Buscar
Usuario

Televisión

Visto en Intereconomía: "Si un LGTBI va a la clase de mi nieto, voy a la cárcel con razón"

Eduardo García Serrano lanza amenazas y todo tipo de llamamientos a discriminar a la comunidad LGTBI.

Intereconomía acumula polémica tras polémica de manera constante. El carácter ultraderechista, homófobo, xenófobo y franquista es frecuente en la cadena que dirige Julio Ariza.

Uno de los tertulianos más destacados es Eduardo García Serrano, reconocido falangista, defensor de José Antonio Primo de Rivera y negacionista de la represión franquista que, en consenso con los investigadores, dejó más de 150.000 muertos.

Una de las polémicas que rescatamos llega desde este programa de 'El gato al agua'. Ilustrado con el periodista franquista y, nada menos, que el autor del odiobús, el líder de Hazte Oír, Ignacio Arsuaga; Serrano comenzó su intervención con las siguientes palabras:

"Todo lo que no sea la exaltación para los LGTBIYZHWQNOPQ (mofándose de la diversidad de orientaciones sexuales e identidades de género discriminadas) es delito. O dices que los homosexuales son fantásticos, o si dices que simplemente te produce rechazo, ya vas a Guantánamo", asegura.

Pidiendo derecho a discriminar a personas que no cumplen el estereotipo que representa, es decir, el de varón blanco y heterosexual; García Serrano hace apología del odio que genera muchas secuelas permanentes en sus víctimas.

Y continua: "Si a un LGTBIYXGAVS que antes tenía escroto y pene y ahora se ha hecho una vagina de diseño y se ha puesto unas tetas de saldo; va a la clase en las que están mis nietos, a hablarles de las bondades de la sodomía y de los placeres sácicos, yo voy a la cárcel, señoría. Pero además con razón".

García Serrano no se corta y finalmente lanza la siguiente amenaza: "Si algún nieto mío llega a mi casa diciendo que ha tenido a alguna de estas personas diciéndole que ha llegado para sodomizar al compañero de pupitre o a practicar un cunnilingus a la compañera de pupitre, señoría véngame a buscar porque voy a la cárcel".

Un delito de odio y a la espera de la actuación de la Fiscalía

La Fiscalía puede actuar de oficio, aunque aún no se ha pronunciado ni parece tener la intención de ello. Según el artículo 510 del Código Penal, se castiga con penas de prisión de uno a cuatro años, así como a penas de multa de entre seis y 12 meses a quienes "fomenten, promuevan o inciten directa o indirectamente al odio, hostilidad, discriminación o violencia contra un grupo, una parte del mismo o contra una persona determinada por razón de su pertenencia a aquél, por motivos racistas, antisemitas u otros referentes a la ideología, religión o creencias, situación familiar, la pertenencia de sus miembros a una etnia, raza o nación, su origen nacional, su sexo, orientación o identidad sexual, por razones de género, enfermedad o discapacidad".

Las penas mencionadas, además, "se impondrán en su mitad superior cuando los hechos se hubieran llevado a cabo a través de un medio de comunicación social, por medio de internet o mediante el uso de tecnologías de la información, de modo que, aquel se hiciera accesible a un elevado número de personas". 

Un delito con el agravante de difusión pública, ya que se produce en un medio de comunicación audiovisual. En este caso... ¿habrá respuesta o todo quedará, nuevamente, en la más completa impunidad?

Artículos recomendados

2 Comentarios

  • Más recientes
  • Mejor valorados