Buscar
Usuario

Noticias

El exarzobispo de Toledo ignoró durante años un caso de abuso a un menor en un internado

El anterior arzobispo dice que actuó conforme a la presunción de inocencia de la legislación canónica vigente.

El exarzobispo de Toledo ignoró durante años un caso de abuso a un menor en un internado El exarzobispo de Toledo ignoró durante años un caso de abuso a un menor en un internado

Foto: EFE / Cordon Press

El exarzobispo de Toledo, Braulio Rodríguez, no tomó ninguna medida contra el cura que abusó durante varios años a un menor de edad en su mismo seminario, un internado de educación secundaria y bachillerato. Así lo ha informado el diario El País, que además preguntó a la archidiócesis sobre estos hechos y contestaron que: "desde el momento en que se tuvo conocimiento de los hechos, el anterior arzobispo procedió, con pleno respeto al principio de presunción de inocencia, conforme a la legislación canónica vigente".

Lo que no respondieron es sobre cuándo conocieron las acusaciones y por qué se mantuvo al cura en su puesto. Tampoco si abrió un proceso canónico e informó al Vaticano, tal y como debería haber hecho. El acusado no tiene más denuncias previas.

El arzobispo lo sabía

Braulio Rodríguez, junto a la reina Sofía y el expresidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en un acto oficial "Braulio Rodríguez, junto a la reina Sofía y el expresidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en un acto oficial"

El caso está pendiente de reabrirse, después de que la Audiencia Provincial de León decida si acoge el recurso de la Fiscalía para reabrirlo tras el sobreseimiento provisional en primera instancia. En el auto del caso, las fiscal asegura que la Iglesia "prefirió guardar silencio, llegando a transmitir a la madre de la víctima el arzobispo de Toledo, ante quien relató los hechos, que lo que contaba su hijo obedecía a 'sus afectos desordenados' y que le pondría en oración". La denuncia se hizo en 2016, hace ya cinco años.

Durante todos estos años, el cura ha seguido ejerciendo y dirigiendo retiros espirituales. Braulio Rodríguez lo nombró en 2015 rector de la Iglesia de San Idelfonso y santuario de los Sagrados Corazones de Toledo, y ahí fue cuando abandonó su puesto en el internado. Sin embargo, el acusado ha seguido en su cargo, dando charlas y conferencias y siendo nombrado miembro de la vicaría para el clero en 2020 por el nuevo arzobispo de Toledo, Francisco Cerro.

Caso sobreseído

Cinco informes piscológicos presentados en el juicio confirman que el joven ha sufrido abusos. No obstante, la titular del Juzgado de Instrucción número uno de La Bañeza, León, ha sobreseído el caso al basarse en un informe que indica que "no hay una relación de causalidad inequívoca" entre los traumas que sufre y los hechos que se denuncian.

La Fiscalía pide ahora que se reabra el caso y recuerda que la declaración que hace el denunciante cumple los requisitos para que sea considerada una prueba directa, por ser coherente, convincente y sin que haya un "móvil espurio derivado de las relaciones con el querellado". Apunta también a que hay una circunstancia agravante de prevalimiento, ya que el acusado tenía una relación de superioridad de la que se aprovechó.

El cura era amigo de la familia y, según el relato del joven, la relación se mantuvo desde el 2004, cuando el sacerdote entró en el centro escolar donde estudiaba hasta el 2007, cuando el denunciante dijo que había conocido a una chica y no quería verle más.

En 2006 el cura besó por primera vez en la boca al adolescente de tan solo 14 años, diciéndole que no era pecado porque "le besaba como su padre". Los sucesos siguieron repitiéndose en los meses siguientes. En un retiro espiritual en La Bañeza, León, el sacerdote llevó al joven a su habitación, donde, según relata el ministerio público, introdujo su pene en la boca y le dijo que se masturbara. El denunciante se lo contó a su familia más tarde y fue en 2016 cuando finalmente puso la denuncia.

Artículos recomendados

Comentarios