Google también se equivoca: algunos de sus grandes fracasos

Google también se equivoca: algunos de sus grandes fracasos

Desde Google Glass hasta el día que eligieron para lanzar Gmail, el gigante de Internet no se ha librado de meter la pata siendo las redes sociales su gran suspenso.

Tecnología Maribel Baena Maribel Baena 06 Octubre 2016 09:36

A veces se nos olvida que, incluso las grandes empresas, están formadas por personas; y que, como personas que son, tienden a cometer fallos. Nosotros no somos maquinarias perfectas, y no estamos diseñados para tener un porcentaje de acierto del 100%. Y Google tampoco se libra de haber tenido sus fracasos. Por ejemplo, ¿alguien recuerda las Google Glass? Las famosas gafas de Google que, finalmente, no llegaron a nada.

Con las Google Glass, la empresa prometió mucho; pensábamos que íbamos a poder hacerlo prácticamente todo a través de ellas, que nuestra realidad iba a cambiar por completo al llevarlas puestas. Pero, evidentemente, no fue así. Porque la tecnología aún no ha llegado a ese punto, y, desde Google, prometieron demasiado.

Uno de los fallos más insignificantes de Google, pero que a nivel de marketing podría haberles llegado a costar muy caro, es el día en el que se decidieron a lanzar Gmail. Un uno de abril, día de los Inocentes en Estados Unidos. Por supuesto, mucha gente creyó que ese lanzamiento era una broma por parte de la compañía aunque, por suerte, esto no ha quedado más que en una anécdota, y los usuarios han acabado tomando en serio el que ahora mismo es uno de los servicios de mensajería más famosos y más usados.

Google Glass, uno de los fracasos más sonados de Google "Google Glass, uno de los fracasos más sonados de Google"

Google Answers es otro de los productos que, si la empresa tuviera el poder de volver al pasado, probablemente nunca lanzaría. En 2002, apareció la plataforma de Google Answer. Se presentaba como una forma de ganar dinero para todos aquellos que quisieran responder preguntas periódicamente, además de como un lugar donde buscar respuestas. Visto así, a primera vista, la idea es bastante buena; es más, podríamos llegar a decir que, en esta ocasión, el fallo no fue de la compañía, sino de los propios usuarios.

Pero, ¿en qué consistía? Básicamente, la idea era que algunos usuarios hicieran preguntas, y pusieran un valor económico a su respuesta; valor que, posteriormente, deberían pagar al recibir la respuesta adecuada. El valor de cada respuesta lo ponían ellos, e iba desde los dos dólares hasta los quinientos. Este dinero iba directamente a la persona que lograra responder de forma que se considerara apropiada, aunque el 25% se lo llevaba Google como comisión

Al principio, tuvo una gran acogida. Pero era cuestión de tiempo que comenzaran a aparecer publicaciones basura, así como gente que únicamente quería hacer preguntas absurdas, sin intención ninguna de pagar a nadie. Como hemos señalado, eso es más bien responsabilidad de los propios usuarios, pero Google también tuvo su parte de culpa: no pensaron en el problema del idioma, y no añadieron la característica de notificar a la persona cuando su pregunta había sido contestada. El treinta y uno de diciembre de 2006, Google Answers murió definitivamente.

Su asignatura suspensa: las redes sociales

Google siempre ha querido introducirse en el terreno de las redes sociales, y sus resultados nunca han sido especialmente buenos (aunque no hablaremos aquí de Google Plus). Uno de sus primeros acercamientos fue a través de Google Wave, lanzado en mayo de 2009. Fue lanzado por los hermanos Rasmussen, y su intención era "rediseñar el concepto de correo electrónico", añadiendo a este la posibilidad de mandar mensajes de forma instantánea, tener información y que funcionara, a su vez, como una red social.

Google Wave jamás llegó a funcionar, y en abril del 2012, con apenas tres años de vida, tuvo que cerrar sus puertas virtuales. Este nuevo sistema de comunicación pretendía crear conversaciones con jerarquías, con ficheros, objetos adjuntos, posibilidad de edición... Era un proyecto realmente ambicioso, que acabó siendo nada.

Google Lively, un chat en 3D diseñado por Google "Google Lively, un chat en 3D diseñado por Google"

También lo intentaron con Google Buzz, un producto que fue lanzado en 2010 como una posible extensión al correo electrónico de Google. Su utilidad fundamental, al igual que la de Google Wave, era añadir características de red social. Pero en octubre de 2011 se anunció el cierre, tras haber visto que no solo no funcionaba, sino que también ofrecía un nivel de privacidad muy pobre.

Por desgracia, la lista no acaba aquí. ¿Conocéis Google Orkut? Fue otro intento de red social creada por Google, presentada en el año 2004 y activa hasta diez años después. La gente se agrupaba por comunidades, que se iban formando en torno a los gustos de las personas, sus intereses e, incluso, su nacionalidad. Solo tuvo cierto tipo de éxito en países como Brasil y la India, y siempre entre un público adolescente. Pero en 2014, al igual que los intentos anteriores de Google, fue eliminado.

Quizás uno de los fracasos más estrepitosos de Google fue Google Lively. Probablemente no habréis oído hablar de esta característica, puesto que su vida fue de apenas seis meses, desde el ocho de julio de 2008 hasta el uno de enero de 2009. Consistía en una especie de chat en 3D, donde los usuarios podían crear su propio avatar e ir relacionándose unos con otros. Algo estilo Sims, pero donde las relaciones eran reales; una mezcla de Sims y Habbo. No llegó muy lejos, ni tuvo ningún tipo de aceptación real.

Al ser una empresa grande, sus errores tienden a ser mucho más sonados que los del resto de empresas más pequeñas. Sus fallos, sus fracasos... Son nombrados y enumerados por los medios una y otra vez, haciendo que estos parezcan mayores. No debemos olvidar que es gracias a todos esas equivocaciones en el camino que Google ha conseguido llegar hasta donde ha llegado. Equivocarse es, también, una técnica de aprendizaje.

Comentarios