Buscar
Usuario

Política

El hombre que denunció a Errejón por propinarle una patada recurre la absolución

La defensa del hombre jubilado alega que éste "no tiene nada que ganar ni perder" pero Errejón sí podría ver afectada su carrera política.

El hombre que denunció a Errejón por propinarle una patada recurre la absolución El hombre que denunció a Errejón por propinarle una patada recurre la absolución

Foto: GTres

Los abogados de Alberto Domarco, el jubilado que acusó a Íñigo Errejón de haberle propinado una patada hace un año, han recurrido la sentencia de absolución dictaminada por el juez. Según concluye la sentencia, no se encontraron pruebas suficientes como para demostrar la culpabilidad del diputado de Más País.

"Con el debido respeto y consideración del juzgado, atenta a la razón que alguien se pueda inventar que ha recibido una patada, se acerque a denunciar esta falsa agresión y no le importe esperar cerca de 90 minutos en comisaría", alega el recurso de apelación. La defensa de Domarco se opone así a la consideración del juez Fernando Fernández.

"No tiene motivo para no decir la verdad"

Los letrados de Alberto Domarco esperan anular la absolución de Íñigo Errejón. En su recurso, los abogados del denunciante inciden en la credibilidad de su cliente. "No tiene ni ha tenido ningún motivo o causa para no decir la verdad", indican.

"Y es más, su verdad viene siendo la misma desde el día 2 de mayo de 2021 a las 23:05 horas de la noche, cuando llama al 091 comunicando que había recibido una patada en la barriga por parte del señor Errejón, nada más recibirla", recalca. La falta de pruebas juega en su contra ante los tribunales, pero ellos insisten en que el jubilado es quién porta la verdad y merece ser escuchado.

Errejón podría ver afectada su carrera política

Otro de los alegatos que hace la defensa del denunciante es que Domarco "no tiene nada que ganar ni que perder" con su denuncia. Consideran que en este caso, ambos están en desigualdad de condiciones ya que el diputado de Más País "no tiene obligación legal de decir la verdad y tiene todo el derecho a defenderse como considere oportuno".

Consideran que si Iñigo Errejón miente en su versión "no tiene repercusión alguna". Y es que si la sentencia hubiera salido a favor del denunciante, Errejón estaría contra las cuerdas y seguramente sería una grave mancha en su carrera política. "El único perjuicio que podía sufrir (Domarco) era ninguno, pero si se condenaba a Errejón el diputado podría ver afectada gravemente su carrera política", señalan. Insisten en que el líder de Más País "faltó a la verdad".

Discusión si, agresión no

En la sentencia absolutoria, el juez acredita la parte del testimonio en la que se cuenta cómo discutieron Errejón y Alberto Domarco cuando este último quería hacerse una fotografía con el político. Al parecer, el político se negó en reiteradas ocasiones y el jubilado siguió insistiendo, lo que llevó al conflicto.

Errejón asegura que, tras la discusión, lo único que hizo fue apartarle el brazo a Domarco después de que este se lo colocara en el hombro insistiéndole en hacerse un selfie juntos. La defensa alega que esto no fue así por la diferencia de altura entre ambos. "El denunciante debió subirse a una escalera para pasarle el brazo por el hombro, ya que es muchísimo más alto el denunciado que el denunciante", señala.

Errejón en un acto de Más País Errejón en un acto de Más País, imagen de sustitución
Errejón en un acto de Más País GTRES

Aún así, el juez encontró otra contradicción entre el testimonio de Domarco y el de M.A (el vecino del jubilado que le acompañaba cuando se produjo el incidente). Uno se refiere a una patada frontal y el otro a una lateral. Los abogados del denunciante insisten en que no existe ninguna incoherencia ya que "la única matización que se puede observar es que la intensidad de la patada es vista por ambos de distinta forma, lo cual es perfectamente posible dado que el señor Domarco ve y recibe la patada de frente, y M. A. está situado a su derecha".

La sentencia dice que alguien miente

Por el momento parece que la justicia ha dado la versión de Iñigo Errejón por verdadera. La parte del denunciante ha dejado claro de que ellos no tienen "duda alguna de que quien mintió y pudo cometer un delito fueron los tres testigos propuestos por el señor Errejón, los que tenían verdadero interés personal y político en el procedimiento".

El recurso finaliza alegando que en apenas cinco minutos es imposible que el señor Domarco y su vecino "organizaran semejante función de teatro", ni inventarse tal historia acudiendo incluso a la comisaría. Aún así, no se han aportado por el momento nuevas pruebas que autentifiquen lo que pasó y parece que el recurso de absolución quedará en espera por el momento.

Artículos recomendados

Comentarios