Las italianas podrán coger la baja laboral por menstruación

Las italianas podrán coger la baja laboral por menstruación

Una propuesta legislativa concedería a las mujeres tres días mensuales para no ir a trabajar.

Vida Adrián Parrondo Adrián Parrondo 28 Marzo 2017 11:35

Las italianas podrán evitar que ir a trabajar si los dolores menstruales se lo impiden. Así sucederá si prospera la nueva iniciativa legislativa que ya está debatiendo el Parlamento del país transalpino y que podría salir adelante si cuenta con el apoyo de la mayoría de la Cámara, tal y como relata Infobae.

En concreto, se propone que las mujeres aquejadas por estos dolores puedan pedir, por ley, hasta tres días mensuales para recuperarse y volver al trabajo sin problema. Lo cierto es que la dismenorrea, nombre científico de estos dolores, puede generar severos trastornos en algunas mujeres que les impiden trabajar con normalidad.

Si todo ello prosperase, Italia se convertiría en el primer país occidental en aprobar una norma de este tipo, pero no sería pionero a nivel internacional. En este caso, Asia lleva muchísima ventaja.

El primero en tomar una iniciativa de este tipo fue Japón en 1947, a lo que siguió Corea del Sur -que da un día de descanso al mes como Taiwán- y que se sumó a los dos días mensuales que concede Indonesia para sus trabajadoras.

División de opiniones

Esta propuesta legislativa ha provocado todo tipo de división de opiniones "Esta propuesta legislativa ha provocado todo tipo de división de opiniones"

Ahora el debate llega a Italia en medio de fuertes divisiones. Algunos medios como la revista Marie Claire han calificado de "progreso" este tipo de iniciativas y consideran que las mujeres tienen derecho a descansar durante un período en el que no se encuentran en condiciones de desempeñar con fluidez su trabajo.

No son de la misma opinión algunos colectivos feministas, que han valorado que este tipo de iniciativas fomentarán que las empresas puedan preferir contar con un hombre antes que con una mujer. Con esta opinión comulga, por ejemplo, la periodista Lorenza Peluteri, que aseguró que "los empeadores podrían volverse más orientados a contratar a hombres que a mujeres".

Con ella también está de acuerdo Daniela Pizzalunga, economista del instituto FBK-IRVAPP en una columna en The Washington Post, donde cree que "la demanda de mujeres en las compañías puede descender o podrían ser penalizadas en sus salarios y carreras", aunque también señala otro aspecto positivo, y es que "las mujeres ya se toman días libres por sus dolores menstruales, pero la nueva ley les permitirá hacerlo sin usar certificados de licencia u otros permisos".

Por otro lado, la escritora Miriam Gi cree que esta ley puede fomentar la creencia machista de que las mujers son sensibles durante su etapa menstrual. No opina igual Irene Facheris, otra bloguera que asegura que esta norma es un "gesto humano que reconoce el dolor que muchas mujeres tienen que atravesar durante el ciclo".

Sin embargo, nadie se ha planteado que todos estos problemas se podrían atajar imponiendo una ley de cuotas en las empresas que luche contra esa posibilidad de que los empleadores se decanten por un hombre antes que por una mujer.

Italia, un país donde el machismo reina en el mundo laboral

El 39% de las mujeres italianas no se han incorporado al mundo laboral "El 39% de las mujeres italianas no se han incorporado al mundo laboral"

El país transalpino es uno de los que cuentan con una mayor discriminación del hombre frente a la mujer en el entorno laboral . En total, solo el 61% de las mujeres trabajan, algo que se encuentra muy por debajo de la media europea, situada en el 72%.

Además, el 25% de las mujeres son despedidas durante el embarazo o poco tiempo después de dar a luz, aunque este tipos de prácticas resultan completamente ilegales. Las empresas actuan en dichos casos con completa impunidad. 

Además, la brecha salarial continúa siendo una realidad manifiesta. En total, una mujer recibe 1,8 euros de media menos que un hombre por hora trabajada y por desempeñar un mismo puesto de trabajo. Por todo ello, el país mediterráneo aún tiene mucho que mejorar en materia igualitaria.

Comentarios