Buscar
Usuario

Noticias

La Fiscalía pide tres años de cárcel para la líder del grupo neonazi Hogar Social Madrid

Varios miembros de Hogar Social Madrid están acusados de un delito de islamofobia por atacar la mezquita de la M-30 de Madrid.

Melissa Domínguez, líder del grupo neonazi Hogar Social Madrid, podría enfrentarse a una pena de tres años de cárcel que ha solicitado la Fiscalía. Está acusada de un delito de incitación al odio, islamofobia concretamente, por un ataque a la mezquita de la M-30 en marzo de 2016 y por su difusión en redes sociales.

En el proceso están acusadas otras once personas que supuestamente están implicadas, pero el Ministerio Público ha dirigido su acusación a la líder del grupo por ser la única que justificó los hechos antes los medios de comunicación. Además de la pena de prisión, solicitan una multa de 3.000 euros y cuatro años de inhabilitación para cargos docentes, deportivos y de tiempo libre.

La Fiscalía solo acusa a Melissa Domínguez por ser quien justificó el ataque a la mezquita "La Fiscalía solo acusa a Melissa Domínguez por ser quien justificó el ataque a la mezquita"

Por su parte, la Red Española de Inmigración y Ayuda al Refugiado encargada de la acusación popular, pide hasta cinco años de prisión y una multa de 3.000 euros para la líder neonazi por desórdenes públicos e incitación al odio. Para los otros once integrantes del grupo y también acusados en el proceso solicitan dos años de prisión por desórdenes con agravante ideológico.

"La mezquita de la M-30 es un foco de captación de terroristas"

El 22 de marzo de 2016, tras los atentados en Bruselas, miembros del grupo Hogar Social Madrid, entre ellos su líder Melissa Domínguez, se dirigieron a la M-30, a unos 100 metros de la una mezquita. Allí colocaron una pancarta en la que ponía "Hoy Bruselas, ¿mañana Madrid?" criticando al islamismo como causante de los atentados.

Además la pancarta también llevaba el emblema del grupo neonazi y una imagen de una mezquita tachada. Los miembros de esta organización lanzaron bengalas de humo para destacar la pancarta y acudieron al recinto islámico a insultar a los musulmanes.

La Fiscalía recoge en su escrito que el mismo día el grupo compartió este ataque en sus redes sociales. Además, se justificaron ante la magistrada diciendo que era una "acción" en contra del "islamismo radical" porque "la mezquita de la M-30 es un foco de captación de terroristas" que "financia y está financiada por grupos terroristas yihadistas".

El Fiscal considera que el proceso se agrava ya que este ataque ha provocado "múltiples comentarios islamófobos por su contenido vejatorio y de menosprecio hacia ese colectivo" y ha generado "un clima de clara hostilidad y violencia contra el mundo musulmán".

Artículos recomendados

Comentarios