a esta palabra. "Vidas de los intocables y lujosos chicos de Rusia. El imperio de Instagram de los rusos de clase alta". 

Así llegó el 10% de la población rusa a controlar el 90% de los recursos del país

La economía rusa siempre ha experimentado movimientos bruscos a lo largo de la historia. Uno de los referentes de la literatura del siglo XIX, Fiódor Dostoyevski, ya retrata una Rusia de nobleza desgastada y a la cola de las nuevas potencias europeas en 'El jugador'. El patrón se repite a lo largo del tiempo y la desigualdad social actual entre los rusos se debe, principalmente, a una transición política y económica confusa y oscura. Tras la caída de la Unión Soviética y el comunismo, Rusia experimentó un viraje hacia el capitalismo en un desesperado 'sálvese quien pueda'. La implantación del sistema capitalista ocurrió de forma progresiva y periférica hasta llegar a Moscú. 

Adiestran animales salvajes y exóticos para que sean sus mascotas "Adiestran animales salvajes y exóticos para que sean sus mascotas"

En 1987, Mijail Gorbachov amagó el primer intento de liberar el mercado ruso a nivel internacional para salir a flote de la debacle de la economía planificada. En 1990, Rusia no pudo más que forzarse al aperturismo y abandonar los coletazos del sistema comunista. La derrota durante la Guerra Fría y la caída del muro de Berlín en 1989 abrió las puertas a un nuevo mundo en el que la economía se jugaba en otra liga. La televisión pública debatía sobre si debían aceptar las nuevas reglas del juego o instaurar unas nuevas. La incapacidad de una clase política débil y derrotada obligó a lo primero.

Sin embargo, la transición tanto política como económica no conllevó a un reparto limpio y justo para todos los rusos. Si bien es cierto que el intervencionismo del Estado se presumía casi imperceptible en comparación a las antiguas políticas, no ocurrió realmente así. Aprovechando el capitalismo, muchos de los políticos renegaron del comunismo y abanderaron la propiedad privada y sus nuevos principios.

Beben champán en botellas recubiertas de oro "Beben champán en botellas recubiertas de oro"

Como la mayoría de la economía soviética era pública, la nueva economía privada se sustentó en el fraude, el ambiguo control sobre los activos económicos, la fuga de capitales y las trampas fiscales. Rusia abandonó su industria para comenzar a importar sus necesidades de forma barata, destruyendo el tejido empresarial propio del que hasta entonces vivían. Desde su implatación, el capitalismo que adoptó Rusia se construyó en las malas prácticas del lado más salvaje de la economía.

El resultado ha llegado hasta nuestros días en forma de esta nueva generación de jóvenes que disfrutan de la riqueza heredada con toda clase de ostentaciones. En Internet no dudan a la hora de presumir de yates, coches de lujo, animales exóticos, joyas, relojes de alta gama y muchas, muchas botellas de champán. En los nuevos niños ricos de Rusia se juntan las grandes sumas de dinero con las ganas de dejar claro al mundo su gran capacidad adquisitiva, cóctel al que se le añade la máxima expresión del gusto por lo hortera. 

Los oscuros negocios de Rusia: España, destino preferente

La tradición mafiosa rusa se remonta a la época zarista, en la que un colectivo de delincuentes, los denominados vory, que no creían en ningún tipo de Estado, regían el mercado negro con ayuda de algunos funcionarios públicos corruptos. Durante los altibajos económicos soviéticos, estas organizaciones se fueron disgregando y formando otras nuevas. En 1991, tras la caída oficial de la Unión Soviética, se consolidaron las organizaciones de crimen organizado en Rusia tal y como las conocemos hoy. La crisis de 1992 provocó una inflación de precios que, junto a la escasez de productos debido al abandono de la producción propia, reforzó los cárteles en territorio ruso.

22 millones de rusos viven por debajo del umbral de la pobreza "22 millones de rusos viven por debajo del umbral de la pobreza"

Hoy en día, la mafia roja se ha posicionado como una de las organizaciones criminales más poderosas e influyentes de todo el mundo, además de controlar todo el sistema económico ruso. Entre sus negocios practican el comercio ilegal de petróleo, el narcotráfico, el tráfico de armas y de personas y el blanqueo de dinero. Además, muchas de estas actividades ilegales se llevan a cabo en colaboración con otras organizaciones criminales como los Tríadas chinos o Cosa Nostra.

En España vivimos en primera persona la llegada de las nuevas riquezas rusas a través de la adquisicón de suelo e inmuebles, un mercado con los precios bajos debido a la actual crisis económica. Aunque ha caído en los últimos años, en 2012 el 9,6% de las casas compradas por extranjeros en España fue a parar a manos rusas. A menudo se sospecha (si no se sabe con certeza) que estas compras esconden realmente estrategias de blanqueo de dinero, si bien se camuflan como "segundas residencias".

Comentarios