Buscar
Usuario

Política

El ministro del Interior justifica el ascenso a un policía condenado por torturas con un documento falso

El ministro del Interior ha faltado a la verdad a la hora de defender el ascenso de un policía condenado por torturas.

Los Gobiernos de PP y PSOE se han caracterizado por indultar a polícias condenados por delitos de torturas. 39 en lo que llevamos de período democrático. Sin embargo, el nuevo jefe de Policía de Cantabria, Héctor Moreno García, puede considerarse un auténtico privilegiado y todo un defendido de Juan Ignacio Zoido, el ministro del Interior.

Según relata Público, el ministro se ha terminado "manchando" con tal de defender el ascenso de Moreno García. Condenado por torturas y ya indultado por el Gobierno de Aznar (PP) en 1998, su nueva mejora de empleo a cargo de otro ejecutivo popular ha cosechado las críticas de toda la oposición.

Ante el revuelo causado, el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, quiso preguntar a Zoido por el nombramiento de un condenado por delitos de, repetimos, torturas y detención ilegal. El responsable de la cartera de Interior, sin embargo, prefirió relatar el atestado policial del agente que, a pesar de todo, fue declarado falso por la Justicia, que ratificó su condena. Es decir, el ministro del Interior ha faltado a la verdad a la hora de defender el ascenso de un policía condenado por torturas.

El Ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido "El Ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido"

Zoido ha empleado la versión de Moreno, que relata que "participó como un miembro más en un dispositivo para la localización y detención del autor de un atraco a un miembro de la Policía Nacional", momento en el que "un grupo de personas rodearon a un coche policial, agrediendo a los agentes que estaban en su interior, motivo por el cual pidieron ayuda a otros compañeros produciéndose varias detenciones, entre ellas, la de una persona que denunció a los policías". 

Sin embargo, la Audiencia Provincial de Madrid afirma en la sentencia judicial, de manera tajante, que los hechos reflejados en el atestado se han plasmado de "modo distinto al real" y que los acusados "faltaron a la verdad cuando narraron los hechos".

La verdadera actuación de Héctor Moreno García

La versión que la Justicia dio por válida deja constancia de unos hechos que poco tienen que ver con el relato del agente ahora ascendido. Al parecer, todo comenzó cuando "un peatón de los muchos que allí estaban golpeó con la mano el techo del segundo vehículo porque este le impedía pasar, lo que motivó que sus tres ocupantes se apearan". Uno de los que iban en el interior de ese coche era Moreno García.

En dicho momento, el agente consideró que lo más apropiado era activar la sirena del coche para que llegasen refuerzos. En ese momento, acudió otro vehículo policial, sus integrantes bajaron a la calle y uno de ellos pegó un tiro al aire; lo que terminó motivando la llegada de curiosos al lugar de los hechos.

El jefe de la Policía en Cantabria, Héctor Moreno García "El jefe de la Policía en Cantabria, Héctor Moreno García"

A partir de ese momento, los acontecimientos se precipitaron de forma vertiginosa. El agente de policía Francisco Tudanca detuvo "sin motivo alguno" a un individuo que se encontraba en la zona y le "esposó fuertemente e introdujo en el vehículo". Mientras tanto, otro agente "golpeó con su pistola la cabeza a un ciudadano que estaba por allí y le causó una herida que sangró de inmediato".

Por otro lado, el agente que ahora ha sido ascendido a jefe de la Policía en Cantabria, se dedicó a restregar la cabeza del herido contra unos cubos de basura y lo introdujo en un vehículo policial con la ayuda de otro compañero. La sentencia afirma con claridad lo siguiente: "Héctor Moreno y Francisco Tudanca detuvieron sin razón para ello a Juan Luis Pérez Martín y pretendieron introducirlo en el coche a través de la puerta trasera". No contentos con ello, "cuando tenía medio cuerpo dentro, ambos acusados le golpearon varias veces con la puerta del coche, que se accionaba de arriba abajo, sin causarle lesión alguna".

La acción de Moreno García no terminó allí. Cuando llevó a los detenidos, recordemos, seleccionados de manera aleatoria, se dedicó a golpear a una de las personas "cuando pedía agua o manifestaba su necesidad de ir a orinar". Parece que el ensañamiento con esta persona era muy manifiesto: "Varias veces fue sacado de la fila y al poco de hacerlo se oían gritos suyos. En uno de los regresos a ella los funcionarios que lo traían lo cogieron por la cabeza y golpearon esta contra una rejilla de una ventana ciega".

Miguel Ángel Revilla acepta las explicaciones

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla "El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla"

A pesar de que el ministro ha empleado un atestado policial falso para defender al nuevo jefe de la Policía en Cantabria de su condena por torturas; el presidente regional, Miguel Ángel Revilla, no encontrado motivo para criticar la decisión.

En un comunicado, Revilla ha afirmado que acepta las explicaciones del ministro y que espera que su mandato sea "ejemplar", así como se ha ofrecido para mantener un encuentro institucional con Moreno García para ofercerle la "máxima colaboración institucional del Gobierno de Cantabria".

La decisión de Revilla llega en medio de las críticas prácticamente unánimes por parte de todos los grupos de la oposición en la cámara autonómica, que no comprenden que se acepte las explicaciones cuando las pruebas, en este caso, son tan evidentes. A pesar de todo ello, Moreno García continuará en su cargo tras contar con el visto bueno del Gobierno nacional y del Gobierno de Cantabria.

Un premio a sus torturas

El expresidente José María Aznar le indultó de todos los cargos en 1998 "El expresidente José María Aznar le indultó de todos los cargos en 1998"

La sentencia afirma que "la participación directa de este acusado no ha ofrecido duda ninguna", y considera que Hector Moreno García había cometido "un delito de tortura en concurso con una falta de lesiones; dos delitos de detención ilegal y dos faltas de malos tratos".

A pesar de todo ello, el Gobierno de José María Aznar no dudó en indultarle completamente en el año 1998, lo que supuso que las acciones, que habían quedado manifiestamente probadas para la Justicia, no tuvieran ningún tipo de consecuencias para el agente.

Ahora, con una sentencia judicial que señala directamente a Moreno y que no deja lugar a dudas, el ministro del Interior se reafirma en su nombramiento como jefe de la Policía de Cantabria y obvia la sentencia judicial para tomar por verídico un atestado que ha sido considerado falso por las autoridades.

¿Por qué el ministro se "mancha" para proteger a Moreno García?

Artículos recomendados

Comentarios