Hillary Clinton, la gran perdedora

Hillary Clinton, la gran perdedora

Gran parte de las encuestan daban como ganadora a la demócrata. ¿Por qué ha fracasado la candidata favorita de los mayores sectores de poder?

Política Alex L Alex L 09 Noviembre 2016 14:11

La que fuera secretaria de Estado bajo la administración del Premio Nobel de la Paz -Barack Obama- y ex primera dama de los Estados Unidos de Norteamérica, Hillary Clinton, es hoy el centro de todas las miradas. ¿Qu´´e ha podido fallar?

Ambos candidatos estaban muy mal valorados y la prensa no ha conseguido convencer de que Hillary era el mal menor, su única baza. Ya perdió frente a Obama en unas primarias y ganó a Sanders gracias al aparato. Lo cual ahora no sido suficiente con el presidente Trump.

Representante de las élites

Debate presidencial entre Clinton y Trump "Debate presidencial entre Clinton y Trump"

La candidata a la presidencia de los EE.UU. ha sido respaldada por el aparato del Partido Demócrata hasta el punto de eliminar al socialista Bernie Sanders gracias a los superdelegados del partido. Del mismo modo, la excentricidad de su oponente Donald Trump le ha granjeado simpatías incluso dentro del mismo Partido Republicano, con apoyo de figuras destacadas. Contaba con el apoyo de la burguesía deWall Street mediante financiación -el magnate Donald Trump ha financiado su campaña en un 70% mediante pequeños donantes-, de la gran banca americana como Goldman Sachs y de empresarios de fondos de inversión cuestionables como George Soros.

Del mismo modo Clinton contaba con el apoyo de los medios de comunicación dominantes en EE.UU. puesto que la defensa de los privilegios neoliberales de estas élites le permite acceder al favor de los editoriales en su librecambismo. Por el contrario Donald Trump es proteccionista y se muestra en contra de los tratados de libre comercio -TTIP, TiSA y Transpacífico- por lo que no contaba con ese apoyo.

Pasado conservador

La familia Clinton "La familia Clinton"

En los años 90, Hillary apoyó públicamente las políticas de su marido, el presidente Bill Clinton, como el encarcelamiento de afroamericanos y la deportación incluso de niños inmigrantes. Buscó el control fronterizo y realizó declaraciones antisindicalistas por sus vínculos con Walmart -financiador de su campaña para el Senado- y su polémico trato a los trabajadores.

Rechazó públicamente el matrimonio homosexual y recientemente como secretaria de Estado ha sido corresponsable de las deportaciones masivas de inmigrantes con Obama -la mayor deportación de la historia de EE.UU.- así como de la situación de desigualdad más grave desde la II Guerra Mundial en este país.

Hillary Clinton a día de hoy ha renegado públicamente de todas estas terribles medidas conservadoras gracias a las durísimas primarias que ha sufrido frente a Bernie Sanders, que le ha forzado a girar ligeramente hacia el centro para evitar perder la nominación demócrata. Sanders en las encuestas se mostraba más capaz de batir a Trump que la propia Clinton.

Política internacional belicista

La OTAN, responsable del genocidio libio "La OTAN, responsable del genocidio libio"

A pesar de que Donald Trump ha sido especialmente crítico con México con su intención de crear un muro fronterizo, que en realidad ya existe en la mayor parte de la región fronteriza, y ha expresado sus deseos de imponer dureza frente a los gobiernos de Cuba y Venezuela; Hillary Clinton no se queda atrás en la injerencia. Destacan los comentarios dirigidos al asedio balístico de China, la intención de dejar el Pentágono en manos de los sectores más beligerantes con Rusia y su relación con la sanguinaria dictadura de Arabia Saudí. Precisamente Qatar y la monarquía saudí -mediante la organización Podesta- han financiado a Clinton y a los medios occidentales para silenciar y justificar las matanzas indiscriminadas sobre civiles en Yemen.

Frente al aislacionismo económico de Trump, Clinton buscaba un impulso de la OTAN que ya empleó en la invasión de Libia. Esta actuación en el Magreb ha sido precisamente una de las más dañinas para su imagen por la filtración de correos en WikiLeaks -con dos investigaciones del FBI- confirmando el apoyo norteamericano a las milicias opositoras libias formadas por Reino Unido, Francia y Egipto. La propia Hillary Clinton llegó a jactarse y mofarse del asesinato y tortura del socialista Gadafi.

Relación con el terrorismo

Talibanes en la Casa Blanca, 1985 "Talibanes en la Casa Blanca, 1985"

Clinton ha resultado ser la más valiente o descuidada a la hora de realizar declaraciones sobre su política en Oriente Medio: justifica la creación de Al-Qaeda -muyahidines- en Pakistán por parte de EE.UU. para invadir el Afganistán socialista, quedando sumido en el caos islamista más profundo; explica la creación del ISIS por errores de la administración Obama al financiar a los grupos yihadistas rebeldes de Siria e Irak; y ahora defiende la financiación de Al Nusra y otros grupos terroristas islamistas para continuar desestabilizando a Al-Asad en su gobierno laico de Siria.

Trump planteaba romper con las políticas demócratas en Siria, atajando el problema del terrorismo gracias al reconocimiento de la labor de Rusia e Irán frente a ISIS, y modificando la postura de Clinton, que quiso crear una zona de exclusión aérea en Siria que enfrente a EE.UU. e ISIS con Rusia y Al-Asad.

Ocultando gran parte de estas informaciones, los medios de comunicación han buscado dejar a muchos votantes enfrentados con el multimillonario xenófobo, racista y machista; en manos de una también millonaria y conservadora, elitista y belicista Hillary Clinton. Pero ser el mal menor nunca es suficiente. Sobre todo cuando ya no estamos seguros de quién habría sido el mal menor.

Comentarios