¿Por qué cada vez hay más gente con miopía?

¿Por qué cada vez hay más gente con miopía?

La miopía se está convirtiendo en uno de los problemas más extendidos del mundo moderno: por algún motivo, el número de afectados no deja de aumentar. Conocemos los problemas derivados que esto puede tener.

Ciencia Sergio C. González Sergio C. González 09 Agosto 2016 17:23

Te levantas, como cualquier otro día. Apagas la dichosa alarma, te vistes y te lavas la cara. Una vez arreglados esos pelos vas a la cocina y preparas las tostadas, por lo que abres la despensa y empiezas a buscar la mermelada de arándanos, que por algún motivo alguien la ha puesto en lo más profundo de la nevera. Sin embargo, está pegada a la de melocotón y los tapones son del mismo color. Intentas leer cuál de los dos tarros es el que buscas pero no ves un pimiento. ¿Pero no nos habíamos lavado la cara? ¿Qué sucede aquí? ¡Si tampoco está tan lejos! Amigo, dale la bienvenida a la miopía.

1 Ser miope no está de moda, pero es súper popular

¿Por qué se produce la miopía? "¿Por qué se produce la miopía?"

Sería más fácil llamarlo como lo hacen en los laboratorios, vista corta, pero como miopía suena mucho más comercial al final todos nos hemos quedado con este nombre tan chulo que se refiere a un error refractivo en nuestro sentido de la vista. Esto quiere decir que el ojo no refrecta la luz como debería para ver una imagen con toda claridad. De este modo, cuando te pones a leer o simplemente quieres enfocar algo que está cerca, lo vas a ver perfectamente; sin embargo, cuanto más lejos está el objetivo en ciernes más difícil será que tu ojo pueda ofrecerte una imagen clara. Es directamente proporcional: a más distancia, más borroso vas a ver. Así se las gasta la miopía.

Ha de quedar claro que no es una enfermedad sino un desorden en los ojos referido al enfoque, solo que durante los últimos años el número de casos ha crecido tanto que se está empezando a convertir en un problema mundial que afecta a millones de personas en todo el mundo, seguramente muchas más de las que están certificadas porque o bien no lo saben o bien no han tenido la oportunidad de ser vistas por un oftalmólogo, como en la mayoría de países del tercer mundo. Según diversos estudios, un 90% de los estudiantes asiáticos va a terminar la educación obligatoria con la vista de un topo, mientras que en Occidente el número de europeos de entre 25 y 30 años tienen miopía. Desde la época de tus abuelos a la época de tus padres se multiplicó por dos el número de miopes, mientras que desde la Transición hasta ahora los números siguen aumentando a cada vez más velocidad, como una epidemia. Pero, ¿por qué?

2 ¿Por qué cada vez afecta a más gente?

Cada vez pasamos más horas leyendo "Cada vez pasamos más horas leyendo"

Las conclusiones a las que llegan ahora la mayoría de investigaciones es que el máximo culpable de la aparición de esta epidemia no es otro que nuestro estilo de vida, en general. Desde que nos levantamos estamos leyendo documentos en pantallas o en papel que nos obligan a hacer esfuerzos con la vista; llevamos un estilo de vida cada vez más expuesto a techos cerrados, bien sea en oficinas o en el transporte, y el sol ya no tiene tanta relación con nosotros como hace cuarenta años. Asimismo, el número de horas frente a dispositivos electrónicos ha aumentado y cuando hacemos deporte lo hacemos cada vez más en gimnasios, adaptando nuestro cerebro a estar siempre bajo situaciones artificales, en el sentido más literal de la palabra. Es decir, recibimos menos vitamina D en nuestro cuerpo, que podría ser también uno de los motivos por los que aparece la miopía.

Dicho lo cual, si el medio ambiente y las horas al aire libre influyen tan positivamente en el desarrollo de la miopía, ¿por qué no hacer que los niños pasen más tiempo en el recreo? Algunos colegios han implementado esta práctica al sureste de Asia y han ampliado el número las horas dedicadas a las actividades extraescolaresMás minutos en el recreo implican más tiempo debajo de Lorenzo.

Los resultados del estudio nos dicen que si esos niños de educación primaria estaban una media de más de 40 minutos al aire libre, recibiendo la luz del sol, tendrán un 23% menos de probabilidad de sufrir miopía durante los tres años siguientes. Puede parecer un dato banal, pero es casi una cuarta parte de posibilidades menos solo por salir a la calle. La conclusión a la que se llega con el estudio es que todo Occidente debería apostar por más horas en el recreo, algo que podemos extrapolar a la propia práctica educativa, donde se ha comprobado que a un niño de menos de diez años no puedes obligarle a estar tantas horas sentado en una silla por el simple hecho de que su cerebro no puede rendir más.

3 La miopía llega sin avisarnos, ¿hay algún motivo?

Así se ve con miopía

Solemos empezar a ser miopes cuando nos comemos nuestros primeros bocadillos en los recreos del colegio, solo que se suele manifestar de maneras muy difíciles de identificar: el niño o niña no avisa, se acostumbra a vivir con ello; aparece y desaparece hasta que finalmente se dispara; su nivel es muy bajo en las primeras edades y no se presta atención... Y el problema no es otro que una diferencia de ritmo en el crecimiento de nuestro ojo, para no hablar con un léxico demasiado complejo. Imaginad que dos rayos de luz, uno proyectado desde arriba y otro proyectado desde abajo, tienen que cruzarse en un punto concreto; si ese punto se encuentra demasiado lejos con respecto a lo que debería, empezamos a hablar de vista corta.

Y las consecuencias son muchas, todas malas. Lo primero que hay que hacer es visitar al oftalmólogo. Cuanto antes te pongan gafas, más ganarás en salud no solo ahora sino para dentro de treinta o cuarenta años. La miopía axial, que es como realmente debemos denominarla, también se puede corregir con cirugía refractiva o con lentes de contacto (lentillas), lo cual es un gasto económico importante aunque ganas lógicamente en comodidad, pues mientras una te permite olvidarte de las gafas, la otra directamente le hace las maletas a la miopía para siempre (más o menos).

4 Enfermedades derivadas, un regalo inesperado

La miopía puede derivar en enfermedades "La miopía puede derivar en enfermedades"

Lo peor de todo es que la miopía no es solamente un problema de molestia en la persona, no nos dificulta solamente para ver el cartel de allí a lo lejos, ver la pizarra de la profesora de matemáticas o la matrícula de ese cochazo que acaba de pararse en el semáforo, sino que tiene consecuencias fatales en nuestra salud con una degeneración macular miópica evidente, lo cual hace que el grosor de la capa central del ojo, la que se encarga de captar la luz y proyectarla en la retina, disminuya cada vez más hasta el punto de que podamos tener un desprendimiento de retina, cataratas, glaucoma... Y lo que es peor: ceguera.

5 Entonces, ¿me voy a quedar ciego?

El futuro de la miopía es incierto "El futuro de la miopía es incierto"

Todos tenemos ese miedo, pero la verdad es que ahora mismo es incierto lo que puede pasar en el futuro. Al estar tanto tiempo expuestos a pantallas electrónicas (no os confundáis, no es el motivo por el que aparece la miopía), vista cansada y demás hallazgos en lo que a la genética se refiere, el riesgo de sufrir de miopía aumenta como vemos cada año; y los motivos no están completamente identificados, aunque sí hay varios puntos a los que podemos señalar directamente con el dedo por una mera cuestión estadística: vivir en grandes ciudades, muchos años dedicados al estudio y esfuerzos visuales a cortas distancia. También influye el medio ambiente que nos rodea. Vamos, que el dicho de madre de que por jugar tanto a la maquinita nos íbamos a quedar ciegos (y tontos, qué te crees) tampoco es tan cierto. O sí, pero solo uno de muchos.

La Historia dice que el ser humano es un animal de costumbres que, como cualquier otra especie, se tiene que adaptar al medio que le rodea. No es banal decir que dentro de miles de años nuestras manos tendrán unos dedos que dará grima verlos por su tamaño y longitud, que vamos a acabar siendo siluetas sentadas como en 'Wall-E' o que terminaremos viviendo en un entorno recogido por cuatro paredes. Y sí, con miopía.

La anatomía del ojo está cambiando porque el ser humano está cambiando. ¿Depende de nosotros solucionarlo? Queda claro que sí, porque al igual que nos estamos cargando el medio ambiente, también nos estamos fastidiando la vista. ¡Si ya te lo decía tu abuela!

1 Comentario

  • Más recientes
  • Mejor valorados