Los jóvenes de Islandia, la primera generación atea del mundo

Los jóvenes de Islandia, la primera generación atea del mundo

O al menos eso es lo que indica una reciente encuesta en el país al ser preguntados por cuestiones religiosas.

Noticias Jorge PM Jorge PM 05 Febrero 2016 16:45

Ya conocemos uno de los países que el Papa puede ir descartando en sus rutas por el mundo para reunir a los jóvenes religiosos en una de sus famosas JMJ (dinero que, por otra parte, se ahorra así El Corte Inglés). Islandia, el país que en 2010 impidió volar a media Europa con su volcán Eyjafjallajökull (un minuto de silencio por los miles de reporteros que murieron intentando pronunciarlo en directo) o que encarceló a todos sus políticos por corrupción con una protesta pacífica, tiene la primera generación atea del mundo.

Jesús

O al menos eso dice una encuesta llevada a cabo por la Asociación de Ética Humana Islandesa, asociación formada por personas que se autodefinen como ateas (por lo que los resultados tenemos que cogerlos con pinzas, que ya sabemos que la cabra siempre tira al monte).

Y es que según esta encuesta únicamente el 4,4% de los islandeses se autodefinen como religiosos (es decir, que más allá de creer en Dios, van a misa y participan en otras actividades eclesiásticas), mientras que el 61,1% se define como creyente (es decir, creen en Dios pero no practican la religión).

1 Para los islandeses Dios no pintó nada en la creación del mundo

Dios viéndote pecar "Dios viéndote pecar"

Sin embargo, existe un salto generacional enorme entre las personas más mayores y las más jóvenes, siendo estas últimas mucho más proclives al ateísmo. Sobre todo, el salto generacional se ve al ser preguntados por la creación del mundo.

Mientras que los abuelos y abuelas islandeses siguen creyendo que Dios lo creó de la nada, el resto de grupos de edad admiten la teoría del Big Bang como válida. Entre los 25 y los 44 años la apoyan un 77,7% de los encuestados; mientras, en la categoría de menores de 25 es un abrumador 93,9% el que valida la teoría científica y, ojo, un 0,0% piensa que fue Dios.

Y es que, al parecer, en Islandia no se toman la Biblia al pie de la letra y ceden ante los descubrimientos científicos (aprende, Iglesia Católica). De esta forma, hasta los pastores islandeses creen que el mundo se creó a través del Big Bang, aunque claro, matizan que este fue provocado por Dios.

2 Y la Iglesia tampoco pinta nada en el Estado

Morgan Freeman

La misma encuesta, preguntando sobre otros temas, expresa por ejemplo que un 72% de los islandeses estaría a favor de la completa separación de Iglesia y Estado; porque sí, lectores, Islandia no es un país laico (como tampoco lo es España aunque nuestra Constitución sí que diga que lo somos).

Mientras que la libertad de culto es amparada, los islandeses tienen como religión oficial del estado a la Iglesia Evangélica Luterana, y su constitución impide la separación de ambas entidades.

3 Aunque la Iglesia sí quiere pintar en la vida de los jóvenes

Resurrección

Abríamos la noticia haciendo referencia al Papa pues, aunque no tiene mucho sentido porque en Islandia no son católicos, su esfuerzo por atraer a la masa joven nos viene muy bien para explicar este artículo. Y es que en Islandia nos encontramos con una juventud cada vez menos religiosa hasta el punto de rozar el completo ateísmo, algo no exclusivo del país escandinavo.

La religión, cualquiera de ellas, ha descendido en interés generación tras generación en casi todos los países occidentales del mundo. Cada vez son menos jóvenes los que creen en Dios y mucho menos los que abrazan su fe abiertamente y la practican. Es por eso que se han iniciado movimientos aperturistas a cuestiones del siglo XXI en las grandes religiones, porque la pérdida de vista del mundo que tienen enfrente es lo que ha hecho que los jóvenes salgan espantados de la fe.

Y claro, si tus fieles de toda la vida empiezan a envejecer y no captas jóvenes, tu institución empieza a agonizar de manera masiva. Más aún cuando un estudio de la Universidad de Manchester demuestra que una menor religiosidad no implica necesariamente una menor compresión de la ética y moral en la ciudadanía.

1 Comentario

  • Más recientes
  • Mejor valorados