La educada anciana que navega por Internet ganándose el cariño de Google

La educada anciana que navega por Internet ganándose el cariño de Google

Si de pequeños nos enseñaron que hay que pedir siempre las cosas 'por favor' y dar las gracias es por historias como la de esta anciana, que se ganó el cariño de Google con su amabilidad.

Tecnología David Carro David Carro 17 Junio 2016 17:35

Hace unos días la entrañable abuela de Ben, un usuario de Twitter, se convirtió en el vivo ejemplo de por qué siempre nos han enseñado a pedir las cosas 'por favor' y dar las gracias después.

Su nieto, al encender el portátil de su abuela de 86 años, se encontró con un inusual mecanismo de buscar cosas en Googe. En la barra superior de la ventana de Internet que se había dejado abierta la anciana se podía leer "por favor convierta estos números romanos mcmxcviii gracias". Al joven le hizo tanta gracia la amabilidad de su abuela que compartió en su timeline una captura de la pantalla:

"Dios mío, he abierto el portátil de mi abuela y cuando ha ido a buscar algo ha escrito 'por favor' y 'gracias'", decía el tuit de Ben. Lo que no esperaba es que el mismísimo Google encontrase su mensaje y decidiese responderle y dedicarle unas palabras a la entrañable anciana.

La cuenta británica de Google en Twitter dedicaba a la abuela de Ben las siguientes palabras: "Querida abuela de Ben, esperamos que estés bien. En un mundo de billones de búsquedas, la tuya nos ha hecho sonreir". A continuación, pasaba a responder la incógnita de la anciana, "Ah, y es 1998. Gracias A TI", concluía el tuit. 

No obstante, la historia llegó a cruzar el charco y la cuenta oficial de Google Internacional, la más importante, respondió también a la anciana con un "Querida abuela, no hace falta que nos des las gracias".

Los usuarios de la red del pájaro azul no pudieron contener la emoción que les hizo sentir esta bonita historia, y así lo manifestaron tanto con miles de reuits como con sus respuestas.

En definitiva, sonríe y recibirás sonrisas, sé amable y recibirás amabilidad. Esta adorable anciana nos ha enseñado una bonita lección y ha conseguido encoger el binario corazoncito del gran Google, a pesar de que la mujer está un poco perdida en el mundo de las nuevas tecnologías. O quizás no lo está, y lo que pasa es que no quiere olvidar la educación y los buenos modales.

Comentarios